IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El congresista republicano George Santos anuncia que no buscará la reelección tras un demoledor informe sobre su conducta

“Mi familia merece algo mejor que estar en el punto de mira de la prensa todo el tiempo”, dijo Santos poco después de que el Comité de Ética de la Cámara Baja publicara un informe donde asegura tener “pruebas sustanciales” de que violó la ley.

Por Kevin Freking - The Associated Press

El controvertido congresista republicano por Nueva York George Santos anunció este jueves que no buscará la reelección en 2024, poco después de que un comité de la Cámara de Representantes dijera que halló “pruebas sustanciales” de que el legislador violó la ley.

El Comité de Ética de la Cámara Baja dijo que ha remitido sus hallazgos sobre la conducta de Santos al Departamento de Justicia. Y agregó que esta merece una condena pública, que está por debajo de la dignidad del cargo y que ha desacreditado gravemente al órgano legislativo.

[El congresista Santos se declara no culpable tras ser acusado de 13 cargos, entre ellos, fraude y lavado de dinero]

Según el comité, Santos permitió que su campaña presentara informes falsos o incompletos a la Comisión Federal de Elecciones, utilizó fondos de la campaña para fines personales y violó la Ley de Ética Gubernamental con sus declaraciones financieras ante la Cámara.

El congresista republicano ha mantenido su inocencia y se ha negado a dimitir a pesar de las peticiones de muchos de sus colegas.

El informe del panel también detalla la falta de cooperación de Santos con su investigación y cómo “eludió” las peticiones directas de información. Los datos que sí proporcionó, según la comisión, “incluían tergiversaciones materiales que reforzaban aún más las falsedades que hizo durante su campaña de 2022”.

El informe dice que una subcomisión de investigación decidió renunciar a presentar cargos formales contra Santos porque habría dado lugar a una “larga audiencia pública de adjudicación y sanciones similar a un juicio” que sólo habría dado a Santos “más oportunidades de retrasar cualquier rendición de cuentas”.

[El Departamento de Justicia presenta cargos federales contra el congresista republicano George Santos]

En su lugar, la comisión decidió enviar el informe completo de sus hallazgos a los miembros de la Cámara Baja, instándolos a “tomar las medidas que consideren apropiadas y necesarias”.

Un anuncio inesperado

Por su parte, Santos publicó este jueves un comunicado en la red social X en el que anunciaba que no se postulará para un segundo mandato en 2024.

“Mi familia se merece algo mejor que estar en el punto de mira de la prensa todo el tiempo”, dijo. Y agregó que seguirá luchando por sus derechos y que no estará “de brazos cruzados mientras me apedrean quienes también tienen defectos”.

Es posible que las conclusiones del comité ético sean la menor de las preocupaciones de Santos. El congresista se enfrenta a una acusación federal de 23 cargos en la que es señalado robar la identidad de donantes de su campaña y utilizar sus tarjetas de crédito para compras no autorizados por decenas de miles de dólares.

Los fiscales federales afirman que Santos transfirió parte del dinero a su cuenta bancaria personal y utilizó el resto para su campaña.

[Acusan al representante George Santos de robar las identidades de sus donantes para hacer cargos a sus tarjetas de crédito]

Santos, quien representa a algunos vecindarios de Queens y Long Island, también está acusado de hacer un reporte falso a la Comisión Federal Electoral diciendo que le había prestado a su campaña 500,000 dólares cuando, en realidad, eso no pasó y tenía menos de 8,000 dólares en el banco.

Según la acusación, el préstamo falso fue un intento de convencer a los funcionarios del Partido Republicano de que era un candidato serio, merecedor de su apoyo financiero.

A principios de este mes, Santos sorteó con facilidad una votación para expulsarlo de la Cámara Baja, pues la mayoría de los republicanos y 31 demócratas optaron por aplazar la sanción, mientras continuaba su juicio penal y la investigación del Comité de Ética de la Cámara.