Perdió su última esperanza: el inmigrante que pasó un año escondido en una iglesia será deportado

La Migra le engañó para que abandonara su refugio, la policía detuvo a aquellos que trataron de protegerle, y ahora se le ha denegado su última esperanza.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El inmigrante mexicano detenido cuando acudió a una oficina de los servicios de inmigración a regularizar su status después de pasar un año refugiado en una iglesia para evitar su deportación ha visto rechazada su petición para demorar su expulsión del país, según han informado dos congresistas que siguen su caso de cerca en Carolina del Norte.

Samuel Oliver Bruno, de 47 años, busco santuario en una iglesia metodista de Durham tras recibir una orden de deportación. Debería haber salido del país el 10 de diciembre de 2017, según explicó, pero quiso quedarse para “luchar” por su familia: su esposa estaba muy enferma, y él era el único sustento económico para ella y su hijo Daniel, de 19 años.

Oliver llevaba 22 años viviendo en Greenville, pero desde 2015 tenía una orden de deportación paralizada; en julio, oficiales de inmigración le explicaron que no podían prorrogar más ese estado y que debía abandonar el país.

El pasado viernes, Oliver salió de la iglesia para intentar tramitar su residencia en una oficina de inmigración de Raleigh, puesto que las autoridades le indicaron que debía tomarse las huellas dactilares para seguir adelante con el proceso.

Acudió acompañado por decenas de miembros de la congregación donde había estado refugiado, que creyeron así poder evitar su detención. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) puso al inmigrante bajo custodia, y detuvo a casi una treintena de personas más por las protestas subsiguientes.

Los congresistas David Price y G.K. Butterfield han informado a última hora del lunes que su petición para evitar la deportación ha sido denegada. Oliver parece estar detenido en Georgia, a la espera ya de ser expulsado del país.