IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden condena la presión por los derechos de voto de las minorías durante un discurso en Philadelphia

El presidente criticó este martes los cambios de leyes estatales de votación respaldados por republicanos que restringen el acceso a las urnas de las minorías afroamericana y latinas. "Estamos enfrentando la prueba más significativa para nuestra democracia", subrayó el mandatario.

Por Mike Memoli - NBC News

PHILADELPHIA — El presidente estadounidense, Joe Biden, criticó este martes durante un discurso en Philadelphia, Pennsylvania, la oleada de cambios en las leyes estatales de votación respaldados por los republicanos que restringen el acceso a las urnas de las minorías afroamericana y latinas del país.

El mandatario, que expuso la estrategia de su Gobierno para proteger el derecho al voto en Estados Unidos, calificó las acciones de la oposición como los intentos "más atroces de dañar la integridad de la democracia del país desde la Guerra Civil", con la intención de formar una amplia coalición para "superar esta tendencia antiestadounidense".

"Estamos enfrentando la prueba más significativa para nuestra democracia", subrayó Biden durante su discurso. 

[Biden firma una orden ejecutiva para mejorar los salarios y limitar el poder de las grandes empresas]

El presidente, que ha enfrentado una creciente presión de activistas demócratas e incluso aliados cercanos para hacer un uso más agresivo del megáfono presidencial sobre los derechos al voto, argumentó en un discurso prometido y esperado desde hace mucho tiempo que el esfuerzo republicano para promulgar nuevas leyes estrictas de votación es "antidemocrático, antiestadounidense y antipatriótico".

Biden, que habló junto al Independence Hall en Filadelfia, vinculó las nuevas leyes de votación con otras tácticas históricas de privación del derecho al voto de los votantes, incluidos los impuestos electorales, las pruebas de alfabetización y las estrategias de intimidación de votantes por parte de grupos como el grupo supremacista Ku Klux Klan, según explicó un funcionario de la Casa Blanca.

El presidente también se refirió a "la gran mentira" del expresidente, Donald Trump, en referencia a su denuncia sin pruebas de que le habían "robado" las elecciones del pasado noviembre, y el efecto que ha tenido en sus votantes y en su partido, que ha impulsado cientos de leyes estatales para restringir el voto.

"La gran mentira es simplemente eso, una gran mentira", sentenció el presidente.

El mandatario opinó que los estadounidenses "deberían estar alarmados" por esa tendencia y que es un "imperativo nacional" que el Congreso apruebe una reforma nacional que contrarreste las medidas aprobadas a nivel estatal.

Las declaraciones de Biden concuerdan con la llegada el lunes a Washington de legisladores demócratas de Texas que se marcharon del estado en un último intento por bloquear la aprobación de unas reformas electorales por falta de quórum. 

Dado que la votación en sí se ha convertido en un punto álgido partidista, el discurso de Biden es seguido de cerca en ambos partidos, quizás sobre todo por sus compañeros demócratas. Ningún área puede demostrar mejor el estado de la tregua cada vez más incómoda entre Biden y la base activista de su partido que la división táctica entre ellos sobre el tema.

[Biden anuncia que EE.UU. abandonará Afganistán el 31 de agosto pese al riesgo de guerra civil y el resurgir de los talibán]

Los líderes progresistas, e incluso algunos de los aliados tradicionales de Biden, han hecho cada vez más pública su frustración por lo que ven como la inacción de Biden al defender la legislación federal para contrarrestar los cambios en la ley de votación liderados por los republicanos.

La Casa Blanca defiende los esfuerzos de Biden en nombre de la Ley For the People y dice que volverá a pedir su aprobación el martes. Pero los funcionarios han tenido cuidado con la forma en que usa su capital político, viendo un mejor uso para movilizar a los demócratas para que pongan el derecho al voto al frente y al centro en las elecciones de mitad de período del próximo año.

