IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Preferiría a otra persona", dice Pence sobre otra candidatura de Trump a la Casa Blanca

El comité parlamentario que investiga el asalto al Capitolio puede emitir una citación en las próximas horas para que el expresidente preste testimonio sobre su papel en la revuelta.

Por Summer Concepcion — NBC News

El ex vicepresidente Mike Pence pareció dudar este miércoles en apoyar a Donald Trump si el expresidente presenta de nuevo su candidatura como aspirante republicano a la Casa Blanca en 2024.

“Bueno, puede que haya otra persona a la que prefiera más”, dijo Pence en un acto de la Universidad de Georgetown cuando se le preguntó si lo apoyaría si es candidato republicano a la presidencia.

“Lo que puedo decirles es que tengo toda la confianza en que el Partido Republicano va a ordenar el liderazgo”, continuó Pence.

“Toda mi atención se ha centrado en las elecciones de medio término, y seguirá siendo así durante los próximos 20 días. Pero después de eso, pensaremos en el futuro, el nuestro y el de la nación, y los mantendré informados”, agregó Pence, que sirvió como vicepresidente de Trump entre 2016 y 2020.

Trump no ha anunciado su candidatura, pero dijo a la revista New York en julio: “En mi mente, ya he tomado esa decisión”.

[Un juez dictamina que Trump mintió al denunciar supuesto fraude electoral en 2020]

Las declaraciones de Pence son el último indicio de que está considerando presentarse a la presidencia. En un evento en agosto aseguró: “Nunca he pasado mucho tiempo en New Hampshire, pero puede que algún día lo haga”, refiriéndose a la tradición de este estado de celebrar las primeras primarias presidenciales del país.

Pence ha viajado en los últimos meses a numerosos estados en los que se celebran elecciones presidenciales anticipadas, haciendo comentarios en los que critica a la Administración de Joe Biden al tiempo que pregona su visión del futuro del liderazgo conservador.

Pence ha evitado en gran medida las críticas directas a Trump, pese a las críticas que recibió de éste por la certificación de los resultados de las elecciones de 2020, que degeneraron en amenazas violentas de sus seguidores en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

[La Organización Trump cobró hasta $1,185 por noche al Servicio Secreto por alojarse en las propiedades del expresidente]

“Escuché esta semana que Trump dijo que tenía derecho a anular las elecciones. Se equivoca”, dijo Pence en un discurso este año.

A lo largo de varias audiencias celebradas en los últimos meses, el comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio presentó pruebas que esbozan los esfuerzos de Trump para presionar a Pence para subvertir los resultados electorales.

En los días previos, Trump instó pública y privadamente a Pence a que impidiera la certificación oficial de la victoria electoral de Biden cuando presidiera la sesión conjunta del Congreso para certificar los resultados de las elecciones. Pence se opuso, al parecer diciendo a Trump que no tenía autoridad para llevar a cabo su petición.

Citación parlamentaria a Trump para declarar

El comité del asalto al Capitolio podría emitir en las próximas horas una citación (subpoena, en inglés) para que Trump testifique y presente documentos sobre su rol en este episodio violento.

“Es nuestra obligación intentar obtener el testimonio de Trump”, dijo el representante demócrata Bennie Thompson la semana pasada cuanto el comité votó de manera unánime a favor de citarlo.

Trump podría obedecer la citación, negociar con el comité cómo hacerlo, desafiar judicialmente la citación o ignorarla por completo.

Si Trump no cumple la citación, el comité tendría que sopesar las implicaciones prácticas y políticas de una votación para acusarle de desacato al Congreso. Si el pleno de la Cámara votara a favor de esa acusación, el Departamento de Justicia revisaría entonces el caso.

El comité ha dado ese paso con algunos de los aliados de Trump que se negaron a cumplir con las citaciones, incluido Steve Bannon, que fue condenado por desacato en julio y podría recibir una pena de prisión.

Pero acusar a un expresidente por desacato sería otra cosa, un paso excepcional para el Congreso, más aún cuando Trump sopesa volver a presentarse a las elecciones a la Casa Blanca en 2024.

En su carta del pasado viernes, Trump volvió a repetir sus falsas afirmaciones de fraude electoral generalizado y dijo que escribía para expresar su “ira, decepción y queja” por el hecho de que la comisión no estuviera investigando sus afirmaciones. También aprovechó la oportunidad para presumir de nuevo del tamaño de la turbamulta que se reunió para su discurso cerca de la Casa Blanca en la mañana del 6 de enero, antes de enviarlos a marchar al Capitolio. Incluyó fotografías aéreas. No dijo nada sobre la citación.

Incluso si cumple la citación judicial, hay razones para dudar de que la comparecencia de Trump ayude a la investigación, según informa la agencia de noticias The Associated Press. Sí respondió a algunas preguntas escritas del fiscal especial Robert Mueller en la investigación sobre la trama rusa con su campaña de 2016. Pero sus respuestas sirvieron poco o nada para avanzar en la investigación.

Más recientemente, compareció para una declaración ante la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, pero invocó su derecho a la Quinta Enmienda contra la autoincriminación más de 400 veces al negarse a responder a las preguntas.