IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden afirma que una recesión económica "no es inevitable"

En una entrevista con The Associated Press, el presidente habló del mal estado de ánimo de la población de Estados Unidos, tras dos años de pandemia y volatilidad económica y geopolítica: “La gente se siente muy, muy mal”.

WASHINGTON (AP) — El presidente, Joe Biden, dijo este jueves durante una entrevista con la agencia de noticias AP que el pueblo estadounidense se siente “muy, muy mal” después de dos años tumultuosos con la pandemia de coronavirus, la volatilidad en la economía y el aumento de los precios de la gasolina, que está afectando los presupuestos de las familias.

Biden aseguró que una recesión no es inevitable y se molestó con las afirmaciones de los legisladores republicanos de que el plan de ayuda por el COVID-19 del año pasado fue lo único por lo que la inflación llegó a un máximo de 40 años, y calificó ese argumento de “realmente extraño”.

En cuanto al ánimo de los estadounidenses en general, Biden dijo: “La gente se siente muy, muy mal”.

[El comité del asalto al Capitolio investiga si Trump puso “en peligro” la vida de Pence]

“Se sienten realmente mal”, insistió. “La necesidad de recibir atención para la salud mental en Estados Unidos se ha disparado, porque la gente ha visto que todo se ha alterado. Todo con lo que han contado se ha trastornado. Pero en su mayoría es consecuencia de lo que pasó, lo que pasó a causa de la crisis del COVID-19”, agregó.

Hablando con la AP en una entrevista de 30 minutos en la Oficina Oval, Biden abordó las advertencias de los economistas de que Estados Unidos podría encaminarse hacia una recesión.

El presidente, Joe Biden, durante una entrevista con The Associated Press en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 16 de junio de 2022.
El presidente, Joe Biden, durante una entrevista con The Associated Press en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 16 de junio de 2022.Evan Vucci / AP

“En primer lugar, no es inevitable”, declaró. “En segundo lugar, estamos en una posición más sólida que cualquier otra nación del mundo para superar esta inflación”, añadió.

En cuanto a las causas de la inflación, Biden mostró cierta actitud defensiva al respecto. “Si es mi culpa, ¿por qué en todos los otros países desarrollados del mundo la inflación es más alta? ¿Se pregunta eso? No estoy haciendo el inteligente”, dijo.

El presidente afirmó que ha visto motivos para el optimismo con la tasa de desempleo al 3.6% y la relativa fortaleza de Estados Unidos respecto al resto del mundo.

[Los préstamos más afectados por el incremento de las tasas de interés]

“Tengan confianza, porque confío en que estamos mejor posicionados que cualquier otro país del mundo para ser los mejores en el segundo cuarto del siglo XXI”, dijo Biden. “Eso no es una hipérbole, es un hecho”.

La sombría evaluación de Biden sobre la psique nacional se produce en un momento en el que los votantes se han resentido por su desempeño en el cargo y la dirección que ha tomado el país.

Solo el 39% de los adultos en Estados Unidos aprueban el desempeño de Biden como presidente, según una encuesta de mayo de The Associated Press y el NORC Center for Public Research, por debajo de las calificaciones que recibió el mes anterior.

El presidente describió algunas de las decisiones difíciles que ha enfrentado y dijo que el país necesita enfrentarse al presidente ruso, Vladimir Putin, por invadir Ucrania en febrero, a pesar de que las duras sanciones impuestas como resultado de esa guerra provocaron un aumento en los precios de la gasolina, lo que creó un riesgo político para Biden en un año electoral.

Biden hizo un llamado a las compañías petroleras a pensar en las necesidades a corto plazo del mundo y aumentar la producción.

Cuando se le preguntó por qué ordenó las sanciones financieras contra Moscú que han perturbado los mercados de alimentos y energía a nivel mundial, Biden dijo que hizo sus cálculos como comandante en jefe y no como un político que piensa en las elecciones.

[El precio del combustible lleva a servicios de emergencia a reducir sus prestaciones]

“Soy el presidente de los Estados Unidos”, dijo. “Es lo mejor para el país. En serio. En serio. ¿Porque, que ocurriría? ¿Qué pasa si el poder más fuerte en la OTAN, la estructura organizativa que armamos, no enfrenta la agresión rusa?".

Biden planteó la posibilidad de un caos en Europa si una Rusia sin trabas seguía adentrándose más en el continente, China se animaba a apoderarse de Taiwán y Corea del Norte se volvía aún más agresiva con sus ambiciones de armas nucleares.

Los precios al consumidor han subido un 8.6% durante el año pasado, el aumento más pronunciado en más de 40 años. Los legisladores republicanos han dicho que el paquete de alivio de coronavirus de Biden de 1.9 billones del año pasado inició una espiral de aumentos de precios.

El presidente dijo que no había “ninguna evidencia” para esa afirmación, y señaló que otros países han soportado precios más altos a medida que se reabrieron las economías y las personas se vacunaron. Aún así, Biden reconoció la afirmación de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, de que el gasto tuvo un efecto inflacionario limitado.

“Se podría discutir si tuvo en el margen un impacto menor en la inflación”, dijo. “No creo que lo hiciera. Y la mayoría de los economistas no lo hacen. Pero la idea de que causó inflación es extraña”.

Aún así, la alta inflación ha creado un enigma para Biden. Dio prioridad a recuperar millones de puestos de trabajo y ha visto que la tasa de desempleo ha vuelto a acercarse a los niveles previos a la pandemia. La Reserva Federal aumentó el miércoles su tasa de interés de referencia, con la esperanza de desacelerar la economía y reducir la inflación a su tasa objetivo del 2%.