Niño hispano lucha contra la bacteria 'come tejidos'

La bacteria le ha causado úlceras en varias partes de su cuerpo y sus padres piden ayuda

En Houston, Texas, el niño Karlos Castillo de un año de edad padece de una seria infección a causa de la  bacteria  'pseudomona aeruginosa'.

 

 

 

 

 

El menor, que lleva más de una semana hospitlizado, padece de profundas heridas en la cara y el cuerpo debido a la bacteria.

 

 

 

 

 

 

La bacteria empieza a desarrollarse en las áreas húmedas del cuerpo y las úlceras solo pueden ser removidas con cirugía plástica, según los médicos.

 

 

 

 

 

 

Los doctores creen que el menor tiene solo cinco por ciento de probabilidades de salvarse, pero su papá dijo que no puede derrumbarse pues "el niño ha demostrado que quiere vivir".

 

 

 

 

En Agosto pasado y también también en Houston, el adolescente Michael Riley Jr. falleció debido a una bacteria 'come tejidos', en este caso la conocida como 'Naegleria fowleri' que habita en aguas cálidas y que según expertos llega al cerebro entrando al cuerpo a través de la nariz.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los padres de  Riley Jr. dijeron que el jovencito contrajo el parásito al nadar en un lago durante una excursión con su equipo de atletismo.

 

 

Ver también:

 

Dan de alta a mujer con bacteria carnívora en EEUU

 

 

En Junio, autoridades de salud de Florida advirtieron a residentes y turistas que la bacteria que se come los tejidos está atacando con más fuerza y que fue hallada en las playas del estado.

 

 

Autoridades del Departamento de Salud de Florida pidieron al público cuidado al consumir o manipular mariscos crudos y al nadar en agua salada y tibia. Expertos contactados por Noticias Telemundo dijeron que para protegerse de la bacteria come carne las personas con heridas abiertas deben evitar contacto directo con el agua de mar.

 

La infección bacteriana puede causar gastroenteritis, sepsis y puede llevar a la amputación de extremidades. Tal fue el caso de la esposa de un policía hispano en Georgia a quien los doctores tuvieron que cortar la mitad de la superficie de la espalda.

 

 

Estos casos tienden a aumentar de mayo a octubre, cuando el agua es  más cálida.