IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Evo Morales regresa a Bolivia mientras el nuevo presidente demora el anuncio de su gabinete

Morales retorna a Bolivia un día antes de que se cumpliera el aniversario de su renuncia debido a las violentas protestas. El nuevo presidente, su exministro Luis Arce, tomó posesión pero está retrasando el nombramiento de su gobierno.
El expresidente Evo Morales saluda durante un mitin con simpatizantes en Villazón, Bolivia, el 9 de noviembre de 2020.
El expresidente Evo Morales saluda durante un mitin con simpatizantes en Villazón, Bolivia, el 9 de noviembre de 2020.AP / AP

El expresidente Evo Morales retornó este lunes a Bolivia tras pasar un año en el exilio. Estuvo acompañado por cientos de indígenas y militantes de su partido, un día después de que su heredero político, el economista Luis Arce, tomara las riendas de una nación polarizada.

Acompañado por su aliado político, el presidente argentino Alberto Fernández, Morales cruzó la frontera entre ambos países.

“Te vamos a extrañar”, le dijo Fernández al despedir a Morales antes de cruzar un puente que conecta ambas naciones, “estoy muy feliz de haberle tendido la mano”.

Tras haber sido elegido con el 55% de los votos, Arce —del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales— restó importancia a las especulaciones sobre un papel importante en su gobierno para Morales, cuya popularidad se vio mermada en sus últimos años por su negativa a aceptar los límites a su mandato y el creciente autoritarismo en su administración.

[El candidato del partido de Evo Morales gana las elecciones en Bolivia]

Morales retornó a Bolivia un día antes de que se cumpliera el aniversario de su renuncia —tras casi 14 años de mandato— debido a las violentas protestas que dejaron más de una treintena de muertos, luego de que se anularan las elecciones del 20 de octubre de 2019 por presunto fraude. El líder boliviano buscaba un cuarto mandato consecutivo, pese a que un referendo le había negado esa posibilidad.

Poco después de su dimisión, Morales se trasladó a México y desde diciembre permanecía refugiado en Argentina, donde dirigió la campaña del MAS.

“Me vi obligado a renunciar”, dijo Morales en Buenos Aires antes de partir. También agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por ayudarlo a salir del país, y dijo que dejó la mitad de su corazón en Argentina.

“La visión del imperio norteamericano era proscribir al MAS, al pueblo el año pasado, asimismo nos hemos presentado. Ahora, Evo está en Bolivia, ellos fracasaron”, destacó el exmandatario en Villazon, una ciudad al sur de Bolivia que es fronteriza con Argentina.

Si vamos a llorar, vamos a llorar de alegría”, añadió.

Morales planea llegar hasta el Chapare, su bastión en el centro del país, tras una caravana de tres días. Allí fue donde se inició su participación en la vida política como líder de los cocaleros.

Mientras tanto, Arce se demoraba el lunes en anunciar a los ministros que lo acompañarán, un día después de asumir la presidencia de Bolivia con la promesa de iniciar “una nueva etapa” tras la crisis que precipitó la renuncia de Morales.

Ninguna autoridad explicó la demora mientras crecía la expectativa por conocer al gabinete que afrontará la crisis social, económica y sanitaria en momentos en que la curva de contagios del COVID-19 está en descenso pero con la amenaza de un rebrote.

Arce llegó temprano a su despacho para reunirse con sus colaboradores, pero no ordenó organizar el escenario para la juramentación de los ministros. Afuera de la casa de gobierno en La Paz se aglomeraban centenares de seguidores de distintas regiones que aguardaban novedades sobre el nuevo gabinete.

No obstante, el país estaba en calma y sin protestas callejeras de los opositores.

Líderes de organizaciones sociales e indígenas del MAS recomendaron públicamente al nuevo mandatario rodearse de “nueva gente”, excluir a quienes acompañaron a Morales y también reclamaron cuotas por su lealtad.

“Tendríamos que tener 149 ministerios para satisfacer los pedidos; todos piden, lo cierto es que tenemos que ser austeros”, declaró Arce antes de asumir el cargo.

Arce tiene el desafío de reconciliar a los bolivianos y reconstruir la economía que atraviesa la peor recesión “en los últimos 40 años”, según dijo recientemente. Sin embargo, afirmó que retomará el modelo estatista que apuntaló como ministro de Economía de Morales durante 12 años, cuando el país experimentó tasas anuales de crecimiento de 4.9% en promedio.

Con información de The Associated Press y El Deber