IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Qué pasa con el cheque de $1,200 y por qué Pelosi acusa a Trump de aprovecharlo para su beneficio

A menos de un mes de las elecciones, el Congreso sigue empantanado en las negociaciones para otro plan de estímulo económico que incluya una nueva ronda de cheques directos por 1,200 dólares.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acusó este miércoles al presidente, Donald Trump, de profundizar la confusión en torno a otra ronda de cheques directos por $1,200 para los estadounidenses, y afirmó que al mandatario solo le interesa ver su nombre en esos cheques.

En un programa de la cadena ABC, Pelosi expresó frustración con las cambiantes posturas de Trump respecto a otro plan de reactivación económica, en unos momentos en que continúan los despidos o suspensiones laborales, y no hay visos de un acuerdo bipartidista en el Congreso.

La confusión y mensajes mixtos sobre si habrá un acuerdo bipartidista y cuándo ha causado turbulencia en los mercados bursátiles, e inyectado nerviosismo sobre la anémica recuperación económica.

A menos de un mes de las elecciones generales, en las que la recesión es uno de los temas dominantes, el Congreso está lejos de lograr un acuerdo para otra ronda de cheques directos, como la aprobada en marzo pasado.

La Bolsa de Nueva York registró un repunte tras sufrir una caída por el anuncio de Trump de que abandonaría las negociaciones para un plan de estímulo económico (AP Photo/John Minchillo)AP / AP

Preguntada sobre si los demócratas apoyarían una medida centrada solo en los cheques directos, Pelosi sugirió que su bancada quiere una medida exhaustiva que atienda varios aspectos de los efectos de la pandemia del COVID-19.

Todo lo que quiere el presidente es su nombre en un cheque. Y eso. Estamos acá para honrar a nuestros héroes, aplastar el virus, meter dinero en los bolsillos del pueblo estadounidense, más allá de un cheque con su nombre”, se quejó Pelosi.

En varios mensajes en Twitter el martes, Trump mandó al congelador las negociaciones entre el Congreso y la Casa Blanca para el plan de estímulo para “hasta después que gane” las elecciones, lo que provocó una caída de la Bolsa. Horas más tarde, le dijo a Pelosi que estaría dispuesto a firmar una nueva ronda de cheques por $1,200.

Trump también urgió al Congreso a que apruebe “de inmediato” 25,000 millones de dólares para las aerolíneas, y 135,000 millones de dólares en préstamos para la pequeña empresa, que serían financiados con los fondos no gastados del primer plan de estímulo.

Pero el monto del nuevo plan de estímulo y los cheques directos figuran entre los principales puntos de contención entre los demócratas y la Casa Blanca.

Pelosi no ha hablado directamente con Trump desde octubre pasado, y ha dejado en claro que no se acercaría por ningún lado a la Casa Blanca porque, en su opinión, ahora mismo “es uno de los lugares más peligrosos en el país, no sólo por cómo ataca la verdad sino también la salud”.

En ese sentido, Pelosi sugirió que las cambiantes declaraciones de Trump -quien fue dado de alta del hospital militar Walter Reed ayer tras su diagnóstico de COVID-19 el viernes pasado- podrían ser efecto de su tratamiento médico.

“Le dije a mis colegas ayer que hay gente que dice que un esteroide afecta la mente de las personas. No lo sé, pero hay proveedores de salud que eso dicen, y si tienes coronavirus, eso también tiene un impacto”, matizó Pelosi.

Como parte de su tratamiento, Trump recibió dosis del antiviral Remdesivir, un cóctel de anticuerpos de la empresa Regeneron, y dexametasona, un anti-inflamatorio normalmente utilizado para casos grave.

Trump generó críticas este miércoles en las redes sociales no solo por su aparente conducta errática sino porque, contrariando los consejos médicos, rompió la cuarentena al abandonar la parte residencial de la Casa Blanca para continuar las negociaciones sobre el plan de estímulo desde el Despacho Oval. 

 ¿Qué le pasa a Trump?

“Es muy difícil ver una vía clara y sana en todo lo que está haciendo (Trump), pero el hecho es que él vio la desventaja política de cuando dijo que abandonaba las negociaciones… trata de reponerse del terrible error que cometió ayer”, afirmó Pelosi, quien añadió que ese error le costaría caro a sus aliados republicanos en el Congreso.

Pelosi destacó que los estadounidenses necesitan una ayuda económica sustancial, sobre todo los trabajadores “esenciales” en diversos rubros de la economía.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Canek Aguirre, un concejal de la ciudad de Alexandria (Virginia), consideró que abandonar las negociaciones sería “una bofetada” para las familias de las clases media y trabajadora, los desempleados y los pequeños negocios.

Según Aguirre, Trump no tiene empatía con las miles de familias latinas afectadas por la pandemia, que han perdido a seres queridos, sus empleos, seguro médico, y hasta vivienda.

“Si tuviera un poco de empatía, estaría tratando de ayudar a nuestras familias, y no lo está haciendo”, argumentó Aguirre, de origen mexicoamericano.

La semana pasada, la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, aprobó una versión modificada del proyecto de ley 'Heroes Act' por 2.2 billones de dólares, que aprobaron en mayo pasado y que de inmediato fue rechazada por los republicanos.  

[Cámara de Representantes aprueba paquete de alivio económico por $2.2 billones. ¿Qué pasará con el cheque?]

Esa medida incluye una extensión de los subsidios de desempleo adicionales, por 600 dólares semanales; ayudas para la pequeña empresa y los gobiernos locales y estatales; más fondos para la reapertura de las escuelas y para el sector de salud pública.

Pero la nueva medida demócrata, que rebanó más de 1,000 millones de dólares de la iniciativa original, tampoco tiene apoyo republicano.