IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno de Biden aprovechará las reservas de petróleo para frenar la subida del precio de la gasolina

El coste de la gasolina en el país ha alcanzado una media de unos 3.40 dólares el galón, más del doble que el año anterior.

Por Lauren Egan y Shannon Pettypiece - NBC News

El Gobierno de Biden está liberando petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de la nación en un esfuerzo por abordar el aumento de los precios de la gasolina antes de la temporada de vacaciones, según comunicó la Casa Blanca este martes.

Como parte de la medida, el Departamento de Energía pondrá a disposición 50 millones de barriles de petróleo para bajar los precios y hacer frente al desajuste entre la demanda y la oferta de los consumidores en medio de la pandemia, según el Gobierno.

La decisión se tomó conjuntamente con otros grandes países consumidores de energía -entre ellos India, Japón y Corea del Sur- para frenar el aumento de los precios de la energía, después de que las naciones ricas en petróleo rechazaran los reiterados llamamientos a aumentar la producción mientras la economía mundial se recupera de la pandemia de COVID-19 y aumenta la demanda de combustible.

[Más mujeres están renunciando a sus trabajos en EE.UU. Estas son las consecuencias para las empresas]

"El aumento de los precios de la gasolina se ha producido porque la oferta mundial de petróleo no ha seguido el ritmo de la demanda mundial a medida que la economía se ha recuperado de la pandemia, porque los países y las empresas han frenado el suministro de petróleo y los descensos de los precios del petróleo que hemos visto no se han traducido en precios más bajos en el surtidor", explicó un alto funcionario de la Administración en una llamada con los periodistas. "El presidente está actuando en ambos frentes y se ha comprometido a utilizar todas las herramientas que sean necesarias".

Los precios de la gasolina en Estados Unidos antes del Día de Acción de Gracias se sitúan en una media de 3.42 dólares el galón, la más alta desde 2014. Algunas partes del país están experimentando subidas más pronunciadas, como California, donde los precios superan los 4.50 dólares en algunas zonas.

Se espera que más de 48 millones de personas viajen en coche durante la festividad de Acción de Gracias, según las predicciones de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

La Casa Blanca ha intentado abordar el tema de los precios de la gasolina, ya que la preocupación por la inflación se ha convertido cada vez más en una crítica a la presidencia de Biden.

Biden y otros funcionarios de la Administración han presionado a la alianza de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, liderada por Arabia Saudí y Rusia, para que bombee más petróleo y con la esperanza de que baje el precio de la gasolina. La Organización de Países Exportad (OPEP), cuyos países miembros representan en conjunto aproximadamente el 77% de todas las reservas de crudo, se ha negado a aumentar la producción, ciñéndose a su plan de modestos incrementos mensuales.

[Se disparan los precios de la cena de Thanksgiving: muchos sustituyen con platos de sus países]

Biden también pidió la semana pasada a la Comisión Federal de Comercio que investigue un comportamiento “anticonsumidor” por parte de las compañías petroleras y de gas y si podría haber provocado el aumento de los precios de la gasolina.

La Reserva Estratégica de Petróleo se creó tras la crisis del petróleo de los años 70 como red de seguridad energética nacional. El crudo de emergencia se almacena en cuatro cavernas subterráneas de sal a lo largo de las costas de Texas y Louisiana.

Los cuatro sitios contienen actualmente unos 620 millones de barriles de crudo, el mayor suministro de emergencia del mundo. La reserva es capaz de abastecer todas las necesidades de consumo de Estados Unidos durante aproximadamente un mes.

El presidente puede ordenar una retirada total de la reserva en caso de una grave interrupción del suministro energético y también puede ordenar una retirada limitada -hasta 30 millones de barriles- para atender necesidades de emergencia a corto plazo.

[Por qué el impacto negativo del COVID-19 en las mujeres es desproporcionado]

Desde su creación, sólo tres presidentes han ordenado la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo.

El expresidente Barack Obama ordenó la liberación de 30 millones de barriles en 2011 para compensar las interrupciones de suministro causadas por la guerra civil de Libia; el expresidente George W. Bush liberó 11 millones de barriles en 2005 para ayudar a las refinerías perjudicadas por el huracán Katrina; y el expresidente George H.W. Bush liberó 17 millones de barriles en 1991 en respuesta a la Guerra del Golfo.