"La gente constantemente no le da crédito al presidente Biden por ser estratégico y saber exactamente qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo", señaló el asesor principal de la Casa Blanca, Cedric Richmond, en una entrevista.

Muchos demócratas dicen que los derechos de voto son urgentes a corto plazo, pero no creen que esa opinión prevalezca en la Casa Blanca, donde Biden tiene una visión a largo plazo.

"Lo que le enfatizamos al presidente es que tenemos la espalda contra la pared", dijo a los periodistas Sherrilyn Ifill, presidenta del Fondo de Educación y Defensa Legal de la NAACP. "Debemos tener legislación. Debemos hacer que el presidente use su voz, su influencia, su poder".

[Por qué los tres meses que vienen pueden dar forma a los próximos tres años de Biden en el cargo]

Los grupos progresistas han sido más abiertamente críticos, exigiendo que Biden use su púlpito de intimidación no para trabajar hacia victorias electorales el próximo otoño, sino para defender ahora la enmienda de las reglas del filibusterismo del Senado -una táctica de objeción parlamentaria que ha derivado en la necesidad de obtener 60 votos para pasar algunas leyes en el Senado- y la promulgación de la Ley Para el Pueblo.

"No creo que la crisis número uno que enfrenta este país en este momento sean nuestras carreteras y puentes. Creo que la principal crisis que enfrenta el país en este momento es el aumento del fascismo y un ataque directo a la democracia", opinó Ezra Levin, cofundador de Indivisible, una organización progresista.

Levin dijo que Biden debe ofrecer más que una advertencia severa sobre lo que está en juego y un "respaldo pasajero" de la Ley For the People, pidiendo "el lanzamiento de una campaña dirigida por la Casa Blanca para reunir a la opinión pública a favor de esta idea popular". "

James Clyburn, representante por Carolina del Sur, el tercer demócrata de rango en la Cámara de Representantes, ofreció esta severa advertencia cuando pidió a Biden que apoyara el fin del filibusterismo.

El presidente Joe Biden habla durante una reunión sobre la reducción de la violencia armada, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca, el lunes 12 de julio de 2021 en Washington D.C.AP Photo/Evan Vucci

"Echamos a perder este asunto de la votación y [Raphael] Warnock no va a estar en el Senado y no vamos a ganar nada en Carolina del Norte y no tendremos ninguna oportunidad en Florida", explicó Clyburn en un entrevista, refiriéndose a tres campos de batalla del Senado en las elecciones de mitad de período, donde sugirió que hay temores de que la participación negra pueda verse afectada debido a los cambios en la votación republicana.

[Allen Weisselberg deja de ocupar roles de liderazgo en la Organización Trump tras los cargos criminales presentados en su contra]

Para Biden y su equipo senior, el tipo de activistas de la prensa pública de todo el tribunal que querían que hiciera antes de una votación clave en el Senado sobre los derechos de voto el mes pasado no iba a mover a suficientes senadores republicanos para asegurar la aprobación final, y podría haber costado él valioso capital político cuando lo necesita para promover un frágil paquete de infraestructura bipartidista.

En cambio, Biden se centró en una tarea más alcanzable: trabajar para garantizar la unanimidad dentro del caucus demócrata, algo que no es un hecho, como dijo el Senador. Joe Manchin, demócrata por West Virginia, se mantuvo indeciso hasta las últimas horas.

Richmond dijo: "No teníamos 50 votos antes de esa votación. El presidente trabajó por teléfono, y obtuvimos el apoyo de todos los senadores demócratas. Si quieren un mandatario que simplemente se golpea el pecho sin decir nada, lo tenían en el último presidente. El actual mantiene la cabeza baja, hace el trabajo y trata de llegar al resultado que necesitamos", opinó.

Los funcionarios de la Administración sostienen que aunque los activistas de ambos partidos se han centrado en el debate, la mayoría de los estadounidenses no lo han estado. Esa es la audiencia menos ideológica y políticamente enfocada a la que Biden hablará directamente el martes y en los próximos meses.

