IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Mercenarios colombianos detenidos por el asesinato del presidente de Haití recibieron entrenamiento militar en Estados Unidos

La capacitación tuvo lugar cuando eran soldados del Ejército colombiano, según el Pentágono, que defiende su cooperación con ese país aunque sus militares puedan terminar eventualmente como mercenarios a sueldo.

El Pentágono informó de que algunos de los exmilitares colombianos detenidos por el asesinato la semana pasada del presidente de Haití recibieron entrenamiento militar estadounidense.

Las autoridades locales anunciaron por su parte el arresto del jefe de seguridad del palacio presidencial, Dimitri Hérard, para ser interrogado sobre cómo logró el comando entrar en el recinto fuertemente custodiado.

Hasta el momento hay al menos 24 detenidos por la muerte el 7 de julio de Jovenel Moïs, baleado en su residencia durante la madrugada, además de tres sospechosos abatidos a tiros por las fuerzas del orden de Haití. 

Las autoridades colombianas han dicho que 13 de los 15 mercenarios que presuntamente participaron en el asesinato sirvieron alguna vez en el Ejército de su país, incluidos los que fueron baleados por las autoridades haitianas.

El Pentágono revisó sus bases de datos de entrenamiento y encontró que “un pequeño número de los individuos colombianos detenidos como parte de esta investigación habían participado en programas de entrenamiento y educación militar de Estados Unidos en el pasado, mientras servían como miembros activos de las Fuerzas Militares de Colombia", explicó el teniente coronel Ken Hoffman, un vocero del Pentágono, en un comunicado enviado al diario The Washington Post.

La Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) admitió hace días que uno de los arrestados había trabajado como informante. 

 


Estados Unidos ofrece de forma habitual formación a tropas colombianas y de otros países latinoamericanos. Colombia, en concreto, es desde hace décadas un importante socio militar de Estados Unidos y, a través de su colaboración, ha recibido miles de millones de dólares para luchar contra los cárteles de la droga, las guerrillas de izquierda y los grupos paramilitares de extrema derecha.

Esta alianza incluye misiones respaldadas por la CIA y una estrecha relación entre el personal militar colombiano y las Fuerzas Especiales del Ejército estadounidense, conocidas como boinas verdes, que ayudan a entrenar a sus homólogos de élite en la guerra de guerrillas. 

AP / AP

El Ejército y la policía colombianos también utilizan armas y equipos proporcionados por Estados Unidos, un acuerdo que fue criticado hace unos meses cuando agentes mataron a varios manifestantes durante las protestas contra el Gobierno del presidente de Colombia.

Luchar en el conflicto colombiano ha permitido a un número indeterminado de militares usar su experiencia para participar en otras guerras, como la de Yemen, o pasarse al sector privado y trabajar como miembros de seguridad.

[El arresto del supuesto autor intelectual ahonda el misterio sobre el asesinato del presidente de Haití y el comando colombiano]

"El reclutamiento de militares colombianos para ir a otras partes del mundo como mercenarios es un tema que ha venido de tiempo atrás, pero realmente no hay ninguna norma que lo prohíba, que lo impida”, reconoció la semana pasada a la prensa el comandante de las Fuerzas Armadas de Colombia, el general Luis Fernando Navarro.

El entrenamiento militar proporcionado por Estados Unidos a otros Ejércitos busca promover "el respeto a los derechos humanos, el cumplimiento del estado de derecho y la subordinación de los militares a los líderes civiles elegidos democráticamente", defendió el vocero del Pentágono.

 

 

Entre los detenidos también hay dos ciudadanos estadounidenses de origen haitiano. Las autoridades locales confirmaron que una empresa de seguridad con sede en Florida estuvo implicada en la compra de boletos de avión para que los mercenarios volaran de Bogotá a República Dominicana, según informó esta semana la agencia de noticias The Associated Press.

[Un video muestra al supuesto comando que asesinó al presidente de Haití en su residencia]

Otro de los arrestados es Christian Emmanuel Sanon, un médico y pastor haitiano de 63 años y residente en Florida, considerado uno de los autores intelectuales del magnicidio por las autoridades locales, que indicaron que pretendía postularse a la presidencia. 

Con información de The New York Times