IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Líderes del estado de Nueva York exigen la renuncia del gobernador Andrew Cuomo, tras nuevos señalamientos en su contra

Andrea Stewart-Cousins, líder de la mayoría del Senado de Nueva York, urgió al gobernador de su mismo partido a dejar el cargo tras las acusaciones de abuso sexual y otras conductas inapropiadas en su contra. Horas antes, Cuomo afirmó que no planea renunciar.

La líder demócrata de la mayoría en el Senado de Nueva York, Andrea Stewart-Cousins, urgió al gobernador Andrew Cuomo a renunciar tras las acusaciones de abuso sexual y otras conductas inapropiadas en su contra. Horas antes, el gobernador demócrata había afirmado que no dimitiría.

Stewart-Cousins, quien se convirtió en la figura política del estado de más alto rango en pedir la renuncia de Cuomo, dijo que las acusaciones lo estaban distrayendo de sus obligaciones como gobernante.

"Tenemos acusaciones sobre acoso sexual, un ambiente de trabajo tóxico, la pérdida de credibilidad por el manejo de la información sobre el COVID-19 en los hogares de ancianos y dudas sobre la construcción de un importante proyecto de infraestructura", dijo Stewart-Collins.

"Nueva York todavía se encuentra en medio de esta pandemia y todavía enfrenta los impactos sociales, económicos y de salud de esta", continuó. "Necesitamos gobernar sin distracciones diarias. Por el bien del estado, el gobernador Cuomo debe renunciar", agregó.

[El respaldo político para el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se desploma mientras una tercera mujer lo acusa de acoso sexual]

La senadora estatal Liz Krueger, una destacada demócrata de Manhattan, también instó a Cuomo a dimitir. "Nuestro estado está clamando con razón por un Gobierno veraz y transparente. Los asuntos del pueblo son demasiado apremiantes para seguir descarrilados de esta manera", afirmó.

El presidente de la asamblea, Carl Heastie, no pidió explícitamente la renuncia de Cuomo, pero dijo que comparte el "sentimiento" de Stewart-Cousins ​​sobre "la capacidad del gobernador para continuar liderando este estado".

"Tenemos muchos desafíos que abordar, y creo que es hora de que el gobernador considere seriamente si puede satisfacer efectivamente las necesidades de la gente de Nueva York", dijo Heastie, y señaló que considera que las acusaciones que enfrenta Cuomo son "profundamente perturbadoras".

Las declaraciones de los líderes estatales se producen luego de que salieran a luz acusaciones de dos mujeres por comportarse de manera indebida cuando trabajaban para él.

Ana Liss, quien estuvo en su oficina de gobernador entre 2013 y 2015, explicitó su acusación en una entrevista con el diario The Wall Street Journal. Karen Hinton, quien fue secretaria y después consultora de prensa de Cuomo cuando él fue secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (1997-2001) compartió su testimonio con la emisora NBC New York, afiliada de nuestra cadena hermana NBC News, y con el diario The Washington Post. 

Además, tanto The Wall Street Journal como The Washington Post agregan múltiples testimonios, la mayoría anónimos, de excolaboradores de ambos sexos de Cuomo que aseguran que el político demócrata generó un ambiente de trabajo "hostil y tóxico" en distintos momentos de su carrera. 

Liss dijo que Cuomo le preguntó si tenía novio, la llamó "corazón", la tocó en la parte baja de la espalda en un contexto público y una vez le besó la mano cuando ella se levantó de su escritorio. Hinton contó que Cuomo la abrazó de una manera "inapropiada" al ser excesivamente "íntima" y le hizo preguntas personales incómodas en una reunión mantenida en un hotel de California en el año 2000.

[Cercado por acusaciones de acoso sexual, el gobernador de Nueva York admite haber hecho comentarios “insensibles”]

Las acusaciones de Liss e Hinton llegan después de otras tres mujeres quienes reportaron casos de supuesto acoso sexual por parte de Cuomo. Estas primeras acusaciones proceden de Lindsey Boylan y Charlotte Bennett, quienes también trabajaron para Cuomo, y de Anna Rouch, quien dijo que se lo encontró en una boda de 2019 en la que ambos estuvieron presentes. Las tres concedieron entrevistas a medios de comunicación.

Las acusaciones de Liss no se refieren explícitamente a acoso sexual. Hinton, preguntada por el Post sobre si veía así las actitudes que le contesta a Cuomo, no las llamó explícitamente "acoso sexual", pero dijo que le parecieron "una dinámica de juego de poder" para lograr "manipulación y control". En el caso de Bennett, no se trata de una acusación de acoso físico, sino verbal. 

Al menos 25 demócratas han pedido que Cuomo dimita, según ha calculado NBC New York. También hay quien pide que, si el gobernador no deja el cargo por su propia voluntad, habría que someterlo a juicio político. Otros compañeros de partido de Cuomo dicen que quieren esperar la conclusión de las investigaciones en curso antes de expresar valoraciones. 

Cuomo y su Gobierno estatal también están acusados de haber ocultado el verdadero número de muertos de COVID-19 en las residencias de mayores de Nueva York. La Administración estatal dijo que el dato se modificó a la baja por una cuestión de "precisión científica". 

No planea de renunciar

Sin embargo, el mandatario demócrata aseguró este domingo por la mañana, en son de desafío, que no dimitiría.

Cuomo también afirmó que su trabajo para lograr la recuperación del estado de la pandemia de coronavirus era demasiado importante como para que él se hiciera a un lado.

"No hay modo de que renuncie", dijo Cuomo en una conferencia telefónica con reporteros, en la que calificó de "antidemocráticas" las exigencias de otros políticos para que deje el cargo.