IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cómo la inflación amenaza la agenda de Biden y las mayorías demócratas

La incertidumbre económica ha elevado la urgencia de la mayoría de los demócratas para aprobar del proyecto de ley de la red de seguridad social del presidente.

Por Jonathan Allen - NBC News

WASHINGTON — La inflación amenaza con estancar la agenda del presidente, Joe Biden, y los republicanos aseguran que les ayudará a diezmar la mayoría demócrata en el Congreso.

“Las elecciones del año que viene serán un referéndum sobre el precio de los comestibles y se puede esperar que los aspirantes republicanos hablen de poco más de aquí a entonces”, vaticinó John Ashbrook, cofundador de la empresa de asuntos públicos Cavalry y antiguo asesor del líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky.

[Una corte bloquea temporalmente que el comité que investiga el asalto al Capitolio reciba los registros de Trump]

Desde los huevos hasta los autos de segunda mano, los precios están subiendo con una intensidad que los consumidores no habían visto en décadas, incluso mientras los tipos de interés suben.

Aunque el panorama general es más brillante –la economía está creciendo y sumando puestos de trabajo– a algunos demócratas les preocupa que los votantes presten más atención al coste de un galón de leche que a las tendencias macroeconómicas.

Sin embargo, en lugar de ahuyentarlos, la incertidumbre política de una economía de bolsa mixta ha aumentado el sentido de urgencia de la mayoría de los demócratas en cuanto a la aprobación del plan Reconstruir mejor de Biden, de 1.75 billones de dólares, que financiaría los esfuerzos para combatir la emergencia climática y reforzar la red de seguridad social de la nación.

El partido del presidente tiende a perder efectivos en el Congreso a mitad de mandato tras su primera elección, y a los demócratas no les sobran escaños en el Senado y sólo un puñado en la Cámara. Además, dicen los estrategas demócratas, el partido estará mejor si los titulares pueden demostrar que ayudaron a conseguir beneficios para el presupuesto familiar, como la ampliación de la desgravación fiscal por hijos.

“Los demócratas deberían hacer esto no por ningún argumento sobre la economía, sino porque cuando tienes el poder y la oportunidad de hacer un cambio político importante... lo haces”, opinó la encuestadora demócrata Anna Greenberg. “Tienes una narrativa y una historia que contar cuando te presentas, y creo que eso es más importante que intentar jugar a cómo va a afectar a la inflación”.

[Estos son los factores que influyeron para que EE.UU. tenga la inflación más alta en los últimos 30 años]

Pero el problema está en el Senado, donde el senador Joe Manchin, demócrata por West Virginia, ha instado a sus colegas a ralentizar la el debate sobre el proyecto de ley –que conlleva una inversión de 550,000 millones de dólares en energía verde– al menos en parte por la preocupación por la inflación.

“Según todos los indicios, la amenaza que supone la inflación récord para el pueblo estadounidense no es ‘transitoria’ y, por el contrario, está empeorando”, señaló Manchin en un tuit. “Desde la tienda de comestibles hasta la gasolina, los estadounidenses saben que el impuesto a la inflación es real y que Washington no puede seguir ignorando el sufrimiento económico que los estadounidenses sienten cada día”.

La frase “impuesto a la inflación” es una de las utilizadas a menudo por los republicanos para describir el dolor del aumento de los costos, y la adopción de Manchin fue ampliamente recibida como poco propicia para las posibilidades de los demócratas de promulgar la medida en un calendario rápido.

[Los viajes de Thanksgiving de este año pueden agotar las billeteras de la gente. Y su paciencia]

“En cuanto a cómo afecta [la inflación] a la plan de 'Reconstruir Mejor', obviamente la respuesta es cómo afecta a Joe Manchin”, apuntó el representante John Yarmuth, demócrata por Kentucky, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes.

