IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"La diversidad de los latinos es un reto para todos los medios": Marty Baron, director del Washington Post, habla de la crisis del periodismo y la democracia

El director saliente de uno de los principales medios del país responde a preguntas críticas para los hispanos y para el futuro de la democracia estadounidense.
/ Source: Telemundo

Para Marty Baron, director saliente del diario The Washington Post, el periodismo siempre estuvo presente. Sus padres, inmigrantes israelíes, a diario compraban los periódicos, veían los telenoticieros y estaban suscritos a la revista Time. “En mi casa nos inculcaron el hábito de la lectura diaria. Por eso no me resulta raro que fui editor del diario de mi secundaria, y del periódico de mi universidad”, dice entre risas.

En los últimos meses se respiran aires de cambio en las directivas de algunas de las cadenas noticiosas más importantes de Estados Unidos. Directores y altos ejecutivos de CNN, ABC News, The New York Times, Los Angeles Times y Reuters han anunciado que se retiran.

[Muere a los 87 años el periodista Larry King]

A sus 66 años, Baron forma parte de ese grupo de líderes históricos que ha decidido salir de las redacciones. “Desde una perspectiva periodística, lo que está sucediendo es simplemente un cambio generacional. Ya era hora”, comenta en tono lacónico, mientras transcurren sus últimos días al mando de uno de los medios noticiosos más importantes de Occidente.

The Washington Post, diario célebre por su cobertura histórica de la filtración de los Papeles del Pentágono y Watergate, es la última parada de una carrera brillante. Baron ha dejado su sello de periodismo con altos estándares e impacto editorial al dirigir medios como el Miami Herald, Boston Globe y el Post. Sus equipos han ganado 17 Premios Pulitzer, entre otros galardones.

[Tom Brokaw, legendario presentador de NBC News, anuncia su retiro tras una prodigiosa carrera al servicio del periodismo]

“Siempre hay grandes historias. Pero recuerdo el caso de Elián González, cuando dirigía el Herald. Fue una cobertura muy intensa y emotiva por todos los conflictos. Y, poco después, fueron las elecciones entre Bush y Gore, donde todo se redujo a Florida. Fue una de las grandes controversias que cubrí”, comenta, mientras recuerda las investigaciones de los abusos perpetrados por sacerdotes de la Iglesia católica en Boston, un caso que impulsó durante su gestión en el Globe y que fue inmortalizado en el filme Spotlight.

“He tenido la suerte de trabajar en salas de redacción que tienen un número increíble de personas talentosas, cuyos trabajos han tenido un impacto tremendo en la sociedad. Y creo que, lo más importante, es que hemos ayudado a que personas e instituciones poderosas rindan cuentas: desde la Iglesia católica hasta el presidente de Estados Unidos y nuestras agencias de inteligencia.

[NBCU Academy ofrecerá entrenamiento profesional en periodismo a estudiantes universitarios hispanos]

Baron se retira a fines de este mes y aprovechamos su anuncio para conversar sobre su visión de la crisis del periodismo contemporáneo, los problemas de la democracia estadounidense y su propio futuro próximo, entre otras cosas.

-En teoría, estos son los últimos 28 días de periodismo para Marty Baron. ¿Qué viene ahora? ¿Escribir libros? ¿Dar clases? ¿Ser un alegre jubilado que solo lee el diario los domingos?

Todavía no he tomado ninguna decisión. Hay varias opciones. Me siento muy agradecido porque muchas personas e instituciones me han contactado con ideas y ofertas. Sin embargo, sigo trabajando en el Post como de costumbre y me gustaría descansar un rato después de jubilarme. Ciertamente seguiré involucrado en la profesión, pero después de tantos años trabajando con tanta presión, y sin parar, me gustaría tener más tiempo libre y más libertad personal.

-Usted es de Florida y durante su larga trayectoria trabajó varios años en el Miami Herald, por lo que conoce bien la idiosincrasia de los latinos, ¿qué cosas aprendió durante su trabajo periodístico en ese estado?

Según mi experiencia destacaría una cosa sobre todo: la gran diversidad de los latinos en el estado y también en el país. Creo que hay una tendencia a generalizar las ideologías de los latinos en este país, pero tenemos que reconocer que hay un amplio espectro de opiniones políticas. Solemos hablar de la “comunidad latina”, sin embargo, no es una sola comunidad hay muchas colonias inmigrantes de diferentes países con sus propias historias, hay una diversidad de niveles de educación e ingresos y también existe gran diversidad en los motivos de migración.

Por ejemplo, en Florida hay una gran diferencia entre dos grupos grandes de latinos: los puertorriqueños que nacieron como estadounidenses, y los cubanoamericanos que llegaron en varias olas de inmigración y siguen teniendo la esperanza de derrocar al gobierno autocrático de su país de origen.

El director ejecutivo de The Washington Post, Marty Baron, en la redacción del diario al ganar dos premios Pulitzer, en abril de 2018. AP / AP

-Cada vez más, se siente la presencia de los hispanos en la política estadounidense. Y es evidente que, a nivel demográfico, son una fuerza cada vez más importante ¿cree que pronto veremos un presidente o presidenta de ascendencia hispana?

