Hay una crisis de credibilidad en la Casa Blanca y Kamala Harris la sacó a relucir en este debate

La senadora demócrata acusó a la Administración de ocultar la amenaza mortal de la pandemia, minimizar su gravedad, ridiculizar el uso de mascarillas y, aún ahora, carecer de un plan.
/ Source: Telemundo

El primer y único debate entre el vicepresidente, Mike Pence, y su rival demócrata en la contienda, la senadora Kamala Harris, puso bajo los reflectores la respuesta del Gobierno de Trump a la pandemia del COVID-19 y la crisis de credibilidad de la Casa Blanca.

Harris acusó a la Administración de ocultar la amenaza mortal de la pandemia, minimizar su gravedad, ridiculizar el uso de mascarillas y, aún ahora, carecer de un plan.

Pence aseguró que el Gobierno de Trump no ha escatimado esfuerzos para combatir la crisis de salud pública, comenzando con la prohibición de viajes desde China.

[Kamala Harris critica la respuesta de la Administración Trump sobre la pandemia]

Por otra parte, el actual vicepresidente afirmó que el equipo médico que atiende al presidente, Donald Trump, tras su diagnóstico de COVID-19 el viernes pasado, ha actuado con transparencia sobre su tratamiento.

También defendió que durante el evento celebrado en la Rosaleda de la Casa Blanca hace once días para anunciar la nominación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, la mayoría de los invitados no usara mascarillas ni practicara sana distancia.

Según Pence, muchos de los invitados habían sido sometidos a la prueba del coronavirus para el evento al aire libre, y Trump confía en que “el pueblo estadounidense tomará las opciones que mejor le convengan para su salud”, mientras que, según él, el binomio Biden-Harris quiere imponer un mayor control gubernamental en la vida nacional.

[Corte de Apelaciones falla a favor del fiscal de Manhattan que pedía los impuestos de Trump. El presidente puede apelar a la Corte Suprema]

Sin embargo, ni la Casa Blanca ni los médicos que atienden a Trump han precisado cuándo fue la última vez que el mandatario dio negativo en una prueba del coronavirus. El cronograma es clave porque determina el período de incubación y propagación del virus a otras personas.

Por su parte, Harris insistió en que el exvicepresidente, Joe Biden, ha sido “increíblemente transparente” durante muchos años, en cambio Trump no lo ha sido ni con su expediente médico ni con sus declaraciones de impuestos o quiénes son sus acreedores.

Un artículo reciente del diario The New York Times señaló que Trump no ha pagado impuestos en sus ingresos durante 10 de los últimos 15 años y tiene una deuda de 400 millones de dólares.

“El pueblo estadounidense tiene derecho a saber qué influye en la toma de decisiones del presidente”, aseguró Harris.

La senadora californiana sugirió que tal es el nivel de desconfianza hacia la Administración que ella sería la primera en cola para ponerse la vacuna contra el coronavirus, pero sólo si la recomiendan los médicos, no Trump.

El debate no sólo mostró la distancia física entre Harris y Pence, debido a la pandemia, sino también sus diferencias ideológicas. La tarea de Pence ha sido atacar la trayectoria de Biden, mientras que la de Harris ha sido exponer los agujeros en la credibilidad de la Administración.