IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los senadores republicanos prolongan las discusiones sobre el paquete de infraestructura

A pesar de que los senadores de oposición rechazaron llevar la medida al pleno, el grupo bipartidista que trabaja en el acuerdo aseguró que están cada vez más cerca de concretar los detalles de cómo se financiará el plan de 579,000 millones de dólares.

Por Sahil Kapur, Julie Tsirkin y Frank Thorp V – NBC News

Los republicanos en el Senado impidieron este miércoles que iniciara el debate sobre el plan de infraestructura, argumentando que necesitaban más tiempo para elaborar los detalles del acuerdo.

Sin embargo, eso no significa que el trato se haya acabado.

El grupo bipartidista de legisladores insiste en que están a punto de llegar a un pacto sobre cómo financiar el paquete de 579,000 millones de dólares, a pesar de que demócratas y republicanos no se pusieron de acuerdo este miércoles para llevar la medida al pleno del Senado.

["Hemos creado más de 3 millones de puestos de trabajo": Biden presume de cifras de empleo, pero omite datos importantes]

La moción de procedimiento falló 49-51, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, terminó votando en contra para poder convocar otro día a la misma votación, que necesita de 60 votos para tener éxito.

El grupo de 22 senadores que trabajan en el acuerdo, encabezados por Kyrsten Sinema, demócrata por Arizona, y Rob Portman, republicano por Ohio, afirmaron después de la votación que "se ha logrado un avance significativo y estamos cerca de un acuerdo final".

"Continuaremos trabajando duro para asegurarnos de que esta pieza legislativa fundamental se haga de la manera correcta. Somos optimistas de que la concretaremos y de que estaremos preparados para avanzar en esta histórica propuesta bipartidista para fortalecer la infraestructura de Estados Unidos y crear empleos bien remunerados", agregaron.

Schumer afirmó que la votación simplemente fue un primer paso, y señaló que en el pasado ya ha ocurrido que se vota un proyecto de ley que todavía no estaba terminado. Esta "no era una fecha límite para que se resolvieran todos los detalles finales" o "un intento de bloquear a nadie", aseguró.

Explicó que la decisión de llamar al voto es parte de una estrategia para presionar al grupo bipartidista para que apresuren las negociaciones. Pero en realidad espera aprobar el paquete de infraestructura después de las vacaciones de agosto, cuando también empezará a trabajar para aprobar el plan del presidente, Joe Biden, de 3.5 billones de dólares, que deberá contar con el respaldo de los 50 senadores demócratas para que pueda ser aprobado sin apoyo republicano mediante un procedimiento legislativo especial.

Mitch McConnell, líder de la minoría en el Senado, tras la votación fallida sobre el paquete de infraestructura, el 21 de julio de 2021.  AP

"Aquí, normalmente redactamos los proyectos de ley antes de votarlos. Esa es la costumbre", dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky. "Por supuesto, aquí en el Senado, la votación fallida de una moción para cerrar el debate no significa un rechazo definitivo”.

McConnell ha sido reservado y no ha dicho si apoya el marco del acuerdo al que llegaron los cinco senadores demócratas y los cinco republicanos, que ya cuenta con el respaldo de Biden desde hace un mes. Lo que piense puede definir si los demócratas obtienen los 10 votos republicanos que necesitan.

La senadora Susan Collins, republicana por Maine, miembro del grupo de negociación, sugirió que el acuerdo podría avanzar el próximo lunes.

[La esperanza de vida se desploma en Estados Unidos por el coronavirus como durante la II Guerra Mundial]

"Esta votación no debería hacerse hoy", le dijo Collins a los periodistas horas antes de que se votara la medida. "Hemos hecho mucho progreso, por lo que espero que el líder de la mayoría reconsidere y solo posponga la votación hasta el lunes. No es mucho pedirle”, agregó

Collins también aseguró que el grupo ha estado en contacto con la Oficina de Presupuesto del Congreso, la entidad encargada de evaluar las propuestas legislativas, para asegurarse de que las cuentas del plan cuadran.