IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cuán graves son las fallas de memoria de Biden para gobernar: tres neurólogos responden

El reporte de un fiscal especial que describe al presidente como un “anciano con mala memoria” desató la condena inmediata de Biden...y una tormenta política.

Por Akshay Syal y Ghael Fobes - NBC News

Desde que un reporte publicado el jueves por el fiscal especial Robert Hur describió al presidente, Joe Biden, como un “anciano con mala memoria”, han surgido importantes percepciones erróneas sobre los cambios cognitivos asociados al envejecimiento, según afirman varios neurólogos.

El reporte sobre el manejo de documentos clasificados por parte de Biden señalaba que el mandatario no recordaba con exactitud el periodo de tiempo en el que ejerció como vicepresidente y tuvo dificultades para recordar cuándo falleció su difunto hijo, Beau Biden.

[Biden amasa millones para su campaña presidencial mientras Trump “quema el dinero” pagando abogados]

El mandatario rechazó los señalamientos del informe en una rueda de prensa celebrada el jueves, en la que dijo: “Mi memoria está bien”.

También han sido objeto de escrutinio otros sucesos recientes en los que el presidente, de 81 años, confundió nombres de líderes extranjeros.

Sin embargo, varios neurólogos dicen que olvidarse de los nombres de conocidos o tener dificultades para recordar fechas del pasado, en especial cuando se está bajo estrés, puede ser simplemente parte normal del envejecimiento.

“Si me preguntaran cuándo falleció mi madre, no podría decirles necesariamente el año exacto, porque fue hace muchos años”, dijo Paul Newhouse, jefe clínico del Centro de Investigación sobre el Alzheimer, en el centro Vanderbilt.

[El fiscal especial de los papeles clasificados de Biden concluye que los guardó “de forma intencional” pero no presentará cargos]

Casi todos los pacientes de edad avanzada tienen problemas para recordar los nombres de personas, dijo Newhouse. 

“Creo que es, por mucho, la queja más universal de todas las personas a medida que envejecen”, recalcó Newhouse.

Según su experiencia, este tipo de olvido en realidad no adelanta quién terminará padeciendo trastornos de la memoria. Sólo el médico o el neurólogo de una persona pueden hacer ese diagnóstico, no observadores externos, afirman expertos en cerebro.

Dennis Selkoe, codirector del Centro Ann Romney de Enfermedades Neurológicas del Hospital Brigham and Women’s de Boston, también dijo que olvidar nombres no aporta mucha información sobre posibles problemas de memoria. De hecho, el estrés y la falta de sueño pueden interferir en la memoria, independientemente de la edad.

“Los problemas para recordar nombres no son una base adecuada para llegar a la conclusión de si un individuo tiene un trastorno de memoria progresivo más consistente y más preocupante”, dijo Selkoe.

¿Cuándo deben preocupar los problemas de memoria?

Es normal que los cerebros mayores tengan más dificultad para retener información nueva y luego recuperarla, pero procesos mentales como la toma de decisiones y el juicio pueden mejorar con la edad, según Thomas Wisniewski, director del Centro de Investigación sobre el Alzheimer en NYU Langone Health y de su Centro de Neurología Cognitiva.

“Aunque la potencia bruta de la memoria tenga cierto grado de declive, quizá la sabiduría pueda aumentar porque el individuo tiene un mayor bagaje de experiencias y situaciones diferentes en cuanto a qué es lo mejor que puede hacer”, dijo Wisniewski.

[¿Puede Biden “cerrar la frontera” como dijo que haría si el Congreso le da autoridad?]

El problema no es tener dificultades para recordar nombres o llamar a alguien por el nombre equivocado, sino cuando la memoria de alguien es borrosa sobre experiencias recientes o pasadas, dijo Newhouse.

Los problemas con la memoria episódica —la memoria para acontecimientos en el tiempo o si una persona no recuerda haber ido de compras, por ejemplo— pueden ser un signo de un trastorno progresivo, pero no siempre.

Wisniewski dijo que se preocupa cuando las personas ni siquiera reconocen que están olvidando cosas. “Olvidan que han ido de compras y no son conscientes de que lo han olvidado”, afirmó.

En general, los neurólogos tienden a preocuparse menos por la capacidad del paciente para recordar pasajes remotos de hace muchos años, y más por la incapacidad para rememorar acontecimientos más recientes. Esto se debe a que la demencia afecta primero a la parte del cerebro responsable de los recuerdos a corto plazo, en contraposición a los recuerdos a largo plazo, dijo Newhouse.

“Lo que más me preocupa es si la persona puede recordar lo que pasó ayer o hace una hora”, dijo Newhouse.

Aunque las discusiones sobre el envejecimiento suelen girar en torno a la disminución de la memoria o del funcionamiento de una persona, hay beneficios cognitivos que acompañan al envejecimiento, dijo Selkoe.

“Hay un tipo de inteligencia emocional y capacidad para manejar muchos tipos diferentes de experiencias en la vida que vienen con una mayor longevidad”, dijo. “La gente puede tomar decisiones con más cuidado y de forma más racional”.