La Corte Suprema permite que Trump continúe con la construcción del muro fronterizo con fondos del Pentágono

La decisión del máximo órgano de justicia permite al presidente usar 2.5 mil millones de dólares aprobados por el Congreso para el Pentágono. Se trata de una victoria para Trump, quien ha hecho del muro y las trabas a la inmigración ilegal y legal una piedra angular en su Administración.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó este viernes una solicitud de dos grupos que buscaban evitar que el presidente, Donald Trump, continúe con la construcción del muro a lo largo de la frontera sur, y que está siendo financiado con 2.5 mil millones de dólares aprobados por el Congreso como fondos para el Pentágono.

El máximo tribunal, en una breve orden, rechazó con un voto de 5-4 la solicitud de los grupos Club Sierra y la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur. Se trata de una victoria para Trump, quien ha hecho del muro y las trabas a la inmigración ilegal y legal una piedra angular en su Administración.

La votación estuvo en consonancia con las líneas ideológicas de los magistrados: cinco conservadores representaron la mayoría y cuatro liberales estuvieron en desacuerdo.

El presidente, Donald Trump, junto a una sección del muro en San Luis, Arizona. AP

La decidión llega luego del reciente fallo de una corte menor que afirmaba que el Gobierno de Trump reasignó indebidamente dinero para el proyecto.

[El muro de Trump no frena el ingreso de indocumentados que ahora usan escaleras de 5 dólares para cruzarlo ]

Los cuatro jueces liberales de la corte expusieron en su disenso que habrían prohibido la construcción mientras continúa una impugnación judicial, después que una corte federal de apelaciones falló en junio que el gobierno había evadido ilegalmente al Congreso en la transferencia de fondos del Departamento de Defensa.

“Sin embargo, la decisión de la Corte de permitir que la construcción continúe, me temo, puede operar, en la práctica, como un juicio final”, escribió el juez Stephen Breyer en la breve disidencia de los cuatro liberales.

La orden del viernes significa que no es probable que el máximo tribunal siquiera considere el fondo del asunto hasta después de las elecciones de noviembre, mientras el trabajo en el muro continúa.

 

El verano pasado, en una etapa anterior del caso, los jueces también estuvieron divididos 5-4 en su decisión de permitir que la Administración comenzara la construcción utilizando los fondos del Departamento de Defensa.

Eso le permitió al presidente avanzar en una importante promesa de campaña de 2016, y en su carrera por un segundo mandato. La Administración quería usar el dinero para reemplazar un total de 129 millas (208 kilómetros) de cercas deterioradas en Nuevo México, Arizona y California. A mediados de julio, se habían completado 92 millas (1148 kilómetros), de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

[“¿Saben quién está pagando el muro?”, pregunta Trump. Su respuesta es (de nuevo) falsa]

Tras el último fallo de la corte de apelaciones, las organizaciones que retan la construcción del muro regresaron a la corte superior para pedir que se detuviera.

El caso tiene su origen en el cierre parcial del gobierno de 35 días que comenzó en diciembre de 2018. Trump puso fin al cierre después de que el Congreso le otorgó aproximadamente 1.4 mil millones de dólares en fondos para el muro, una cantidad mucho menor a los 5.7 mil millones que pidió. Trump luego declaró una emergencia nacional para tomar efectivo de otras cuentas del gobierno y usarlo en la cosntrucción de secciones de la valla.

En ese momento, Trump identificó varias fuentes alternativas de las que sacar el dinero: 2.5 mil millones en dinero del Departamento de Defensa, 3.6 mil millones de fondos de construcción militar y 600 millones del fondo de decomiso de activos del Departamento del Tesoro.

El caso ante la Corte Suprema involucró solo los 2.5 mil millones en fondos del Departamento de Defensa. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que demandó a la Administración en nombre de Sierra Club y la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, ha dicho que buscará derribar secciones del muro que se construyeron con ese dinero.

La Corte Suprema está de vacaciones durante el verano, aunque sí puede reactivarse para actuar sobre ciertos asuntos de carácter urgente. El máximo órgano de justicia comenzará a escuchar casos nuevamente en octubre.