IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Por qué la vacante en la Corte Suprema será clave en las elecciones de medio mandato de este año

La jubilación del magistrado Stephen Breyer podría reanimar a las bases demócratas, pero las elecciones previas de Kavanaugh y Coney Barrett demostraron que las disputas judiciales en años electorales pueden ponerse feas.

Por Alex Seitz-Wald y Hendry J. Gomez - NBC News

La inminente jubilación del juez de la Corte Suprema Stephen Breyer alteró el miércoles el panorama político del país, enredando una vez más al poder judicial, supuestamente apolítico, en el fervor partidista de un año electoral.

“Vamos a ir directamente a la política de la Corte Suprema de una manera que tiene el potencial de cambiar fundamentalmente las elecciones de medio mandato”, opinó a nuestra cadena hermana MSNBC Jim Messina, que dirigió la campaña de reelección del expresidente Barack Obama. “Estábamos hablando de la economía, estábamos hablando de la inflación — ahora vamos a estar hablando de la Corte Suprema”, apuntó.

[La subida de las tasas de interés afectará las hipotecas y las tarjetas de crédito. Así puede prepararse]

Las elecciones de este año serán ahora las cuartas consecutivas teñidas por una lucha por una vacante en la Corte Suprema, desde la elección de Merrick Garland por parte de Obama en 2016 hasta las selecciones de Brett Kavanaugh por parte del entonces presidente Donald Trump en 2018 y de Amy Coney Barrett en 2020, todas las cuales produjeron algunos de los momentos más feos de rencor partidista en la memoria reciente.

“La Casa Blanca necesita una victoria: aquí hay un lugar donde podrían conseguir una que entusiasme a los activistas”, señaló Jessica Taylor, analista del informe no partidista Cook Political Report. “Pero también puede conllevar cierto peligro”, añadió.

La sorprendente noticia desencadenó un aluvión de conferencias telefónicas, mensajes de texto y sesiones de estrategia entre los operativos de ambos partidos en Washington y en todo el país.

Las señales apuntan a una temporada política nefasta para los demócratas, pero muchos en la izquierda dicen que la posibilidad de que el presidente Joe Biden elija a una candidata negra que haga historia podría ser una sacudida crítica para la desanimada base del partido.

[La Bolsa da una sorpresa y se recupera tras una breve y precipitada caída]

“Esto es exactamente lo que Biden necesita”, afirmó Adam Jentleson, que fue uno de los principales asesores del antiguo líder demócrata del Senado, Harry Reid, y uno de los muchos activistas progresistas que presionan para que Breyer se retire antes de las elecciones de mitad de período en caso de que los demócratas pierdan el control del Senado. “Toda la coalición demócrata trabajó junta para que esto sucediera, y el proceso de confirmación es una oportunidad para unificar y dinamizar aún más a todos los demócratas”, señaló.

Ganar la batalla política sobre el candidato judicial dependerá de que los demócratas se mantengan unidos, ya que no pueden permitirse perder ni un solo voto en el Senado, a menos que algunos republicanos rompan filas.

Y necesitarán que quien sea nominado por Biden sea capaz de soportar la presión del proceso de confirmación, que ha llevado a más de un presidente a retirar a su nominado.

“Tal vez los activistas de izquierda deberían haber pensado dos veces antes de perseguir a Kyrsten Sinema en los baños e intentar abordar el yate de Joe Manchin si querían reemplazar al juez Breyer con un liberal”, opinó Chris Pack, un veterano del Fondo de Liderazgo del Senado, que está alineado con el líder del Partido Republicano, Mitch McConnell, y el Comité Nacional Republicano del Congreso, en referencia a los dos demócratas centristas que han demostrado ser obstáculos en las votaciones clave.

El juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos Stephen Breyer espera el inicio de una Subcomisión de Servicios Financieros y Gobierno General en Washington D.C., el lunes 23 de marzo de 2015.
El juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos Stephen Breyer espera el inicio de una Subcomisión de Servicios Financieros y Gobierno General en Washington D.C., el lunes 23 de marzo de 2015.Pete Marovich / Bloomberg via Getty Images

Pack, recordando la divisiva lucha por la confirmación de Kavanaugh en el período previo a la primera mitad de mandato de Trump, dijo que un nominado que excita a la base liberal es probable que haga lo mismo con la conservadora. “Si los demócratas fueran inteligentes, elegirían a alguien no controvertido, porque este es un tema que enciende a la base republicana”, recordó.

[Biden presume del aumento salarial en 2021, pero la cifra es engañosa]

Pero Irene Lin, una operadora demócrata que gestiona la campaña de Tom Nelson, candidato demócrata al Senado en Wisconsin, dijo que Biden tiene que seleccionar a alguien lo suficientemente interesante como para llamar la atención de los votantes.

“Creo que la Corte Suprema da jugo a los activistas de ambos lados”, dijo Lin. “El votante medio no puede ni siquiera nombrar a un solo juez. Esperemos que Biden elija a alguien que entusiasme a la base”, declaró.

