IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La nieta del activista César Chávez habla de la influencia de su abuelo para su nuevo papel en la Casa Blanca

En entrevista con Noticias Telemundo, Julie Chávez Rodríguez, seleccionada por Biden como directora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales, aseguró que la nueva Administración trabajará desde el día uno para resolver las crisis que enfrenta el país.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— Julie Chávez Rodríguez, nieta del legendario activista chicano César Chávez, dice que aprendió de su abuelo muchas lecciones de vida. Su compromiso por el cambio social y su “creencia en el poder del pueblo”, asegura, guiarán sus pasos como funcionaria de alto nivel en la Casa Blanca y en el Gobierno del presidente electo, Joe Biden, el cual será “transformativo”.

[Siga nuestra cobertura de la transición de Gobierno en EEUU en 2020]

Chávez Rodríguez, de 41 años, fue seleccionada por Biden el mes pasado como directora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales, desde donde se enlazará con gobernadores, alcaldes, legisladores, líderes tribales, y el Gobierno de Puerto Rico, para abordar asuntos como la recuperación económica, el combate a la pandemia del COVID-19, y la reforma migratoria.

En entrevista con Noticias Telemundo, Chávez Rodríguez asegura que, desde el primer día, Biden trabajará para atender las crisis del país, aquejado por el cierre de escuelas y negocios, el desempleo, y un incesante conteo de muertos por el COVID-19.

“Estoy muy entusiasmada por este nuevo papel… no se me ocurre una mejor oportunidad de poder conectar con quienes están en primera línea y que tienen que responder en tiempo real; los gobernadores, alcaldes y funcionarios de los condados han tenido que llenar el vacío de liderazgo de los últimos meses para responder a la pandemia”, asegura.

El enlace con los estados

Como parte de su extenso portafolio, ella ayudará a coordinar la “distribución equitativa” de la vacuna contra el COVID-19, dando prioridad a los trabajadores de salud, maestros, empleados “esenciales”, y las familias.

Julie Chávez Rodríguez, nieta del fallecido líder sindicalista, César Chávez, será directora de la Oficina de Asuntos Gubernamentales de la Casa Blanca en la Administración Biden.Foto de archivo de la Casa Blanca

“Sabemos que el COVID-19 sólo ha expuesto la falta de una verdadera infraestructura de cuidado de salud en muchas comunidades latinas y de otras minorías. La comunidad latina tiene cierta renuencia a vacunarse, y será importante que nos conectemos con ellos, y que tengamos recursos” para educarlos sobre el proceso, señala.

[Los latinos temen y desconfían de la vacuna del COVID-19. Así intentan convencerlos]

“También es importante tener transparencia, porque, además de mostrar una falta de liderazgo, la Administración Trump tampoco ha sido muy transparente con el proceso, y eso ha añadido a la desconfianza” del público, argumenta.

Respecto al clima de hostilidad y de división política que encontrará Biden, Chávez-Rodríguez asegura que éste aspira a “ser un presidente para todos los estadounidenses, así no hayan votado por él, y eso no es un mero eslogan”, porque ya ha tenido un acercamiento con alcaldes y gobernadores republicanos, y ha habido “una verdadera receptividad”.

Una presencia significativa de minorías en el Gobierno

Por otra parte, Chávez Rodríguez destaca el compromiso de Biden con la diversidad, al designar a numerosas mujeres y a minorías, como ella, a cargos de alto nivel.

Biden seleccionó a Alejandro Mayorkas para liderar el Departamento de Seguridad Nacional y para el Departamento de Salud escogió al fiscal general de California, Xavier Becerra, y juntos liderarán dos de las agencias más extensas de la burocracia federal.

“Son dos individuos que tienen experiencia y un entendimiento del impacto significativo que tienen esas agencias en la comunidad latina. Vamos a seguir identificando a más individuos que puedan prestar servicio”, precisa.

Los hispanos representan el 18.5% de la población y son la principal minoría del país, y varios grupos cívicos esperan que Biden nombre a al menos cinco latinos a su Gabinete.

Asimismo, Chávez Rodríguez defiende que Biden se rodee de funcionarios de la Administración Obama (2009-2017) porque, a su juicio, aportarán experiencia para lidiar con numerosas crisis, en una lista que incluye la crisis climática y la injusticia racial.

En mayo pasado, la campaña de Biden la nombró asesora sénior para asuntos latinos, convirtiéndose en la hispana de mayor rango en su equipo.

