El nuevo plan republicano de estímulo económico naufraga en el Senado

El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, dijo que la votación decisiva daba la oportunidad de "enviar alivio a las familias o no enviarles nada". Le contamos qué pasará ahora, y si habrá alguna vez otro cheque de 1,200 dólares.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By María Peña

WASHINGTON.— El Senado bloqueó este jueves el avance de un nuevo plan de estímulo económico que los republicanos presentaron para paliar la crisis de la pandemia del COVID-19, en medio de continuas riñas partidistas que dificultan un acuerdo antes de las elecciones en noviembre. 

La medida, valorada en 500,000 millones de dólares, no superó el voto de procedimiento clave al no contar con los 60 apoyos mínimos requeridos para avanzar a su votación definitiva.

La medida fue rechazada en una votación de 52-47. Entre los republicanos, sólo el senador Rand Paul votó en contra, como todos los demócratas (sólo faltó a la sesión Kamala Harris). 

Aunque era una derrota anunciada, los republicanos de todas maneras obligaron al voto mientras continuaban sus acusaciones de que los demócratas son los únicos culpables del atolladero en torno a fondos adicionales para combatir la pandemia y reactivar la economía.

[Siga nuestra cobertura sobre la pandemia del COVID-19]

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo hoy que la votación daba a los senadores la oportunidad de "enviar alivio a las familias, o no enviarles nada". 

La medida republicana autoriza fondos para el cuidado de salud y el desarrollo de una vacuna; fondos para las escuelas, y préstamos para la pequeña empresa.

Sin embargo, el plan de estímulo económico de entrada afrontó el rechazo de los demócratas por “insuficiente”, y el escepticismo de algunos republicanos.

Entre otros elementos, la medida reduce por la mitad, a 300 dólares, los subsidios de desempleo adicionales por semana hasta diciembre próximo; permite el uso de fondos públicos para escuelas privadas, y autoriza protecciones legales para empleadores y negocios de posibles demandas por la pandemia.

Éstas son las ayudas a familias y empresas del nuevo plan republicano de alivio que votará esta semana el Senado

El voto se produjo en unos momentos en que el número de muertos por el COVID-19 ya sobrepasó los 195,000 y no hay visos de una vacuna contra el coronavirus a corto plazo.  

La medida era el tercer intento de los republicanos en el Senado por aprobar ayudas para combatir la pandemia pero, contrario a su primera medida, ni ésta ni la anterior contenían ayudas en cheques directos para los estadounidenses. 

Nueve millones de personas no han recibido un cheque de estímulo económico por el COVID-19. Aún tienen chance

La nueva medida, inferior a la de un billón de dólares que presentaron los republicanos en julio pasado y que nunca fue votada, además omite las exigencias demócratas para ayudar a los gobiernos locales y estatales.

“Píldoras venenosas”

Desde el pleno, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, repitió su queja de que la medida es “insuficiente” y que McConnell y el resto de los republicanos en realidad no quieren negociar de buena fe una legislación que responda a las necesidades del país.

La medida deja de lado a quienes alquilan vivienda,  no incluye suficientes fondos para el cuidado de salud y la educación, ni autoriza “ni un centavo” para proteger servicios básicos en los estados, señaló Schumer.

A su juicio, la medida en cambio contiene numerosas “píldoras venenosas”, o elementos que los demócratas jamás aceptarían, como el uso de fondos para escuelas privadas -en vez de reforzar el sistema escolar público-, o la inmunidad legal para los negocios.

La medida “es una de las movidas más cínicas que jamás haya visto: un intento bastante transparente de los republicanos de demostrar que están haciendo algo, cuando en realidad no quieren hacer nada”, se quejó Schumer, quien expresó el deseo de que la presión de la opinión pública los obligue a “entrar en razón y negocien en serio”.

Por su parte, la senadora republicana por Alaska, Lisa Murkowski, reconoció que la medida no es perfecta porque “deja muchas cosas de fuera”, pero al menos es un “alivio económico” dirigido a los sectores que necesitan la ayuda con mayor urgencia.

Para muchos negocios, “el invierno será largo, oscuro y difícil… necesitamos tener algo ahora”, argumentó Murkowski, al precisar que la pandemia ha diezmado el turismo en Alaska.

“La gente nos pide que les demos algo ahora, porque de otra manera no saben cómo aguantarán, y por eso apoyaré esta medida”, agregó.

Aún si la medida fuese aprobada en el Senado,  la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo hoy en rueda de prensa que la iniciativa republicana es "raquítica" y no está a la altura de un "problema masivo" como la pandemia.

Una medida que "se queda corta"

A raíz de la pandemia, unos 50 millones de estadounidenses han solicitado subsidios de desempleo pero, según un análisis difundido hoy por el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, por su sigla en inglés), los subsidios incluidos en la medida republicana "se quedan cortos" para el sustento de familias en el 94% de los condados y municipios en todo el país. 

Es que, desde finales de julio pasado, cuando vencieron los subsidios adicionales aprobados por el Congreso en marzo, los desempleados sólo reciben la ayuda estatal que, según el CAP, "no da para el alquiler ni mucho menos para otros gastos".

La crisis de desempleo ha golpeado con especial dureza a los hispanos y demás minorías: un análisis del Instituto de Política Económica (EPI, por su sigla en inglés), indicó que, para junio pasado,  la tasa de desempleo entre los latinos fue del 14,5%, en comparación con la del 10,1% entre los blancos.

Pizarra en blanco

Tras el rechazo de la medida, los senadores ahora afrontan la ingente labor de retomar las negociaciones y tratar de lograr una medida de consenso, cuando quedan apenas 54 días para unos comicios generales en los que la pandemia figura como tema principal.

Schumer y su bancada han recurrido a las redes sociales para recordar que la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, aprobó en mayo su propia versión de 3,4 billones de dólares , conocida como "Heroes Act", pero McConnell se ha negado a someterla a debate y voto.

Esa medida superaba los tres billones de dólares y su costo fue apenas una de las objeciones de los republicanos. Durante las negociaciones, los demócratas posteriormente afirmaron que respaldarían una medida de 2,2 billones de dólares, pero los republicanos tampoco ceden a ese monto.

Cabizbajos, la mayoría de los senadores cree poco probable que el Congreso destrabe las negociaciones y logre aprobar una medida antes de noviembre. El objetivo entonces sería retomar el diálogo después de las elecciones, en un abreviado periodo de sesiones antes de fin de año.