IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Miles de millones de dólares del plan de infraestructura ya están en camino para ser invertidos en agua y tuberías

La primera parte de los fondos está destinada a mejorar el sistema de agua potable y a eliminar las cañerías de plomo, que son tóxicas especialmente para bebés y niños. Así esperan que beneficie a las comunidades más desfavorecidas, donde viven muchos latinos.

Por Josh Lederman - NBC News

La primera gran inyección de dinero en efectivo del Gobierno federal a partir del plan de infraestructura bipartidista está en camino a distintos estados del país para reformar la envejecida infraestructura del sistema de agua potable y las peligrosas tuberías de plomo de la nación.

El Gobierno de Joe Biden anunció este jueves que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) distribuirá 7,400 millones de dólares a los estados, tribus y territorios de Estados Unidos en 2022 enfocados en fondos para mejorar la infraestructura del servicio de agua y en forma de préstamos para obras relacionadas. 

El financiamiento es parte de una inversión más amplia de 50,000 millones de dólares que otorga la ley de infraestructura para el agua que se distribuirá en el transcurso de cinco años.

El administrador de EPA, Michael Regan, en una entrevista con nuestra cadena hermana NBC News, dijo que era la “mayor inversión en infraestructura de agua en un único plan” hecho por el Gobierno federal de EE.UU.

[Carreteras, internet, trenes: esto es lo que contiene el plan de infraestructuras]

Los trabajadores se preparan para reemplazar las viejas tuberías de agua por una nueva de cobre en Newark, Nueva Jersey, el jueves 21 de octubre de 2021.
El presidente, Joe Biden, ha indicado que el objetivo es reemplazar todas las tuberías de plomo que quedan en Estados Unidos a partir de esos fondos.Seth Wenig / AP

“La inversión de esta ley en el servicio de agua potable es nada menos que transformadora”, dice Regan. “A menos de tres semanas de que el presidente firmó esta ley, ya está en marcha”, destacó.

Los fondos incluyen 2,900 millones de dólares destinados específicamente para reemplazar las tuberías de plomo, siguiendo la promesa de Biden, de que, según el plan, se eliminarán todas las tuberías de este tipo que quedan en la nación. 

Otros 866 millones serán designados para tomar acciones ante los "forever chemicals", que son químicos per y polifluoroalquilados (PFAS, por sus siglas en inglés), y otros contaminantes que amenazan el suministro de agua potable, dijo la EPA.

Sin embargo, explicar al público exactamente cómo se beneficiarán del plan de gran alcance ha sido un desafío para la Administración de Biden. Con esta meta, el presidente visitó el mes pasado un puente en ruinas en New Hampshire y, el martes, una escuela técnica en Minnesota destacando cómo las comunidades individuales podrían beneficiarse.

Regan señaló dos ejemplos de necesidades urgentes de infraestructura que serían atendidas con los nuevos fondos federales: el problema de las aguas residuales sin tratar en Detroit y las tuberías de plomo que sirven a cientos de miles de hogares y escuelas en Chicago.

“Cuando pienso en comunidades como Jackson, Mississippi, y estoy teniendo conversaciones con niños de 8 y 9 años que están frustrados porque tienen que evacuar su escuela porque el servicio de agua de sus escuelas es inadecuado, obviamente, uno siente que le estruja el corazón”, dijo Regan.


Troy Hernandez, a la derecha, y su compañera Alexandra Reyes viven junto a su hijo Joaquín Hernández en Chicago.  La familia gastó 15,000 dólares para cambiar las tuberías de plomo de su vivienda antes de la llegada del pequeño.
Troy Hernandez, der., y su compañera Alexandra Reyes, viven con su hijo Joaquín en Chicago. La familia gastó 15,000 dólares para cambiar las tuberías de plomo de su vivienda antes de la llegada del pequeño. Shafkat Anowar / AP

Sin embargo, la Administración de Biden no determina cómo se gastan todos los fondos. Parte del financiamiento de la ley fluirá a través de subvenciones federales, que la Administración puede otorgar a proyectos específicos que considere que valen la pena. Pero la mayoría de los dólares serán distribuidos a los estados, quienes finalmente decidirán qué proyectos quieren financiar.

Eso ha creado un desafío para la Administración de Biden para garantizar que el dinero se gaste de una manera que cumpla con sus objetivos, como concentrar los fondos en comunidades desatendidas y desfavorecidas, en lugar de otras prioridades en particular que los estados puedan tener.

En una carta a los gobernadores enviada el jueves y obtenida por NBC News, Regan dijo que el Gobierno federal y los estados “comparten los mismos objetivos” y les imploró que concentren su parte de los fondos en comunidades de bajos ingresos, desfavorecidas y minoritarias.

[El gobernador de California declara la emergencia por sequía en todo el estado y pide a los residentes conservar agua]

“La agencia insta encarecidamente a los estados a maximizar el potencial para eliminar barreras y priorizar la distribución de fondos de subvenciones a comunidades desfavorecidas”, escribió Regan. 

“Es una de las principales prioridades de la EPA garantizar que se prioricen las comunidades que históricamente han tenido dificultades para acceder a los fondos de SRF (fondos otorgados a estados como préstamos para invertir)”, indicó.