Su carrera además la colocó en la breve campaña presidencial de la ahora vicepresidente electa,  Kamala Harris. Durante la Administración Obama, ostentó varios cargos, incluyendo el de subdirectora en la oficina de 'acercamiento al público', donde sirvió de enlace con los latinos, jóvenes, veteranos y sectores progresistas, además de trabajar en asuntos relacionados con DACA y las relaciones exteriores con Cuba.

Pasó su niñez y juventud implicada en el movimiento campesino en California -tenía 5 años cuando ayudó a vender camisetas y botones del sindicato de trabajadores del campo United Farm Workers (UFW), que su abuelo co-fundó con la activista Dolores Huerta, y con el tiempo adquirió más tareas. También dirigió programas en la Fundación César Chávez, entre 2001 y 2008.

La influencia de César Chávez

Licenciada en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de California en Berkeley, Chávez Rodríguez nació en Delano, California. Se crió en el seno de una familia con fuerte vena sindicalista, pues también su madre, Linda Chávez Rodríguez, y su padre, Arturo Rodríguez, trabajaban en UFW. 

Si escogió una vida de servicio público fue en parte porque quiso seguir el ejemplo de su abuelo, el fallecido líder sindicalista, César Chávez (1927-1993). Chávez lideró marchas, mítines, huelgas de hambre y boicots contra los vinicultores, y organizó a los campesinos para lograr salarios justos y mejores condiciones de vida.

En esta foto de archivo del 7 marzo de 1979, el presidente del sindicato United Farm Workers, César Chávez, habla en un mítin en Salinas, California, ante trabajadores que se declararon en huelga para exigir mejores condiciones laborales.  (AP Photo/Paul Sakuma)AP

“Mi abuelo influyó en mi vida y continúa influyéndola. Creo que vi en él a alguien comprometido con algo superior a sí mismo, que creía en lo imposible, que creía en el poder del pueblo… supo enfrentarse a los productores”, enfatiza.

“Ahora que estoy en esta tremenda posición, pienso que, si no la asumo de una manera en la que aporte los asuntos, prioridades y responsabilidad hacia nuestra comunidad, entonces me estaría haciendo un flaco favor a mí misma, y al país”, dice a manera de reflexión.

Su abuelo, al que llamaba 'Tata' de cariño, solía decir que el cambio social era irreversible, y su célebre frase de que “hemos visto hacia el futuro y el futuro es nuestro”, ha inspirado a generaciones.

Otra frase de aquel famoso discurso de 1984 se ha convertido en una especie de mantra para Chávez Rodríguez: “Llegará el día en que los políticos harán lo correcto para nuestra comunidad, no por caridad y buena voluntad, sino por necesidad política”.

Así, Chávez Rodríguez ofrece un recorrido nostálgico por las vivencias más dulces que tuvo de niña con su abuelo en California: los paseos a su panadería favorita en Irvine, para comprar 'conchas' (pan dulce mexicano) y horchata (bebida dulce de avena), y escuchar música de jazz a todo volumen en esos viajes de media hora.  

En esta foto, Julie Chávez Rodríguez aparece con vestido blanco al lado derecho de su abuelo, el fallecido líder sindicalista, César Chávez, quien ha sido una gran influencia en su vida. Foto cortesía de Julie Chávez Rodríguez / Noticias Telemundo

Hay otros momentos indelebles, como la vez en que, con apenas 12 años, su abuelo la invitó a ella y a su primo, David, a liderar una marcha en la ciudad de Salinas en defensa de los campesinos, acompañados con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Al cumplir 15 años en el primer año de secundaria, un mes antes de su muerte, su 'Tata' la llevó a la ciudad de Nueva York para conmemorar el 25 aniversario de la muerte del senador Robert F. Kennedy, donde debía pronunciar un discurso.

“Era muy tímida, pero le pedí que me llevara… él evitaba a los guardaespaldas porque pensaba que eran una barrera para su trabajo (sindicalista), y a veces nos usaba a los nietos para escabullirse”, bromeó.

Fue un “viaje maravilloso”, tomando en cuenta que su familia “tenía que compartirlo a él con el mundo”, y pocas veces pudo estar a solas con 'Tata', enfatizó Chávez Rodríguez, a quien su abuelo llamaba 'Juju'.

Si estuviera vivo, “me vería en este momento que él ayudó a cultivar junto a muchos otros. Ya no tenemos que derrumbar las puertas del Gobierno, con activismo desde afuera, sino que ahora logramos un espacio en los pasillos del poder y hacer lo correcto para nuestra comunidad”, puntualizó.