IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Cámara de Representantes de Texas aprueba el proyecto de ley sobre restricciones al derecho al voto

El proyecto logró 79 votos a favor y 37 en contra después de un debate de más de 12 horas. La iniciativa, que deberá ser considerada ahora por el Senado estatal, contempla nuevos requisitos de identificación para quienes deseen votar por correo y otras restricciones.

Por Jane C. Timm - NBC News

El debate sobre un amplio proyecto de ley electoral en Texas dio un extraño giro el jueves después de que el presidente de la Cámara de Representantes republicano, Dade Phelan, pidiera a los miembros que no usaran la palabra "racismo" mientras debatían sobre un proyecto de ley que, según los demócratas, dificultará el voto de las personas de color.

"Discriminación intencional de personas de cierta raza, ¿eso es racismo?", señaló la representante demócrata estatal Gina Hinojosa, mientras otros miembros gritaban enojados dentro de la Cámara de Representantes.

"Podemos hablar sobre los impactos raciales de esta legislación sin acusar a los miembros de esta institución de ser racistas", pidió Phelan desde el estrado del orador.

[Texas permitirá que las escuelas exijan el uso de mascarillas en sus instalaciones]

"Respetuosamente, no estoy acusando a los miembros de este cuerpo", dijo, antes de volver a su interrogatorio a pesar de la frustración audible de otros miembros. "Cuando hay un acto que discrimina intencionalmente a personas de una determinada raza, ¿es racismo?"

Las preguntas de los demócratas estaban dirigidas al representante estatal demócrata Rafael Anchía, que había citado varios fallos judiciales que, según él, encontraron que ciertas reglas recientes relacionadas con las elecciones y los planes de redistribución de distritos eran intencionalmente discriminatorios. Anchía estuvo de acuerdo con ella y dijo que los fallos judiciales fueron "bastante claros".

Los legisladores de Texas han estado discutiendo durante meses un proyecto de ley electoral radical que, si se promulga, restringiría la votación por correo, eliminaría algunas opciones de votación anticipada, agregaría sanciones penales por violaciones y empoderaría a los observadores electorales partidistas.

Después de una sesión que duró más de 12 horas el jueves, la Cámara aprobó el proyecto de ley 79 a 37. Pero el viernes se programó una votación final y requerida.

[El gobernador de Texas, Greg Abbott, da positivo al COVID-19 tras oponerse a las órdenes de uso de la mascarilla]

Los republicanos dicen que la legislación es necesaria para evitar que ocurra el fraude electoral, a pesar de la amplia evidencia que indica que el fraude electoral es extremadamente raro.

La oficina del fiscal general de Texas, Ken Paxton, pasó 22,000 horas buscando fraude electoral en 2020 y descubrió solo 16 casos de direcciones falsas en formularios de registro, según el periódico Houston Chronicle.

Casi 17 millones de votantes están registrados en Texas. Los demócratas han declarado el proyecto de ley Jim Crow 2.0 y denunciaron que está diseñado para suprimir los votos de los votantes de color.

"Lamento que algunas personas se molesten cuando se habla de discriminación intencional", declaró Anchía, antes de cuestionar directamente los motivos de los republicanos.

El presidente de la Cámara de Representantes de Texas, Dade Phelan, republicano por Beaumont, el 8 de julio de 2021 en Austin, Texas.Tamir Kalifa/Getty Images

"Si no se trata de ampliar el acceso al sufragio, si no se trata de la muy, ya muy baja incidencia de fraude y donde no se avisa de ningún ejemplo. Si no se trata del secreto de las urnas porque ningún votante se ha quejado, bueno, mi deducción es que puede tratarse de lo mismo que los otros proyectos de ley", añadió.

El proyecto de ley está a punto de ser aprobado de forma inminente y se espera que aterrice en el comité de conferencia, donde un grupo de legisladores conciliará las diferencias entre las diferentes versiones de la legislación de la Cámara de Representantes y el Senado. A continuación, volverá a la Cámara de Representantes y al Senado para las votaciones finales antes de llegar a la mesa del gobernador.

[Abbott emite una orden ejecutiva para limitar el transporte de migrantes en Texas que puedan transmitir el COVID-19]

El avance del proyecto de ley fue posible después de que tres demócratas de Houston rompieran filas y regresaran al pleno de la Cámara de Representantes la semana pasada, poniendo fin al boicot de los demócratas a una sesión legislativa especial que había paralizado la institución al no alcanzar el quórum necesario para llevar a cabo las negociaciones.

Medio centenar de demócratas se fugó a Washington en julio para entorpecer la aprobación del proyecto de ley, y fueron amenazados con cárcel para presionarlos a retornar al Legislativo. Pasaron casi un mes en Washington abogando por una legislación federal sobre el voto que amputaría muchos de los cambios que los republicanos han propuesto.

Mientras la legislación federal está estancada, los republicanos en Austin han mantenido la presión. Estaba claro que el quórum era fácil de alcanzar el jueves, cuando 110 miembros estuvieron presentes durante las primeras votaciones del día. Para cuando la Cámara de Representantes comenzó a considerar las enmiendas al proyecto de ley electoral, más miembros se habían unido a la sala, y al menos 119 miembros estaban presentes.

Hinojosa apoyó el boicot y tuiteó que sólo había regresado a Austin el jueves después de que quedara claro que había quórum.

"No voy a ser censurada en el pleno de la Cámara de Representantes", señaló en un texto enviado a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, después de sus declaraciones.