Los demócratas no pueden estar seguros de cuál será el costo de una cesta de productos domésticos dentro de un año -la última medición del Departamento de Trabajo de ese índice de precios al consumo en octubre mostró un aumento interanual del 6.2%-, lo que hace difícil proyectar el grado de influencia que tendrá en las elecciones legislativas. Eso ayuda a explicar por qué no ha hecho que la Casa Blanca se replantee su propia agenda legislativa.

Con el tiempo, la Administración Biden ha transformado su mensaje sobre la inflación. Al principio, los funcionarios de la Casa Blanca la ignoraban. Luego, la descartaron como “transitoria”. Y ahora dicen que la aprobación del proyecto de ley Reconstruir Mejor la revertirá. Lo mismo dicen sus aliados en el mundo académico y en el Congreso.

“No tengo ninguna duda de que va a conseguir el plan 'Reconstruir Mejor', y que va a ayudar con la presión inflacionaria”, apuntó el viernes el representante Ro Khanna, demócrata por California, líder progresista en la Cámara de Representantes y aliado de Biden, en el programa Stephanie Ruhle Reports de nuestra cadena hermana MSNBC.

Las causas del aumento

La economía básica es fácil de entender: los precios están subiendo porque la demanda está superando a la oferta. El Congreso y los sucesivos presidentes -Biden y Trump- pidieron prestados varios billones de dólares y pusieron gran parte de ellos en manos de los consumidores para compensar los efectos económicos de la pandemia.

[Los precios están subiendo. Aquí cuatro estrategias para gastar de forma más inteligente]

Al mismo tiempo, el país está sufriendo escasez y retrasos en la entrega de bienes, muchos de ellos relacionados con las interrupciones de la cadena de suministro mundial.

A partir de ahí, tanto la economía como la política son complejas, y las posibles soluciones podrían ser más perjudiciales que útiles. La contramedida más fácil sería que la Reserva Federal subiera los tipos de interés, pero eso desalentaría los préstamos y podría frenar la economía. En otras palabras, podría ser que las subidas de los tipos de interés sean peores para la mayoría de los estadounidenses que la inflación.

El presidente Joe Biden habla durante una reunión del gabinete en la Sala del Gabinete de la Casa Blanca, el viernes 12 de noviembre de 2021, en Washington.Evan Vucci / AP

Pero son muchos más los votantes que dedican su tiempo a mirar los precios de los productos domésticos que a analizar los informes del Departamento de Trabajo, lo que significa que el shock de los precios puede superar las tendencias económicas más generales.

“La política es muy diferente a la sustancia”, dijo Aaron Klein, un ex funcionario del Departamento del Tesoro y miembro de alto nivel de economía en la Institución Brookings, un grupo de expertos de centro-izquierda de Washington. “Si la gente se preocupa de que su dinero no valga nada, entonces su visión de la economía se agravará”, lo que puede llevar a la ira contra el partido gobernante.

Desde el punto de vista de la política el trabajo que se lleva a cabo en el Congreso es menos importante que las acciones de la Junta de la Reserva Federal, que puede subir o bajar los tipos de interés para alterar el atractivo de los préstamos y afectar indirectamente a los precios.

[Para dueños de negocios latinos es “complicado” que los trabajadores renuncien exigiendo más dinero]

“El modo en que esta economía afronte la amenaza de la inflación vendrá determinado por la persona que Biden elija para la Reserva Federal más que por el hecho de que el Congreso apruebe el programa 'Reconstruir mejor”, afirmó.

Yarmuth cree a los economistas que dicen que la propuesta de Biden no aumentará la presión inflacionaria y que el precio de la gasolina –una medida rápida de los costos para muchos consumidores– se estabilizará antes de las elecciones de mitad de mandato.

Pero un reciente viaje a Costco demostró el grado en que los comestibles y otros bienes se están volviendo más costosos para las familias.

“Me sorprendió lo mucho que ha subido el precio de las cosas que compro. Obviamente, si las cosas siguieran empeorando en el panorama inflacionario, sería algo malo”, afirmó