[El Pentágono cancela un contrato de $10,000 millones bajo polémica por una denuncia de que Trump influyó de manera irregular]

El objetivo es aumentar la presión no solo en las elecciones a la Cámara de Representantes y al Senado el próximo año, sino también en los tipos de carreras legislativas locales y estatales que, en última instancia, tienen un mayor impacto en las leyes de votación.

Es por eso que, cuando Biden se reunió con líderes de derechos civiles en la Casa Blanca sobre cuestiones de votación la semana pasada, la vicepresidenta Kamala Harris estaba disparando el pistoletazo de salida a lo que los demócratas dicen que será un gran impulso electoral en la votación.

“Recuerde, esto no se trata solo de una elección nacional”, dijo Harris. "Esto también se trata de elecciones estatales y locales. Se trata de quién será su alguacil, su alcalde o su miembro de la junta escolar: las personas que son elegidas y luego toman decisiones que afectan su vida cotidiana".

Anunció una inversión inicial de 25 millones dólares del Comité Nacional Demócrata, que el partido dice que es la más grande y la más temprana de la historia, para registrar, educar y atraer votantes mientras lucha contra los esfuerzos de supresión de votantes a todos los niveles.

El presidente del Comité Nacional Demócrata, Jaime Harrison, dijo en una entrevista: "Creo que el presidente quería ver qué iba a pasar en términos del movimiento del Congreso sobre esto. Pero lo que están a punto de ver es un aumento dramático en términos de empujar desde esta administración y el Partido Demócrata para asegurarse de que la gente entienda que este es nuestro derecho más sagrado y es algo en lo que vale la pena invertir y luchar".

[Biden exige a Putin por teléfono que actúe contra los ‘hackers’ y amenaza con tomar medidas para defender los intereses de EE.UU.]

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que Biden convocaría el martes a "una nueva coalición, compuesta por defensores, activistas, estudiantes, líderes religiosos, líderes laborales y ejecutivos de empresas, para superar esta tendencia antiestadounidense y enfrentar el momento en cuanto a participación y voto". educación."

Pero a algunos demócratas clave les preocupa que una estrategia con miras a las elecciones de medio mandato en 16 meses podría ser ineficaz si las tácticas de supresión de votantes continúan imperando por los estados y condados liderados por republicanos antes de esa fecha.

Clyburn, cuyos esfuerzos ayudaron a que la Administración asumiera el cargo, está presionando a Biden para que apoye los cambios al filibusterismo.

"Si hacemos lo necesario para permitir que la gente vote sin restricciones, no tendremos que preocuparnos, porque ganaremos a lo grande en las elecciones de medio mandato", dijo. "Pero si no lo hacemos, perderemos mucho en esos comicios. Lo primero es lo primero", aseveró.

Hasta ahora, Biden solo ha expresado su apoyo para hacer más difícil que ejerzan el filibusterismo, por ejemplo, al exigir a los senadores que permanezcan en la sala y hablen.

Los funcionarios no revelaron si defender ese tipo de cambio sería un factor en el caso público de Biden. Richmond afirmó que Biden habla regularmente con Manchin, entre otros legisladores cuyo apoyo a cualquier cambio importante en la votación sería fundamental.

[¿Cuánto ganó el presidente en 2020? Joe Biden y Kamala Harris hacen pública su declaración de impuestos]

Incluso cuando la Casa Blanca sienta las bases para una lucha política sobre cuestiones de votación para el próximo otoño, los funcionarios sostienen que están trabajando en estrecha colaboración con los líderes legislativos para encontrar un camino a seguir en otra medida clave de derechos de voto que aún no se ha escrito completamente: una renovación de la Ley de Derechos Electorales lleva el nombre del fallecido ícono de los derechos civiles John Lewis.

"Nuestro objetivo es firmar algo en este Congreso más temprano que tarde", dijo Richmond.