IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Obama se reunió con estudiantes indocumentados beneficiados con Acción Diferida

Familias de status mixtos, DREAMers (Soñadores), le cuentan a Obama sus historias personales de inmigración

Por Sandra Lilley

Nueva York- Melissa McGuire-Maniau, una ciudadana estadounidense porque nació en Puerto Rico, podría parecer como un miembro improbable de un grupo de 7 personas invitadas a hablar con Obama sobre los estragos del actual sistema de inmigración. Pero la residente de Florida, quien es miembro de la junta de la Coalición de Inmigrantes de Florida (http://floridaimmigrant.org/), dice que su esposo, nacido en México, ha pasado décadas de dificultades, incluyendo detenciones, aunque él trató de hacer todo de forma correcta.

“¿Usted sabe qué difícil es decir una historia de 28 años en pocos minutos?”, dijo McGuire-Maniau, describiendo cómo todos iban por la sala contándole al Presidentes sus historias. “Pero le dije que mi esposo solicitó y trató de hacerlo por la vía correcta, pero en cualquier caso, el sistema es inservible y no funciona”, ella dijo.

El esposo de McGuire-Maniau, Héctor, llegó de México con una visa B2 cuando contaba con 17 años. Su madre se habíaconvertido en ciudadana naturalizada y lo reclamó, y a él lo aprobaron en 1998. Se le dijo que tenía que esperar y después solicitar para un ajuste de estado. Según Melissa, un abogado le dijo a la familia de Héctor que él podía acelerar su caso, lo cual no era verdad. “Después Inmigración tomó la solicitud y el dinero, pero lo situó en unos procedimientos de expulsión que sucede todo el tiempo, de forma que mucha gente está en procedimientos de deportación porque otra persona está interfiriendo en su caso”, dice McGuire-Maniau. Ella describe a miembros del ICE (Servicio de Inmigración y Control deAduanas) yendo a su casa tres veces hasta que finalmente encontraron a su esposo en la vivienda y se lo llevaron al Centro Transitorio de Broward, en Pompano Beach, Florida.

La pareja luchó la situación de él exitosamente con la ayuda de la comunidad y Héctor ya tiene una tarjeta de residencia. Pero la hermana de Melissa fue deportada y todavía está en México, y sus hijos se encuentran en los E.E.U.U. “Me entristece; nosotros batallamos, pero otros están tan paralizados por el miedo que no pelean”.

El Presidente escuchó la historia de Melissa, así como la de Miguel Leal, un ciudadano estadounidense original de Cuba. Leal le dijo a Lori Montenegro de Telemundo, que él estaba allí por su esposa uruguaya, que es indocumentada, y tiene a varios miembros de su familia detenidos. Otros inmigrantes de Corea del Sur y Marruecos compartieron sus historias con Obama y los DREAMers (Soñadores) comentaron cómo sus vidas cambiaron con la acción diferida, mientras enfatizaron que muchos de sus familiares aún estaban encarando futuros inciertos bajo las leyes actuales.

“Él estaba muy conmovido”, cuenta McGuire-Maniau. “Dice que su compromiso es firme y quiere que la reforma de inmigración se haga”. Otros dijeron que el Presidente expresó que sería un trabajo arduo pero que él estaba comprometido.

Tras la reunión, la Casa Blanca emitió un comunicado. “En el encuentro, el Presidente reiteró su compromiso de pasar este año un proyecto de ley de reforma de inmigración bipartidista que tenga sentido. Él dejó claro que aunque el actual proyecto de ley no es perfecto, representa un paso importante para los procedimientos generales que necesitan conformar cualquier paquete de reforma de inmigración”, de acuerdo a la Casa Blanca.

Por su parte, McGuire-Maniau dice que había otra razón por la cual ella deseaba hablar con Obama.

“El fue un organizador comunitario como yo”, dice ella. “Él tiene que manejar muchos temas, y a veces uno queda exhausto, pero escuchando las historias de otras gentes hace que uno ponga los pies en la tierra”, la residente de Florida explica.