IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden y Putin destacan algunos avances tras su encuentro pero persisten fuertes tensiones

Tras una reunión de varias horas, el presidente recalca que pidió cuentas por los ciberataques y el asesinato de opositores, y el líder ruso califica de “constructiva” la cumbre y anuncia el regreso de los embajadores.

El presidente, Joe Biden, y el mandatario ruso, Vladimir Putin, acordaron este miércoles iniciar diálogos sobre ciberseguridad y limitación de proliferación de armas nucleares durante su cumbre en Ginebra, Suiza, tras meses de tensiones y acusaciones cruzadas.

Los presidentes también decidieron que sus respectivos embajadores regresen a Washington y Moscú, de donde fueron expulsados en abril como consecuencia de la escalada de tensión. 

Biden confirmó que ambos pactaron avanzar en las conversaciones para determinar que cierto tipo de infraestructuras queden a salvo de ataques informáticos. En este sentido, aseguró que mantendrán nuevas negociaciones para debatir la persecución de delincuentes que perpetran "ransomwares", ciberataques que reclaman un rescate para recuperar los datos sustraídos.

En su opinión, 16 sectores deben ser protegidos, incluidos el de la energía y el agua, detalló a la prensa.

Estados Unidos lleva tiempo acusando a Rusia de estar detrás de una serie de ciberataques sufridos en los últimos años, así como de interferir en las campañas presidenciales de 2016 y 2020.

"Creemos que la ciberseguridad es importante para el mundo en general, para Estados Unidos en particular y también para Rusia", declaró el mandatario rusio.

Otro de los puntos acordados en la reunión bilateral fue instaurar un "diálogo estratégico de estabilidad", en el que participarán expertos militares y funcionarios diplomáticos, para sentar las bases de cara a futuras medidas de control de armas y de reducción de riesgos. 

"Hoy reafirmamos el principio de que no se puede ganar una guerra nuclear y de que nunca se debe librarse", expresaron ambos líderes en un comunicado conjunto. "Estados Unidos y Rusia han demostrado que, incluso en períodos de tensión, son capaces de avanzar en nuestros objetivos compartidos de garantizar la previsibilidad en la esfera estratégica, reduciendo el riesgo de conflictos armados y la amenaza de guerra nuclear", señalaron.

La disidencia rusia

El apretón de manos que ambos líderes se dieron al encontrarse selló el clima en el que se desarrolló la cumbre. Biden valoró el ambiente tranquilo de la conversación, calificada de "constructiva" por Putin.

"Nuestro punto de vista sobre muchas cuestiones difiere, pero, en mi opinión, ambas partes demostraron el deseo de entenderse y buscar formas de acercarse", afirmó el presidente ruso durante su rueda de prensa posterior a la reunión.

Uno de los temas que les sigue separando es la oposición rusa. Biden manifestó su preocupación por el trato que puedan recibir los disidente, entre ellos Alexei Navalny, actualmente encarcelando tras sobrevivir a un envenenamiento con un agente nervioso. También habló del caso de dos ciudadanos estadounidenses "encarcelados injutamente" en Rusia.

Putin dijo a la prensa sobre Navalny, cuyo nombre no mencionó en ningún momento, que "se movió deliberadamente para ser arrestado".

Los líderes también hablaron de Afganistán, Irán, Siria, Ucrania y el Ártico, donde Estados Unidos reprocha a Rusia su intención de "militarizar" esta región. El mandatario ruso rechazó estas "acusaciones infundadas", afirmando que su país está implementando bases desde las que poder realizar rescates en caso de accidentes y trabajar por el medioambiente, por lo que ambos deberían "colaborar".

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (segundo por la izquierda), y el mandatario de Rusia (tercero por la izquierda), Vladimir Putin, junto al secretario de Estado, Antony Blinken, (primero por la izquierda), y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov (derecha), durante la reunión bilateral en Villa la Grange en Ginebra, Suiza, el miércoles 16 de junio de 2021. (Mikhail Metzel/Pool Photo via AP)AP

La cita estuvo dividida en tres partes. En la primera participaron únicamente los presidentes con el secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. En las dos siguientes sesiones también intervinieron miembros de ambos gobiernos. 

Durante los instantes previos l inicio de una cumbre se vivieron momentos inusuales, con gritos y empujones de reporteros que reprocharon a miembros de la seguridad de Putin impedirles hacer su trabajo.

Los antecedentes

Biden y Putin acudieron a la reunión con el objetivo de avanzar hacia el deshielo de sus relaciones. 

El presidente negó categóricamente en una entrevista exclusiva con nuestra cadena hermana NBC News las acusaciones formuladas por el Gobierno estadounidense. "Hemos sido acusados de todo tipo de cosas", destacó Putin, "Interferencias en elecciones, ciberataques y un largo etcétera. Y ni una sola vez, ni una sola vez, se han molestado en presentar algún tipo de prueba o evidencia. Sólo acusaciones infundadas", agregó.

El mandatario ruso también rechazó las acusaciones que lo relacionaban con el asesinato de varios líderes opositores en su país.

Biden dijo a inicios de esta semana que sería un paso importante si Estados Unidos y Rusia pueden encontrar finalmente "estabilidad y previsibilidad" en su relación, una meta aparentemente modesta para tratar con quien el presidente considera uno de los principales adversarios de Estados Unidos.

"Deberíamos decidir qué áreas son de mutuo interés, del interés del mundo, cooperar y ver si podemos hacerlo", aseguró el mandatario estadounidense. "Y sobre las áreas en las que no estamos de acuerdo, dejar claro cuáles son las líneas rojas", precisó.
 

Putin coincidió en que la relación bilateral necesita ser más “estable y predecible [...] esto es algo que no hemos visto en los últimos años”.

Pero su portavoz, Dmitry Peskov, dijo el miércoles a la agencia The Associated Press, antes de la reunión, que no  esperaban avances y que "la situación es demasiado difícil en las relaciones ruso-estadounidenses". En su opinión, "el hecho de que los dos presidentes hayan acordado reunirse y empezar por fin a hablar abiertamente de los problemas es ya un logro".

El presidente ruso reconoció durante la entrevista con NBC News que Biden "es radicalmente diferente" del expresidente Donald Trump, a quien llamó un "individuo extraordinario", pero comparó su comportamiento con la larga carrera de Biden en política.

"Ese es un tipo diferente de persona", dijo Putin sobre Biden. "Tengo la gran esperanza de que, sí, haya algunas ventajas, algunas desventajas, pero no habrá ningún movimiento impulsivo por parte del presidente estadounidense en funciones", agregó.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se muestra desafiante durante una entrevista con NBC News, días antes de su reunión con Joe Biden.NBC News

En los dos meses que han transcurrido desde que Biden invitó a Putin a reunirse con él, diversos grupos rusos han sido ligados a ataques cibernéticos contra agencias gubernamentales estadounidenses, así como un importante productor de carne y el mayor oleoducto en la costa Este.

Rusia también respaldó al presidente de Bielorrusia, un aliado de Moscú, cuando hizo aterrizar un avión para detener a un periodista disidente. Y antes de la cumbre de Ginebra prohibió varias organizaciones políticas vinculadas al líder opositor Alexei Navalny, quien se encuentra encarcelado tras sobrevivir a un envenenamiento con un agente nervioso.

El presidente llegó a Ginebra el martes después de reunirse en los últimos días con sus socios del G-7, Reino Unido y la OTAN, en busca de fortalecer las desgastadas alianzas de Estados Unidos dejadas por Trump al término de su mandato y hacer frente común ante China y Rusia. Putin llegó el mismo miércoles. 

Con información de NBC News y The Associated Press.