IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Adam Laxalt gana las primarias republicanas al Senado de Nevada y se enfrentará a Cortez Masto

El exfiscal general del estado fue apoyado por Trump y derrotó al capitán retirado del Ejército Sam Brown.

Por Adam Edelman - NBC News

LAS VEGAS — El exfiscal general de Nevada, Adam Laxalt, ha ganado las primarias republicanas para el Senado del estado, según proyecta NBC News, derrotando al capitán retirado del Ejército Sam Brown.

Laxalt, que fue respaldado por el expresidente Donald Trump, tenía el 56% de los votos poco después de la 1 de la madrugada (hora del Este), mientras que Brown, cuyas perspectivas habían aumentado en las últimas semanas en medio de una oleada de apoyo de las bases, obtuvo el 33%.

[Nancy Mace se impone al candidato de Trump en las en primarias republicanas de Carolina del Sur]

Su victoria fue también la de Trump, cuyo historial a la hora de elegir ganadores en las primarias republicanas de este año ha sido desigual.

Laxalt avanza a la elección general contra la titular demócrata, la senadora Catherine Cortez Masto, que superó fácilmente a sus contrincantes de las primarias el martes por la noche, proyecta NBC News. La elección general entre Cortez Masto, la primera latina elegida para el Senado, y Laxalt se espera que sea una de las más competitivas de Estados Unidos y podría determinar el control de la Cámara de Representantes este otoño.

El elegido por Trump en la carrera republicana para gobernador, Joe Lombardo, también ganó el martes por la noche. Jim Marchant, un negacionista del resultado de las elecciones de 2020 y exlegislador del estado de Nevada, ganó las primarias republicanas para secretario de Estado.

Ambos partidos celebraron también primarias para los cuatro distritos congresuales del estado. El informe Cook Political, que no es partidista, ha calificado los tres que actualmente están en manos de los demócratas -el Primer Distrito del Congreso, en manos de la diputada Dina Titus; el Tercer Distrito del Congreso, en manos de la diputada Susie Lee; y el Cuarto Distrito del Congreso, en manos del diputado Steven Horsford- como un empate.

La senadora Catherine Cortez Masto, demócrata por Nevada, el 5 de mayo de 2022, en Washington.
La senadora Catherine Cortez Masto, demócrata por Nevada, el 5 de mayo de 2022, en Washington.Mariam Zuhaib / AP

Mientras tanto, recientes encuestas han mostrado a Laxalt por delante de Cortez Masto en un hipotético enfrentamiento, aunque los resultados están dentro del margen de error. El presidente Joe Biden ganó en Nevada hace dos años por menos de 34,000 votos, y el informe Cook Political ha calificado la carrera a gobernador del estado como un empate.

En la salva de apertura de lo que se espera que sea una carrera llena de golpes, Cortez Masto atacó a su recién estrenado oponente de noviembre justo momentos después de que NBC News calificara la contienda del GOP por Laxalt como un candidato “corrupto” en el que “los nevadenses no confían”.

[¿Por qué el aborto será clave para los candidatos demócratas y republicanos en las elecciones de medio mandato?]

“Adam Laxalt solo está para sí mismo, no para Nevada, que es la razón por la que fue abrumadoramente rechazado en su última campaña”, declaró el portavoz de la campaña de Cortez Masto, Josh Marcus-Blank. “Era un fiscal general corrupto y se ha vuelto aún peor desde su fallida campaña para gobernador”, afirmó.

Laxalt salió a última hora de la tarde, saludado por unas tres docenas de personas que esperaban en una sala privada del Casino Tamarack de Reno. El político centró sus comentarios en el trabajo que tenía por delante: vencer a Cortez-Masto, de quien dijo que estaba en deuda con Biden y con quien compartió la culpa de los altos precios de la gasolina y la inflación.

“Tenemos una peligrosa tendencia a dar poder a unos pocos, a las élites poderosas, a expensas de nuestros hombres y mujeres trabajadores. A expensas de las madres y los padres. A expensas de las pequeñas empresas y de los que están lejos de las altas esferas del poder. Y esto está a punto de detenerse”, afirmó.

Laxalt rindió homenaje a su oponente, Brown, al que calificó de “héroe americano, que estuvo a punto de perder la vida sirviendo a nuestra nación en el campo de batalla de Afganistán”. Brown es nuevo en la política de Nevada, pero obtuvo más del 30% de los votos el martes.

[¿Quién es Doug Mastriano, el ultraderechista que ha ganado la carrera republicana en Pennsylvania?]

Laxalt, el fiscal general de Nevada de 2015 a 2019 que se opuso ruidosamente a los resultados de las elecciones de 2020, se había mantenido durante meses como el presunto favorito para la nominación del partido. Pero en las últimas semanas, Brown había surgido como un independiente insurgente, construyendo el apoyo de las bases y cerrando la brecha en las encuestas.

Con el impulso de Brown, Laxalt -que copresidió la campaña de Trump para 2020 en Nevada y dirigió los esfuerzos para impugnar los resultados de las elecciones en el estado- hizo gala de su influencia en el expresidente, trayendo a varios de aliados para que se reunieran y tocaran puertas con él en los últimos días de la carrera. 

