IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Kamala Harris fue presidenta por una hora mientras Biden se sometía al examen médico anual

La vicepresidenta asumió el mando en la Casa Blanca para que el mandatario fuese anestesiado durante una colonoscopia rutinaria justo un día antes de su 79 cumpleaños. 

Por Zeke Miller - The Associated Press

El presidente, Joe Biden, está “sano, enérgico” y en forma para cumplir sus funciones, aunque está mostrando algunas señales propias del envejecimiento, dijo su médico el viernes después de que el mandatario, el de mayor edad en ocupar el cargo en la historia de Estados Unidos, terminara su primer chequeo de rutina físico siendo presidente y transfiriera brevemente el poder a la vicepresidenta, Kamala Harris, mientras se sometía a una colonoscopia. 

El traspaso fue un momento histórico. Harris, la primera mujer, la primera persona negra y la primera persona de ascendencia del sur de Asia en ser vicepresidenta, se convirtió ahora también en la primera presidenta con esas características.

Aunque Harris ocupó el cargo de forma interina, durante una hora y 25 minutos, mientras Biden estaba bajo anestesia.

El presidente se sometió este viernes a una batería de exámenes de sangre, físicos, gastrointestinales, dentales, de la vista y neurológicos, que tardaron unas cinco horas, en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. El doctor Kevin O’Connor, quien ha sido el médico de atención primaria de Biden desde 2009, escribió en un memorando de seis páginas publicado por la Casa Blanca que el mandatario, quien cumplirá 79 el sábado, “sigue siendo un hombre de 78 años sano y enérgico, que está en condiciones de desempeñar con éxito las funciones de la Presidencia”.


Biden arriba al centro médico militar Walter Reed para su examen físico.Evan Vucci / AP

Sin embargo, O’Connor también indicó que examinó a Biden para revisar un aumento en los episodios de “carraspeo” durante sus discursos al público y la rigidez en su paso. O’Connor informó que la tos de Biden fue el resultado del reflujo gastrointestinal y que la marcha rígida se debe a un nuevo diagnóstico de “neuropatía periférica leve”, artritis espinal y compensación por una fractura de pie sufrida hace un año.

Ha habido un gran interés en la salud de Biden desde que se postuló a la Casa Blanca en 2019 y se mantiene ante las especulaciones sobre una posible postulación para la reelección en 2024. La visita al centro médico en los suburbios de Washington fue su primer examen físico de rutina como presidente, y el primero desde diciembre de 2019.

[La Cámara de Representantes aprueba el plan de medidas sociales de Biden, que incluye una reforma migratoria]

Como parte de los exámenes, Biden hizo un “examen neurológico extremadamente detallado” que descartó un riesgo de accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, Parkinson y esclerosis lateral amiotrófica, pero detectó una neuropatía, con una lesión en un nervio en las manos y los pies. O’Connor dijo que la causa más común de esta afección es diabetes, pero Biden no es diabético. El presidente, dijo, empezará a probar pronto aparatos ortopédicos personalizados para mejorar su forma de andar.

Mientras Biden se realizaba la colonoscopia, se identificó y extirpó un “pólipo de apariencia benigna” de aproximadamente 3 milímetros, que será examinado la próxima semana. O’Connor dijo que Biden nunca ha tenido cáncer de colon.

El índice de masa corporal de Biden lo clasificaba con un ligero sobrepeso, pero su colesterol estaba bajo control, dijo O’Connor. El mandatario tiene recetado el anticoagulante Eliquis, la estatina Crestor y el aerosol antialérgico estacional Dymista, y toma regularmente la píldora antialérgica de venta libre Allegra y el antiácido Pepcid.

O’Connor informó que Biden no usa productos de tabaco ni bebe alcohol y que hace ejercicio al menos cinco días a la semana.

La secretaria de prensa, Jen Psaki, dijo que retomó sus funciones después de hablar con Harris y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, aproximadamente a las 11:35 de la mañana. 

Cuando Biden salió del centro médico por la tarde, dijo que se sentía “genial”. “Muy buen examen físico y muy buen voto en la Cámara de Representantes”, dijo en referencia a la aprobación en la Cámara de su plan de ayuda social de casi 2 billones de dólares con medidas migratorias

“Nada ha cambiado” con respecto a su salud, dijo bromeando antes de llegar a la Casa Blanca. “Estamos en muy buena forma y estoy deseando celebrar mi cumpleaños número 58”, agregó.

Mientras se desempeñaba como presidenta interina, Harris trabajaba desde su oficina en el ala oeste, dijo Psaki. Más tarde viajó a Ohio cuando Biden se despertó del procedimiento.

[El Senado deberá decidir sobre la reforma migratoria incluida en el plan social de Biden]

Biden estaba muy consciente de que iba a hacer historia al elegir a Harris como su compañera de fórmula, dijo Psaki, y agregó que ella hacía “historia todos los días” en su cargo. “Hoy fue sin duda otro capítulo en esa historia que creo que será importante entre las mujeres y las jóvenes de todo el país”, agregó.

[Más de 53 millones de personas viajarán durante la semana de Thanksgiving]

El presidente Joe Biden sale del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed después de un examen físico, el viernes 19 de noviembre de 2021 en Bethesda, Maryland.Evan Vucci / AP

De conformidad con la 25a Enmienda de la Constitución, Biden firmó cartas al senador Patrick Leahy, quien es presidente pro tempore del Senado, y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a las 10:10 de la mañana, diciendo que no podría cumplir con sus funciones mientras estuviera bajo anestesia. De este modo, convirtió a Harris en presidenta interina. Biden envió a cada uno otra carta al concluir el procedimiento para reanudar sus funciones a las 11:35 de la mañana. 

Luego, el viernes por la tarde, Biden participó en el indulto anual del pavo nacional de Acción de Gracias.

La salud de Biden y su fibrilación auricular

Durante el último examen físico de Biden de 2019, los médicos encontraron que el exvicepresidente estaba “sano, enérgico” y “apto para ejecutar con éxito las funciones de la Presidencia”, según el informe de un médico en ese momento.

O’Connor dijo en ese entonces que Biden ha tenido desde 2003 episodios de fibrilación auricular, un tipo de latido cardíaco irregular que es potencialmente grave pero tratable. El médico citó entonces una lista de pruebas que mostraban que el corazón de Biden funcionaba normalmente y que su única atención necesaria era un anticoagulante para prevenir el riesgo que generan más preocupación: coágulos de sangre o los accidentes cerebrovasculares.

[Concluye la cumbre de ‘los tres amigos’ con acuerdos entre México y EE.UU. en el tema migratorio]

Biden tuvo un roce con la muerte en 1988, requiriendo cirugía para reparar dos aneurismas cerebrales, protuberancias débiles en las arterias. Biden nunca ha tenido otro episodio, dijo su médico, citando una prueba en 2014 que examinó sus arterias.