IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los demócratas cierran filas para defender su gran reforma electoral ante un nuevo bloqueo del Senado

Los demócratas del Senado están haciendo todo lo posible para cerrar filas antes de la votación el martes de una gran reforma electoral destinada a proteger el acceso al voto. Una táctica de objeción parlamentaria pone de nuevo en peligro su aprobación.

Por Julie Tsirkin y Sahil Kapur - NBC News

WASHINGTON — Los demócratas están a punto de enfrentar otra prueba de filibusterismo -una táctica de objeción parlamentaria que ha derivado en la necesidad de obtener 60 votos para pasar algunas leyes en el Senado-, provocado esta vez por una gran reforma electoral destinada a proteger el acceso al voto.y que el martes embocará un callejón sin salida en la Cámara Alta, donde están igualados 50-50 con la oposición, aunque la vicepresidenta, Kamala Harris, tiene voto de desempate.

Y no son solo el senador Joe Manchin, demócrata por Washington, y la senadora Kyrsten Sinema, demócrata por Arizona, quienes se oponen a reescribir las reglas del Senado. Los dos políticos, de corte moderado, han sido los más explícitos, pero el secreto peor guardado en Washington es que no están solos.

[Los republicanos se rinden y cesan su bloqueo del Senado, que amenaza con retrasar las reformas prometidas por Biden]

Otros demócratas han indicado en entrevistas que son reacios a acabar con el filibusterismo o que prefieren hacer "reformas", dentro de la conversación en Washington para mantener una supermayoría para aprobar proyectos de ley, incluso si cambia un poco de las reglas actuales de filibusterismo.

Es una dura realidad para los progresistas, tanto dentro como fuera del Senado, que esperaban que su partido fuera provocado para acabar con el filibusterismo y aprobar la legislación con una mayoría simple.

El tamborileo de los demócratas liberales se hace más fuerte cada vez que un proyecto de ley con el apoyo de una mayoría fracasa en el Senado debido a la regla de los 60 votos. Los críticos del filibusterismo afirmaron que debería eliminarse después de que los republicanos bloquearan un proyecto de ley para crear una comisión para investigar los disturbios del 6 de enero en el Capitolio.

Es probable que eso vuelva a suceder esta semana con el proyecto de ley de votación demócrata, que ha sido rechazado por el Partido Republicano y refleja una larga lista de deseos y prioridades liberales.

Esta ronda pondrá a prueba a los senadores que dicen que apoyan la reforma de las leyes de votación, pero no el paso drástico de acabar con el filibusterismo por ello.

[Biden traza una línea roja frente a Putin. Ahora le toca al presidente ruso mover su ficha]

Entre ellos se encuentra el senador Mark Kelly, demócrata por Arizona, que no se compromete a cambiar las reglas.

El senador estadounidense Joe Manchin, demócrata por West Virginia, a la salida del Capitolio de Estados Unidos luego de la última votación del día en el Senado en Washington D.C., el 10 de junio de 2021.Kevin Dietsch/Getty Images

"A lo que estoy abierto es a considerar cualquier cambio propuesto en las reglas. Y finalmente tomaré una decisión basada en si siento que esto es lo mejor para el estado de Arizona y el país", declaró. "Y no estoy buscando algo que sea lo mejor para los demócratas", concluyó.

La senadora Maggie Hassan, demócrata por Nueva Hampshire, quiere una reforma, no una eliminación.

"He hablado de la importancia de reformarlo. Creo que es de vital importancia que no se abuse de él y creo que estamos teniendo estas discusiones en este momento", afirmó.

'Una herramienta solo para obstruir'

El proyecto de ley de votación fue aprobado por la Cámara de Representantes y anularía las leyes de votación restrictivas en estados liderados por republicanos como Georgia y establecería requisitos universales, como 15 días de votación anticipada en cada estado.

"Todavía estoy en esa posición", dijo el senador John Hickenlooper, demócrata por Colorado, cuando se le preguntó si apoyaba la preservación del filibusterismo. "Pero creo que, como mucha gente, tengo debates frecuentes", agregó.

[La Cámara de Representantes aprueba reforma policial en honor a George Floyd]

Hickenlooper, un estudiante de primer año del Senado y exgobernador de Colorado, dijo que recibe consejo de otros gobernadores, como el exgobernador Phil Bredesen, demócrata por Tennessee, quien dijo que expuso las razones para terminar con el filibusterismo en una conversación reciente.

Una mujer pasa junto a un letrero de votación en el Ayuntamiento de Miami Beach, Florida, el 19 de octubre de 2020.Eva Marie Uzcategui/AFP via Getty Images

"Él estaba hablando de cómo no ha sido una cosa ayudar a la minoría a hacer que se escuche su voz, se ha convertido en una herramienta solo para obstruir", explicó Hickenlooper.

Veteranos institucionalistas, como la senadora Dianne Feinstein, demócrata por California, y el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont, no han dicho si apoyarían la abolición del filibusterismo.

 Los progresistas esperan que si pueden convencer a Manchin y Sinema, los otros escépticos no serán un problema.

"Claramente hay una serie de senadores que se muestran reacios a cambiar las reglas, pero que también han dejado en claro en los últimos meses que están frustrados con el status quo y no aceptarán la inacción para siempre", dijo el ex asistente de liderazgo demócrata Eli Zupnick. ahora es portavoz de Fix Our Senate, una coalición de docenas de grupos de defensa liberales.

[No es cierto que la reforma electoral demócrata permita a los indocumentados votar. Solo lo harán quienes sean elegibles]

"Así que tenemos muchas esperanzas de que una vez que el caucus tome una decisión y tenga al senador Manchin y al senador Sinema a bordo, el resto del caucus estará a bordo y hará los cambios necesarios para que el Senado funcione", dijo.

Es probable que un bloqueo de la reforma electoral persuada a algunos demócratas de eliminar el umbral de la supermayoría, incluido el senador Jacky Rosen, demócrata por Nevada, quien dijo: "Si eliminar el filibusterismo es lo que se necesita para hacerlo, entonces debemos proteger nuestra democracia a toda costa".

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dijo el jueves que "todos los republicanos" se opondrán al proyecto de ley de votación en su forma actual, incluso con los cambios que Manchin ha propuesto para buscar un consenso. McConnell, señalando la crítica más común al proyecto de ley, dijo que federalizaría las elecciones y desviaría el control del proceso de los estados.

McConnell, que liquidó a los filibustreos al confirmar a los jueces de la Corte Suprema cuando dirigía el Senado, plantearía una enérgica objeción a cualquier intento de debilitar la regla de los 60 votos para aprobar proyectos de ley.

Mantiene un control estricto sobre su conferencia y ha persuadido a los republicanos de que no proporcionen los 10 votos necesarios para aprobar leyes importantes, como la comisión de investigación del 6 de enero y la Ley de Equidad de Pago.

[Ahora son 12 las celebraciones anuales: 'Juneteenth' se convierte en el primer feriado federal que se crea en 38 años]

Y mientras los demócratas dicen que su proyecto de ley de votación es necesario para salvar la democracia, los conservadores replican que reescribir las reglas electorales sobre las bases ideológicas del partido solo dañaría la confianza de la opinión pública en las elecciones.

“De lo que estamos hablando no es solo del procedimiento del Senado, es una toma de control total de nuestras elecciones, que finalmente destruirá la confianza del pueblo estadounidense en elecciones justas”, apuntó Jessica Anderson, directora ejecutiva de Heritage Action for America.