Choques, cargas policiales y gases lacrimógenos: nuevas protestas en Portland en medio de la polémica por el despliegue de agentes federales

La fiscal general de Oregón demandó al Departamento de Seguridad Nacional y al Servicio de Alguaciles al acusarlos de desplegar a efectivos no identificados que arrestaron a personas en las calles de Portland "sin advertencia ni explicación, sin una orden judicial y sin proporcionar ninguna manera de determinar quién dirige esta acción".
/ Source: Telemundo

Noche tras noche, las protestas y tensiones que empezaron en Portland, Oregon, a raíz del caso George Floyd a finales de mayo, continúan: este sábado se han reportado nuevos episodios protagonizados por manifestantes y policía, en ciertos casos violentos.  

Mientras tanto, la polémica sobre el despliegue de agentes federales por parte de la administración del presidente, Donald Trump, para contener los disturbios, así como sobre las prácticas utilizadas para cumplir con ese fin, se incendia.  

El diario local The Oregonian reporta que este sábado hubo distintas concentraciones a partir de las 6 pm, hora local. Si bien hubo actos pacíficos en contra de los abusos policiales y la discriminación racial, en algunos casos la tensión volvió a explotar por los aires. 

Una protesta en el norte de la ciudad fue declarada como un disturbio el sábado por la noche luego de que la policía comunicó que manifestantes irrumpieron en la sede del sindicato policial y lo incendiaron, reporta la emisora local KGW, afiliada de NBC. El incendio se extinguió minutos después, dijo la policía.

Otro escenario de protestas fue el área exterior del Centro de Justicia del Condado de Multnomah, en el centro de Portland, una zona donde ha habido varios enfrentamientos entre manifestantes y agentes en las últimas siete semanas. La Oficina del Fiscal de Estados Unidos informó que se había colocado una nueva barrera protectora alrededor del centro, pero algunos manifestantes derrumbaron una parte. 

Policías salieron a enfrentar a los manifestantes y hubo lanzamientos de gases lacrimógenos, cargas y otras técnicas de dispersión de multitudes congregadas.  

Las manifestaciones contra el racismo sistémico y la brutalidad policial han ocurrido todos los días en la ciudad más grande de Oregón desde que George Floyd murió asfixiado bajo custodia de la policía de Minneapolis, Minnesota, el 25 de mayo. The Oregonian reporta que este sábado fue el día 52 de protestas. 

[Desde Eugene Williams hasta George Floyd: un siglo de rebelión contra la violencia racista en EE.UU.]

A finales de junio, la administración Trump empezó a enviar a agentes federales para contener las protestas. Después de que se reportara que, en varias ocasiones, estos actuaron sin ser reconocibles y practicaron arrestos de forma supuestamente irregular, funcionarios demócratas que representan a Oregon en el Congreso pidieron una investigación sobre dichas prácticas. 

Entre las agencias utilizadas, está el Grupo de Operaciones Especiales de Alguaciles y un equipo de élite de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés). 

La fiscal general de Oregón, Ellen Rosenblum, demandó el viernes al Departamento de Seguridad Nacional y al Servicio de Alguaciles en un tribunal federal. La queja dice que agentes federales no identificados arrestaron a personas en las calles de Portland "sin advertencia ni explicación, sin una orden judicial y sin proporcionar ninguna manera de determinar quién dirige esta acción".

Además, está buscando una orden para evitar que agentes federales ejecuten arrestos, según la agencia de noticias The Associated Press. 

El alcalde de Portland, el demócrata Ted Wheeler, sostiene que la presencia federal en la ciudad exacerba el clima de tensión de las últimas semanas y ha pedido que estos agentes desplegados por la administración nacional se marchen. También dijo que la policía que él controla no necesita el apoyo de esas fuerzas. 

Varios medios reportaron que el viernes agentes federales usaron gases lacrimógenos y aplicaron la fuerza para dispersar a manifestantes. La policía de Portland también realizó operaciones de dispersión, aunque dijo que no usó gases lacrimógenos. 

El jefe de esta fuerza policial local, Chuck Lovell, dijo a los periodistas el viernes que sus oficiales están en contacto con los agentes federales, pero que su cuerpo no controla las acciones de esos otros, ni ocurre al revés. 

Este sábado, Wheeler indicó que la policía de la ciudad ya no trabajaría junto al Servicio Federal de Protección, la agencia del Gobierno que se encarga de la protección de edificios federales. 

Trump ha criticado duramente los desórdenes en Portland. El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, calificó este jueves a los manifestantes como "anarquistas sin ley" durante una visita a la ciudad,.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el representante demócrata por Oregón Earl Blumenauer emitieron una declaración conjunta el sábado denunciando las acciones de la administración Trump.

“Vivimos en una democracia, no en una república bananera. No toleraremos el uso de habitantes de Oregón, Washington o de cualquier otro estadounidense como accesorios en los juegos políticos del presidente Trump. La Cámara está comprometida a actuar rápidamente para frenar estos abusos de poder”, dijeron.

Con información de The Oregonian, KGW y The Associated Press. 

Vea también:

Al menos seis heridos leves y 13 detenidos en las manifestaciones de grupos extremistas en Portland

La muerte de George Floyd deja muchas lecciones. Esto ha significado para algunos latinos