IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cómo la congresista que durmió fuera del Capitolio ayudó a extender la moratoria de desalojos y cuánto puede durar

Cori Bush, representante demócrata por Missouri, tomó una iniciativa poco convencional para hacer que los CDC y la Casa Blanca evitaran que más de tres millones de hogares pudieran ser desalojados en medio de la pandemia de COVID-19. Aunque la protección no será permanente, sus métodos pueden ser usados para lograr otros avances.

Por Leigh Ann Caldwell and Haley Talbot – NBC News

La representante demócrata Cori Bush, quien pasó tres noches y tres días en los escalones del Capitolio de Estados Unidos, obtuvo un triunfo que posiblemente dure poco, pero que algunos políticos progresistas esperan convertir en victorias futuras.

A menudo, parece imposible lograr cosas dentro de un Congreso profundamente dividido, pero Bush saboreó una victoria momentánea esta semana cuando la Casa Blanca restableció la moratoria a los desalojos.

Ahora un grupo de legisladores progresistas está utilizando esta victoria para impulsar otros temas, incluida la cancelación de la deuda estudiantil, sobre la que la Administración de Joe Biden anunció otra extensión de pago el viernes. 

Los demócratas han elogiado a Bush, representante por Missouri.

La diputada Cori Bush, demócrata por Massachusetts, se dirige a la multitud que asistió a una sentada en el Capitolio después de que se anunciara que el Gobierno de Biden promulgaría una moratoria de desalojos en todo el país, el martes 3 de agosto de 2021.AP/Amanda Andrade-Rhodes

“Solía ​​preguntarme a mí misma: '¿Tiene valor  que yo esté aquí en lugar de otra persona?' Y ahora (Bush) ha respondido esa pregunta. Tiene valor que seas tú quien está aquí, y no alguien más”, dijo la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts.

Rich Luchette, consultor demócrata y exasistente del Congreso, dijo que la táctica de Bush fue efectiva y la comparó con la ocasión en que el representante John Lewis protestó en el piso de la Cámara de Representantes por el control de armas después del tiroteo en el club nocturno Pulse en Orlando.

“Ella encontró una forma innovadora de llamar la atención sobre un tema que no se había tratado antes”, dijo Luchette, y señaló que nunca se había realizado una protesta así en ninguna cámara del Congreso antes de que Lewis lo hiciera en 2016.

“Creo que está claro que las protestas pueden ser una táctica eficaz”, agregó

[No he podido pagar la renta, ¿qué puedo hacer ahora? Respondemos dudas sobre el fin de la moratoria de desalojos]

Pero puede que esta táctica no funcione para siempre. La moratoria de desalojos podría durar solo unos días y otra protesta similar podría no tener éxito nuevamente. Sin embargo, incluso aquellos contra los que Bush se expresó le ofrecieron felicitaciones.

“Gracias por tu movilización y por dar a conocer mejor el tema. Eso es parte de nuestro sistema, así que te agradezco”, dijo la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi.

Un intento de legislar

Bush no tenía hogar antes de comenzar su carrera política y sabía de primera mano a lo que se enfrentan millones de estadounidenses. Pero ella solo lleva en Washington ocho meses y, como la mayoría de los legisladores que recién empiezan, tiene poco capital político.

Muy pronto se unió a los miembros originales del llamado 'Escuadrón', seis legisladores progresistas de alto perfil, pero su influencia dentro de los pasillos del poder era limitada cuando hizo su protesta. Como la mayoría de las personas nuevas en el trabajo, carecía de comprensión de las intrincadas complejidades personales, políticas y estratégicas detrás de la aprobación de leyes.

Durante su breve tiempo en el Congreso, Bush ha trabajado con sus compañeros demócratas en múltiples temas. Ella apoya los esfuerzos para retirar fondos a la policía, una posición que los líderes de su partido han rechazado.

También tuvo problemas con sus compañeros demócratas, incluidos los miembros del Caucus Negro del Congreso, quienes dicen que Bush no les advirtió sobre una enmienda al proyecto de Ley de Reforma Policial de George Floyd que habría otorgado a los prisioneros el derecho al voto.

El conocimiento legislativo de Bush se puso a prueba el 30 de julio, cuando la Cámara baja suspendió la sesión para su receso programado de siete semanas sin extender la moratoria de desalojos.

[No he podido pagar la renta, ¿qué puedo hacer ahora? Respondemos dudas sobre el fin de la moratoria de desalojos]

Pelosi; el líder de la Cámara, Jim Clyburn; y la presidenta de Servicios Financieros, Maxine Waters, habían estado trabajando todo el día para reunir los votos y aprobar una extensión hasta el 18 de octubre. Había pocos chances de que el esfuerzo funcionara dada la dinámica en el Senado.

A medida que avanzaba el día, quedó claro que no habría suficiente apoyo demócrata. Bush estaba furiosa por la falta de votación. Intentó pedirle a los legisladores de la Cámara de Representantes que re reunieran y votaran, pero ya era demasiado tarde, pues la Cámara ya había suspendido la sesión.

Entonces fue cuando recurrió a sus raíces activistas.

Bush y Alexansdria Ocasio-Cortez transmitieron en vivo en Instagram para los 8.7 millones de seguidores de la congresista demócrata por Nueva York. Ambas instaron a una maratón de cinco días para dormir en los escalones del Capitolio, hacer entrevistas televisivas, planificar con sus colegas e intentar influir en los que toman las decisiones.

Un cambio al cabildeo

Al tercer día, Bush estaba exhausta y físicamente adolorida por dormir en una silla frente al Capitolio. Pero estaba decidida a aguantar.

Se enteró de que la vicepresidenta, Kamala Harris, tenía una reunión en el Senado y Bush fue a verla sin invitación.

En ese momento, Nancy Pelosi la llamó. Era la primera vez que hablaban desde que la Cámara levantó la sesión el viernes por la noche sin aprobar una prórroga. Pelosi dijo a Bush que estaba haciendo un gran trabajo, pero que no volvería a convocar a la Cámara para votar sobre la moratoria.

Luego Harris salió de su oficina.

Bush se acercó a ella, la miró a los ojos y le preguntó: “¿Cómo puedes ayudarme?”. La vicepresidenta no se comprometió, pero le agradeció por todo el trabajo que estaba haciendo para llamar la atención sobre los desalojos.

Después del encuentro, Bush estaba angustiada, dijeron personas cercanas a ella. Abandonó el Senado sintiéndose abatida y caminó de regreso a los escalones del Capitolio.

Su personal pidió al personal de Pelosi un mensaje de unidad, y Bush estaba preparada para concentrarse en presionar a la Casa Blanca y los CDC. Pero entonces la marea comenzó a cambiar.

[Una jueza federal anula la moratoria a los desalojos de viviendas durante la pandemia]

Bush se enteró de que Chuck Schumer, líder de la mayoría demócrata en el Senado, saldría para encontrarse con ella en los escalones del Capitolio. Luego, la oficina de Pelosi aceptó el mensaje de unidad y el resultado fueron mensajes consecutivos instando a los CDC a extender la moratoria.

“Fue una tormenta perfecta”, dijo un asistente demócrata de alto rango.

Pasaron otra noche y un día en los escalones, antes de que la Casa Blanca anunciara sus nuevas pautas específicas para áreas con alta transmisión comunitaria de COVID-19. La noticia se produjo en el primer aniversario de la victoria de Bush en las primarias, cuando derrotó al representante demócrata Lacy Clay, quien acumulaba diez mandatos.