Oficial de California asesinado estaba entrenado para detener a un atacante a toda costa

La policía tiene una prioridad arriesgada en situaciones con un atacante que dispara a matar: detenerlo

tres minutos después de que se hiciera la llamada al 911, la noche de este miércoles, el sargento ron helus, de la oficina del sheriff del condado de ventura, se detuvo ante el “borderline bar and grill”, en thousand oaks, california, donde un ex infante de marina había irrumpido y le disparaba a los clientes.

helus, un veterano de 29 años que hacía el turno de la noche, se unió a un par de oficiales de la patrulla de carreteras que habían corrido a la escena desde una parada de tráfico, según las autoridades. podían oír disparos, por lo que no había tiempo para esperar refuerzos.

relacionado: al menos 12 muertos tras un tiroteo en una fiesta universitaria en un bar de california

helus y uno de los oficiales entraron por la puerta principal, exactamente algo para lo que están entrenados los policías estadounidenses cuando le hacen frente a "tiradores activos".

esta estrategia, resultado de los cambios en las tácticas policiales que se produjeron tras el tiroteo de 1999 en columbine high school, en colorado, pone a los primeros oficiales en llegar a una escena en un gran peligro. cuantos menos oficiales hay, menos protección existe.

en este caso, helus pagó con su vida.

ron helus/ap

alcanzado varias veces en medio del tiroteo contra el hombre armado, helus fue sacado del bar por el oficial que lo acompañaba y horas después murió en el hospital, dijeron las autoridades. otras once personas fueron asesinadas adentro antes de que el tirador se suicidara, aseguró la oficina del sheriff del condado de ventura.

"lo que se vio anoche con el sargento y el oficial de la patrulla de carreteras es tal y como lo tenemos estipulado: que los oficiales ingresarán, harán todo lo posible para detener la amenaza, y así evitar una mayor pérdida de vidas”, dijo travis walker, jefe de la policía de cathedral city, california, y ex miembro del departamento de policía de san bernardino, donde dirigió la respuesta táctica contra un ataque terrorista a una oficina del gobierno en 2015.  

relacionado: el asesino de california pasó hace meses un chequeo de salud mental y fue considerado no peligroso

“el tiempo que el sospechoso emplea para ripostar a los oficiales, no lo usa para matar a víctimas inocentes”.

este fue el mismo enfoque empleado durante el tiroteo del mes pasado en una sinagoga de pittsburgh que dejó 11 muertos y siete heridos, incluidos dos oficiales de policía de la ciudad y dos miembros del equipo swat.

“en casi todos los sucesos con tiradores activos de los últimos tiempos, en los que la policía llega mientras el tiroteo continúa, los oficiales corren un alto riesgo, siguiendo un modelo de entrenamiento nacional, basado en una intervención inmediata”, declaró jim bueermann, presidente de police foundation, una organización sin fines de lucro para la investigación y la capacitación.

este nuevo modelo es el resultado de las enseñanzas que les dejó a la policía la masacre de columbine, cuando dos estudiantes mataron a 13 personas y luego se suicidaron, mientras la policía tardaba 45 minutos en rodear la escuela y en preparar una unidad táctica antes de ingresar al lugar.

desde entonces, con muchos más tiroteos masivos por estudiar, la policía ha enfatizado en una respuesta más rápida de los oficiales que llegan primero y en una menor dependencia de los equipos especializados.

la investigación ha demostrado que los tiroteos activos suelen durar de cuatro a seis minutos. por ello, han comenzado a entrenar mediante maniobras más tácticas a oficiales de patrulla, quienes generalmente son los primeros en llegar a una escena de tiroteo activo. estos ahora están a menudo equipados con armaduras estilo militar, cascos, rifles y equipos para la atención de traumas, incluidos torniquetes.

antes de que se produjera este cambio en la táctica, se les aconsejaba a los oficiales que esperaran hasta que hubiera cuatro o cinco de ellos en la escena para entrar juntos.

“entonces empezamos a darnos cuenta de que esperar a cuatro o cinco personas podría significar varios minutos, así que autorizamos la entrada de grupos más pequeños", reconoce peter blair, director ejecutivo del centro de capacitación de respuesta rápida avanzada de la ley de la universidad estatal de texas.

"de cuatro a tres, de tres a dos, y ahora estamos en un momento en el que los departamentos autorizan a que un solo oficial ingrese".

esta organización, que capacita a miles de policías al año, recientemente comenzó a ofrecer un curso sobre "despliegue rápido de oficiales solos". el factor clave para decidir si participar o no es si hay disparos en curso, lo que el lenguaje de la capacitación llama “fuerza motriz”. aunque también hay otras consideraciones.

"hemos visto la cantidad de daño que una persona puede causar en unos pocos segundos, y mucho más en unos minutos -apuntó blair-. así que el razonamieto de un oficial es: '¿puedo intervenir ahora? ¿está mi respaldo detrás de mí o demorará unos minutos? ¿debo esperar unos segundos?’”.

un estudio del fbi con 160 incidentes de tiradores activos entre los años 2000 y 2013 encontró que los agentes de la ley en 45 de estos “enfrentaron” al atacante. en ellos murieron nueve oficiales y otros 28 resultaron heridos.

la difícil decisión que enfrenta el primer oficial en llegar a una escena generó controversia después del tiroteo en febrero pasado dentro de la escuela secundaria marjory stoneman douglas, en parkland, florida, en la que murieron 17 personas.

entonces un oficial de recursos escolares fue duramente criticado por no apurarse y enfrentar al asesino, que era un ex alumno.

la policía de orlando fue acusada de reaccionar con demasiada lentitud durante la masacre de 2016 en el club nocturno pulse, cuando un oficial que trabajaba en la seguridad le disparó al atacante y luego se retiró al darse cuenta de que había sido superado en poder de fuego.

allí el hombre armado entró y mató a decenas de personas mientras llegaban más policías. luego el incidente se convirtió en una toma de rehenes de tres horas. un informe del departamento de justicia concluyó que la policía actuó adecuadamente, pero que los oficiales deberían haber estado mejor equipados.

geoff dean, alguacil del condado de ventura, informó este jueves que helus, quien planeaba retirarse el próximo año, había tenido una conversación telefónica con su esposa justo antes de que se produjera la llamada al 911. helus le dijo que la amaba y que hablaría con ella más tarde.

“nuestros oficiales lo saben: cuando llegan a una escena y ellos son dos o incluso uno solo, si hay disparos, deben entrar", recalcó dean.

y más tarde agregó: “no hay duda de que se salvaron vidas al entrar allí y al  enfrentar al sospechoso. ¿quién sabe? no sabemos, hemos escuchado que había entre 150 y 200 personas. pudo haber sido peor, mucho peor”.