IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden y Putin hablarán la próxima semana mientras aumentan las tensiones por Ucrania

Durante la conversación el presidente, Joe Biden, intentará presentar un conjunto de iniciativas que harían "muy difícil" para Putin continuar con su plan, que de ejecutarse se daría tan pronto como el próximo mes.

El presidente, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, hablarán por teléfono el próximo martes, en un momento en que las tensiones entre Estados Unidos y Rusia se intensifican a causa del aumento de las tropas ese país en la frontera ucraniana, lo que se considera una señal de una posible invasión.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó el sábado los planes para la tan esperada llamada y dijo que tendrá lugar por la tarde.

De acuerdo a la agencia de noticias The Associated Press, los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos determinaron que Rusia ha concentrado unos 70,000 soldados cerca de su frontera con Ucrania y comenzaron a planificar una posible invasión que podría ejecutarse tan pronto como a principios del próximo año, según un funcionario de la Administración Biden que no estaba autorizado a discutir ese hallazgo públicamente y habló bajo condición de anonimato.

Biden y Putin se reunieron en junio en la 'Villa la Grange', en Ginebra, Suiza. Patrick Semansky / AP

Los riesgos para Putin son enormes. Funcionarios estadounidenses y exdiplomáticos afirman que, aunque el presidente ruso está sentando claramente las bases para una posible invasión, el ejército ucraniano está mejor armado y preparado hoy que en el pasado, y que las sanciones con las que amenaza Occidente perjudicarían gravemente a la economía rusa.

[Miles de millones de dólares del plan de infraestructura ya están en camino para ser invertidos en agua y tuberías]

“Lo que estoy haciendo es reunir lo que creo que será, el conjunto más completo y significativo de iniciativas para hacer muy, muy difícil que el Sr. Putin siga adelante y haga lo que a la gente le preocupa que pueda hacer”, dijo Biden el viernes.

Funcionarios ucranianos han dicho que Rusia podría invadir el país el próximo mes. El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, aseguró que estiman que hay 94,300 tropas rusas cerca de Ucrania y en la península de Crimea, anexa a Rusia y que podría existir una “escalada” en enero. 

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, denunció recientemente que un grupo de rusos y ciudadanos de su país planeaba intentar un golpe de estado. Agregó que conspiradores intentaron contar con la ayuda del hombre más rico de Ucrania, Rinat Akhmetov.

Rusia y Akhmetov han negado que haya un complot en marcha, pero los rusos se han vuelto más explícitos recientemente en sus advertencias a Ucrania y Estados Unidos.

[Symone Sanders, principal portavoz de la vicepresidenta Harris, dejará su puesto a finales de año]

Según una persona cercana al dirigente ucraniano, Biden también tiene previsto hablar con Zelensky la próxima semana.  De acuerdo a The Associated Press, esta persona no estaba autorizada a comentar públicamente antes del anuncio de la llamada y  también habló bajo la condición del anonimato.

De acuerdo con el Kremlin, en la llamada, Putin buscaría garantías vinculantes que impidan la expansión de la OTAN a Ucrania. 

Sobre esto, Biden se limitó a decir el viernes que no acepta “la línea roja de nadie”. 

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que la Administración  coordinaría con los aliados europeos si avanzaba con las sanciones. La funcionaria aludió a la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, la península del Mar Negro  había estado bajo el control de Ucrania desde 1954.

“Sabemos lo que el presidente Putin ha hecho en el pasado”, dijo Psaki.

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia han sido difíciles desde que Biden asumió el cargo.

[El Senado llega a un acuerdo para evitar el cierre del Gobierno]

Su Administración ha impuesto sanciones contra objetivos rusos y ha llamado la atención a Putin por la injerencia del Kremlin en las elecciones de Estados Unidos, la actividad cibernética contra empresas estadounidenses y el trato dado al opositor Alexei Navalny, que fue envenenado el año pasado y posteriormente encarcelado.

Cuando Putin y Biden se reunieron en Ginebra en junio, Biden advirtió que si Rusia cruzaba ciertas líneas rojas, incluyendo ir tras las principales infraestructuras estadounidenses, su respondería y “las consecuencias de eso serían devastadoras”.