No sé, sin embargo, creo que lo veré durante mi vida. A juzgar por las elecciones de Barack Obama como presidente y ahora Kamala Harris como vicepresidenta hay oportunidades para personas de todas las razas y grupos étnicos. Tenemos una latina como jueza de la Corte Suprema, también una latina como gobernadora de Nuevo México y hay varios latinos que son senadores. Afortunadamente, las barreras están cayendo.

-¿Cuáles cree que son los grandes retos de medios como Noticias Telemundo que se enfocan en cubrir a la comunidad hispana en Estados Unidos?

No puedo aconsejarles sobre sus propios retos, ustedes conocen el mercado y la población mejor que yo. Sin embargo, la diversidad de los latinos en Estados Unidos es un reto para todos los medios que intentan alcanzar a los latinos en este país. Aunque muchos latinos han tenido éxito, al mismo tiempo hay muchos que siguen luchando por ganarse la vida.

Un gran porcentaje son inmigrantes recientes, a un gran porcentaje le faltan recursos económicos, les faltan altos niveles de educación, un gran porcentaje se enfoca en su propia supervivencia. Ese ambiente sería un reto para cualquier medio noticioso, lo importante es que les den la información que necesitan para salir adelante en este país.

Baron en la redacción del Post, durante el anuncio de los Premios Pulitzer de 2018.Matt McClain/The Washington Post / The Washington Post

-Suele decir que toda la tecnología no puede suplantar al buen periodismo, ¿cómo ve el reto de hacer ese periodismo en una región tan complicada como América Latina donde los reporteros son amenazados constantemente?

Sin lugar a dudas, los periodistas en América Latina enfrentan retos que afortunadamente no tenemos en Estados Unidos, en algunos países los periodistas corren el riesgo de ser acosados, asesinados, encarcelados o secuestrados. Admiro su coraje y su apego a la misión más importante del periodismo que es hacer rendir cuentas al poder.

En este país, el gobierno de Trump demonizó a los periodistas, trató de marginarnos, deslegitimarnos y nos etiquetó como enemigos del pueblo. Nuestros reporteros del Post han recibido muchas amenazas. Sin embargo, no hay comparación con las condiciones que padecen los periodistas latinoamericanos.  

-Le tocó dirigir al Post durante la presidencia de Donald Trump, una de las etapas más complicadas de la vida democrática de Estados Unidos porque fueron cuatro años de peleas, diatribas, mentiras desde el poder, dos juicios políticos y un asalto al Capitolio, entre otras cosas, ¿cuáles fueron las lecciones más importantes de ese periodo?

Para mí, la lección más importante es que no importan las presiones y los ataques, tenemos que comprometernos con la misión más importante del periodismo: hacer rendir cuentas a los poderosos, en particular, al gobierno y a todos sus funcionarios, incluso, el presidente. Esa es la razón por la que los fundadores de este país escribieron la Primera Enmienda de la Constitución, ellos entendieron la necesidad de tener un contrapeso para quienes gobiernan.

-Una de sus grandes preocupaciones es la crisis de credibilidad de los medios ¿cómo cree que los medios podrán recuperar su papel como mediadores informativos?

No estoy seguro, la verdad ese es el reto más difícil para los medios y también para la democracia misma, es un problema de toda la sociedad y los medios no tienen la única responsabilidad para resolverlo. Debemos hacer lo que podamos para ofrecerle al público más transparencia sobre nuestros reportajes y darles más pruebas como videos y documentos originales. También es sumamente importante que nuestra cobertura incluya a personas de todos los rincones de nuestra sociedad y hacerlo con imparcialidad, exactitud y empatía para demostrar que entendemos sus preocupaciones y esperanzas.

-Otra problemática grande es la extinción de los medios locales que tradicionalmente son los bastiones de la cobertura más próxima a las poblaciones del interior, ¿cómo cree que deben reinventarse esos diarios para sobrevivir?

Es cierto que hay una gran crisis en los diarios locales. Los medios nacionales como The Washington Post y The New York Times han encontrado modelos económicos sostenibles, pero no fue fácil. En mi opinión, los medios locales tienen que encontrar sus propios modelos y hay algunos periódicos que ya han tenido indicios de éxito. Es importante que cobren por el acceso a su periodismo y, al mismo tiempo, tienen que ofrecerle al público un periodismo de alta calidad porque sin buenas coberturas los lectores potenciales no los considerarán como productos que vale la pena respaldar.

-¿Qué le falta a The Washington Post para desplazar a The New York Times como el diario más exitoso de Estados Unidos?

Lo cierto es que hay espacio en el mercado estadounidense, y en el mercado mundial, para los periódicos estadounidenses de éxito como el Post y el Times. En el Post estamos contentos con nuestra trayectoria, hemos empezado a centrarnos más en la cobertura de la tecnología y será un pilar en el futuro. Seguimos enfocándonos más en las necesidades de los lectores, que en la competencia con otros medios como el Times.