Biden y los líderes demócratas del Senado planean moverse rápidamente para reemplazar a Breyer después de que se retire al final del mandato del tribunal este verano. Solo necesitan una mayoría simple, siguiendo el precedente que los republicanos establecieron en 2017 para confirmar al juez Neil Gorsuch, el primero de los tres nominados por Trump para la Corte Suprema.

La confirmación relámpago de Coney Barrett tardó solo un mes, culminando con su juramento días antes de las elecciones de 2020. Si los demócratas siguen un calendario igualmente agresivo, tendrían mucho tiempo para sustituir a Breyer antes de noviembre, cuando podrían perder el Senado.

Incluso si el sustituto de Breyer ya está en el banquillo cuando los votantes se dirijan a las urnas, la vacante garantiza meses de intensa atención política sobre el tribunal y los temas candentes que tiene ante sí, especialmente el aborto.

[Madres latinas recibirán un pago mensual de hasta 1,000 dólares durante tres años]

“Esto será algo que consumirá el mundo político durante el verano, tal vez incluso hasta principios del otoño”, aseveró Alex Conant, un estratega republicano que ha trabajado en carreras al Senado. “Los republicanos quieren que estas elecciones sean un referéndum sobre Joe Biden, suponiendo que sus números en las encuestas sigan siendo bajos en noviembre. Cualquier cosa que cambie esa narrativa para los demócratas tiene el potencial de ser útil”, afirmó

Tradicionalmente, los votantes republicanos se han preocupado más por el poder judicial que los demócratas, aunque eso puede estar cambiando con el caso Roe contra Wade colgando de un hilo, y el puesto vacante se convirtió en un tema de campaña inmediatamente.

Adam Laxalt, candidato republicano al Senado por Nevada, donde se libra una de las batallas clave de este año por el control de la cámara, convirtió rápidamente la noticia en una oportunidad para pintar a su oponente demócrata, la actual senadora Catherine Cortez Masto, como hipócrita y excesivamente partidista.

“Ha sido extremadamente decepcionante ver cómo la senadora Cortez Masto y sus colegas liberales han politizado y denigrado este importante proceso de confirmación”, lamentó Laxalt en un comunicado que su campaña envió por correo electrónico poco después del anuncio.

“Sospecho que en los próximos meses los ataques políticos que la senadora Cortez Masto lanzó contra los nominados del presidente Trump serán reemplazados por un sello de aprobación”.

[California entregará nuevo cheque de estímulo para padres recientes]

En su propia declaración, Cortez Masto dijo que “considerará cuidadosamente el historial de cualquier nominado a la Corte Suprema, al igual que lo he hecho con todos los nominados judiciales durante mi tiempo en el Senado de los Estados Unidos".

Un nominado polarizado por Biden también podría presionar a los demócratas que se presentan a la reelección en estados indecisos, como el senador de Arizona Mark Kelly y el senador de Georgia Raphael Warnock, que probablemente tendrán que votar sobre el nominado justo cuando sus elecciones se calientan.

Biden ha prometido nombrar a una mujer negra para el alto tribunal, y los expertos del partido consideran que la favorita es la jueza Ketanji Brown Jackson, del Tribunal de Apelaciones de EE.UU. para el Circuito de Columbia, generalmente considerado el segundo tribunal más poderoso del país.

El Senado confirmó a Jackson en una votación de 53-44 el pasado mes de junio, con los senadores republicanos Lindsey Graham de Carolina del Sur y Lindsey Graham de Carolina del Sur. Lindsey Graham de Carolina del Sur, Susan Collins de Maine y Lisa Murkowski de Alaska se unieron a los 50 demócratas.

[¿No ha recibido el último cheque de estímulo? Todavía está a tiempo de reclamarlo]

Rory Cooper, un antiguo ayudante de alto nivel de los republicanos en el Congreso, sugirió en Twitter que, si efectivamente se trata de Jackson, a los republicanos les convendría dejar que la confirmación siguiera adelante sin mucha oposición, ya que Biden estaría sustituyendo a un liberal por otro liberal, y manteniendo su atención en otros asuntos con los que el presidente ha estado luchando, como la inflación y la pandemia.

La jueza liberal Ruth Bader Ginsburg se resistió a los llamamientos para que se retirara antes de las elecciones de 2014, cuando los demócratas bajo el mandato de Obama perdieron el control del Senado, y luego murió seis semanas antes de las elecciones de 2020 y fue sustituida por Barrett, dando a los conservadores su mayoría ampliada de 6-3 en el tribunal.

[¿Usa Venmo, PayPal o Cash App? Esté atento a estas transacciones porque el IRS las vigila]

Los liberales, que han estado viviendo con el temor de que se repita lo ocurrido con Breyer, de 83 años, respiran ahora con alivio, pase lo que pase en noviembre.

“La jubilación de la jueza Breyer no llega demasiado pronto”, indicó Brian Fallon, antiguo asesor del líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, que ahora dirige el grupo progresista Demand Justice. “Ahora debemos asegurarnos de que nuestro partido permanezca unido en apoyo de la confirmación de su sucesor”, añadió.