El FBI investiga una posible operación extranjera para desacreditar a Biden antes de las elecciones

Unos supuestos correos electrónicos del hijo del candidato demócrata han sido publicados en prensa pero su hallazgo estrambótico plantea serias dudas sobre su origen y veracidad.
El exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter Biden, en un juego de baloncesto en 2010.
El exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter Biden, en un juego de baloncesto en 2010.AP

Por Ken Dilanian – NBC News

WASHINGTON — Investigadores federales analizan si los correos electrónicos que supuestamente describen las actividades de Joe Biden y su hijo Hunter, y que fueron encontrados en una computadora portátil en un taller de reparación de Delaware, están vinculados a una operación de inteligencia extranjera, dijeron a NBC News dos personas familiarizadas con la investigación.

El FBI confiscó la computadora portátil y un disco duro mediante una citación del gran jurado. Posteriormente ese documento fue divulgado por el diario New York Post. El FBI se ha negado a comentar al respecto.

El Post, un tabloide conservador, ha publicado una serie de reportajes basados en correos electrónicos que afirma haber obtenido Rudy Giuliani, abogado del presidente, Donald Trump.

La primera historia destacó lo que definió como un “correo electrónico irrefutable” que sugería una reunión entre Biden y un representante de Burisma Holdings, una empresa ucraniana con la que Hunter Biden, su hijo, estuvo relacionado laboralmente.

La campaña de Biden dice que no hay evidencia de que la reunión haya ocurrido, y el reporte fue recibido con escepticismo.

[Trump atacó repetidamente al hijo de su rival Joe Biden por sus negocios en el extranjero. Él ahora le da una respuesta]

George Mesires, abogado de Hunter Biden, dijo en un comunicado: “No tenemos idea de dónde salió esto, y ciertamente no podemos acreditar nada de lo que Rudy Giuliani proporcionó al New York Post, pero lo que sí sé con certeza es que esa supuesta reunión nunca ocurrió”.

Rudy Giuliani, abogado del presidente Donald Trump y exalcalde de la ciudad de Nueva York, hablaba con un grupo de periodistas frente al ala oeste de la Casa Blanca, el 1 de julio de 2020.  Getty Images

“El New York Post nunca le preguntó a la campaña de Biden sobre los elementos críticos de esta historia”, dijo Andrew Bates, portavoz de la campaña de Biden, “ciertamente nunca mencionaron que Rudy Giuliani, cuyas desacreditadas teorías de la conspiración y su alianza con figuras relacionadas con la inteligencia rusa han sido ampliamente divulgadas, afirmaba tener estas informaciones”.

[Trump arremete con durísimas palabras contra su rival Joe Biden en un mitin político. Así lo atacó]

Y agregó: “Hemos revisado los horarios oficiales de Joe Biden desde ese momento y nunca se celebró ninguna reunión, como alega el New York Post”.

Las preguntas se han centrado en la versión del diario acerca de cómo se obtuvieron los correos electrónicos y otros materiales. El periódico dijo que fueron encontrados en una computadora portátil que se dejó en un taller de reparación de Delaware, en abril de 2019, y nunca la reclamaron. Luego, el propietario del taller de reparaciones accedió al material privado, según dijo el Post.

El diario dijo que el dueño de la tienda, que ha sido identificado como John Paul Mac Isaac, llamó al FBI y también a un asociado de Giuliani. Mac Isaac dijo que cree que la computadora portátil forma parte de unos equipos que dejó Hunter Biden, el hijo de Joe Biden, porque la computadora tiene una etiqueta de la Fundación Beau Biden, una organización benéfica que lleva el nombre de su difunto hermano.

“Antes de entregar el equipo, el dueño de la tienda hizo una copia del disco duro y se la dio a Robert Costello, el abogado del exalcalde Rudy Giuliani”, dijo el Post, “Steve Bannon, exasesor del presidente, le informó al Post sobre la existencia del disco duro a fines de septiembre y Giuliani le proporcionó al Post una copia”.

Aún no se sabe si los correos electrónicos citados por el Post son auténticos o han sido manipulados.

Giuliani, quien reconoció haber ayudado a filtrar el material, ha tratado de divulgar información perjudicial para Biden con la ayuda de un hombre identificado por Estados Unidos como un oficial de inteligencia ruso.

Las dudas sobre la procedencia de los correos electrónicos han hecho que Facebook y Twitter limiten la propagación de la historia, lo que ha provocado duras críticas por parte de los republicanos.

En una entrevista publicada por la web informativa Daily Beast, Mac Isaac, el dueño del taller de reparaciones, no respondió varias preguntas importantes.

“A lo largo de la entrevista, Mac Isaac pasó de decir que se acercó a las autoridades después de ver los archivos en la computadora portátil a decir que, en realidad, fue el FBI quien lo contactó”, afirma Daily Beast. NBC News se ha comunicado con Isaac pero no ha recibido respuesta.

El Post publicó una citación del gran jurado para la computadora portátil y el disco duro. El documento fue emitido por un fiscal federal que ya tenía los números de serie de los dispositivos cuando se ordenó su entrega, a principios de diciembre de 2019, lo que indica que la policía federal estaba al tanto de los dispositivos específicos que querían examinar.

“Otro material extraído de la computadora”, dijo el Post, “incluye un video obsceno de 12 minutos que parece mostrar a Hunter, quien admitió haber luchado con problemas de adicción, fumando crack mientras participaba en un acto sexual con una mujer no identificada, además de muchas otras imágenes sexualmente explícitas”.

Muchos comentaristas han dicho que resulta difícil de creer que Hunter Biden dejara una computadora portátil llena de información incriminatoria en un taller de reparación.

Algunos han especulado que el material podría haber sido pirateado de las cuentas de Hunter Biden y lo sembraron en la computadora portátil para ofrecer una explicación plausible de cómo el material se hizo público.

En enero, se reportó que piratas informáticos rusos habían violado las redes de Burisma Holdings.