El viernes por la noche, Donald Trump Jr. celebró un mitin para Laxalt en Las Vegas, donde se les unió en el escenario el exfiscal general interino de Trump, Matt Whitaker.

Dos días antes, el propio Trump celebró un mitin con los partidarios de Laxalt, instándoles a apoyar a su antiguo copresidente de la campaña presidencial de Nevada.

[¿Está Trump al borde de anunciar otra candidatura a la presidencia de EE.UU.?]

Eso siguió a las visitas en el estado de prominentes republicanos como el senador Ted Cruz de Texas, el gobernador de Florida Ron DeSantis y Richard Grenell, director interino de inteligencia nacional durante la Administración Trump.

Fue más que suficiente para frenar a Brown, quien, en una entrevista con NBC News el martes en Las Vegas antes del cierre de las urnas, prometió apoyar a Laxalt si ganaba, y trabajar para unir a los republicanos en el estado.

“En el caso de que no tengamos éxito esta noche, vamos a trabajar absolutamente en todo el proceso de votación para asegurar que los republicanos tengan la mejor oportunidad de ganar en noviembre, y eso es algo a lo que me he comprometido”, afirmó Brown.

En otras contiendas estatales en Nevada, las primarias republicanas para fiscal general seguían siendo demasiado reñidas, ya que la abogada Sigal Chattah aventajaba a la abogada Tisha Black por 49% a 41% con el 52% de los votos escrutados.

El ganador se enfrentará al actual fiscal general demócrata Aaron Ford. Las primarias republicanas para vicegobernador también estuvieron demasiado reñidas. El ganador de la carrera entre Stavros Anthony y Tony Grady se enfrentará a Lisa Cano Burkhead.

[Mitch McConnell no apoyó endurecer las leyes de armas hace una década. ¿Por qué ha cambiado de opinión ahora?]

En la carrera por el Senado, la victoria de Laxalt se produjo tras las señales de que Brown -a quien Laxalt apenas mencionó al principio de la carrera- estaba avanzando para cerrar una brecha previa de 38 puntos en las encuestas.

Para el martes, sin embargo, la contienda se había reducido al poder de las figuras nacionales de Haz América grande otra vez (MAGA, por su sigla en inglés) para Laxalt contra Brown, que había cosechado más de 40,000 contribuyentes individuales con su postura como un extraño y su desgarradora historia personal de una experiencia cercana a la muerte en Afganistán que lo dejó desfigurado. Brown fue respaldado por el Partido Republicano del estado y siguió el ritmo de recaudación de fondos de Laxalt, obteniendo 4 millones de dólares frente a los 5,9 millones de Laxalt.

El candidato republicano al Senado de Nevada, Adam Laxalt, habla en un acto de campaña el sábado 11 de junio de 2022, en Las Vegas.
El candidato republicano al Senado de Nevada, Adam Laxalt, habla en un acto de campaña el sábado 11 de junio de 2022, en Las Vegas.John Locher / AP

Brown también superó a Laxalt en las ondas, gastando 1.1 millones de dólares en anuncios hasta las primarias, mientras que Laxalt ha gastado 959,000 dólares hasta el martes, según datos de AdImpact.

El impulso concertado en favor de Laxalt, que goza de un considerable reconocimiento de su nombre, dado su papel como antiguo titular de un cargo estatal, también ha incluido la movilización de recursos de grupos externos, como el Club para el Crecimiento, lo que subraya las largas probabilidades que Brown tuvo que superar para aprovechar el impulso que empezó a ganar el mes pasado.

El nombre de Laxalt ha sido una marca en la política del Partido Republicani (GOP, por su sigla en inglés) de Nevada durante décadas porque el abuelo de Laxalt, Paul Laxalt, que murió en 2018, sirvió tanto como gobernador como senador de los Estados Unidos. Y el exsenador de Nuevo México Pete Domenici, que murió en 2017, era su padre.

[El FBI detiene a un candidato republicano a gobernador de Michigan por cargos relacionados con el asalto al Capitolio]

Brown trató agresivamente de usar eso contra Laxalt. En declaraciones a nuestra cadena hermana NBC News, argumentó, sin mencionar a Laxalt por su nombre, que “la gente contra la que me estoy postulando” era de “familias políticas”.

“La gente busca representantes y líderes que no busquen dividir o hacerse más famosos, sino que realmente vayan a trabajar para la gente”, opinó.

Pero muchos votantes republicanos en el condado de Clark parecían abrazar el legado de Laxalt e incluso sus conexiones existentes con Washington.

Petra Doerr, del condado de Clark, votó por Laxalt, diciendo que tenía “la cantidad justa de vínculos con D.C. — pero no demasiados”

“Ayuda tener algunos lazos, si quieres hacer las cosas”, dijo Doerr, quien agregó que el respaldo de Trump a Laxalt ayudó a informar su propia decisión. 

[Senadores de EE.UU. anuncian un acuerdo bipartidista para una propuesta de leyes de control de armas]

Tom Berenato, un residente del condado de Clark que trabaja en ventas médicas, dijo que votó por Laxalt porque era “el producto conocido”.

Dijo que había votado tanto por Laxalt como por el candidato republicano a la gobernación, Joe Lombardo, en parte porque ambos habían recibido el respaldo de Trump.

“Lo conocemos”, dijo de Laxalt, “y sé que hará un buen trabajo para nosotros”.