Tortura, asesinato y violencia: así operó el cártel H-2 bajo el amparo de Cienfuegos

El exsecretario mexicano de Defensa Salvador Cienfuegos está acusado por fiscales estadounidenses de ayudar al llamado cártel H-2 a enviar drogas a Estados Unidos. Aquí lo que se sabe de este grupo.
/ Source: Telemundo

El cártel mexicano H-2, una escisión del grupo criminal de los Beltrán Leyva, fue señalado este viernes como la organización que recibió protección de Salvador Cienfuegos, secretario de Defensa del Gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto entre 2012 y 2018, que fue arrestado este jueves en Estados Unidos acusado de narcotráfico y blanqueo de dinero.

De acuerdo con la Fiscalía del distrito este de Nueva York, Cienfuegos, detenido en Los Ángeles, California, presuntamente protegió y ayudó al cártel H-2 a cambio de sobornos.

[Un general "padrino" de un cártel: éstas son las acusaciones contra Salvador Cienfuegos por narcotráfico]

"El grupo criminal H-2 es una escisión, una ramificación del grupo criminal de los Beltrán Leyva. Es un cártel que no suele presumir de sus golpes pero se ha ido afianzando en la última década", expuso en entrevista con la agencia de noticias Efe el experto en seguridad Pedro Isnardo.

Según la Fiscalía estadounidense, Cienfuegos garantizó que no se lanzaran operaciones militares contra este grupo criminal, al tiempo que ordenaba a las Fuerzas Armadas mexicanas que atacaran organizaciones rivales.

Isnardo asegura que la detención de Cienfuegos "deja muy claro no sólo cuál es el nivel de vinculación que [el narcotráfico] puede alcanzar en el Ejército mexicano, sino también los riesgos de la militarización" de la seguridad nacional.

Si las instituciones castrenses mexicanas han llegado a este nivel de corrupción, asegura, cabe preguntarse "cómo están los Gobiernos de los estados y las demás instancias de seguridad pública y nacional".

[Tras el arresto de Cienfuegos, el presidente mexicano López Obrador defiende al Ejército]

La organización criminal tomó el nombre de su líder Juan Francisco Patrón Sánchez, apodado H-2, quien fue abatido el 10 de febrero de 2017 durante una operación de la Marina en la ciudad de Tepic, Nayarit.

El H-2 era el líder del grupo delictivo de los Beltrán Leyva en Nayarit y Jalisco, además de Sinaloa, en el Pacífico, de acuerdo con la Secretaría de Gobernación de México.

[López Obrador admite que fue él quien ordenó liberar al hijo de 'El Chapo' en el operativo fallido contra el Cártel de Sinaloa]

"Durante el periodo bajo investigación, tenía varias células de distribución en Estados Unidos, incluido en Los Ángeles, Las Vegas, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte y Nueva York" con las que movía drogas como cocaína, metanfetamina y heroína, según los documentos legales de la Fiscalía estadounidense.

"En México, el Cártel H-2 ha traficado cientos de armas de fuego letales y cometido incontables actos de violencia espeluznante, incluida la tortura y el homicidio, para protegerse de desafíos de grupos rivales, hacerse con territorio y silenciar a quienes fueran a cooperar con las autoridades”, señala la acusación.

[¿Quién es Salvador Cienfuegos? Los antecedentes de abusos militares con el general]

Patrón Sánchez, sucesor de Héctor Beltrán Leyva, en realidad era solo una pieza en el otrora poderoso cártel de los Beltrán Leyva, la organización que los fiscales han dicho siempre que tenía métodos más sofisticados a la hora de espiar, cooptar y corromper a funcionarios gubernamentales.

El cártel de los Beltrán Leyva, operado por esa familia, fue alguna vez un actor prominente en el tráfico de narcóticos en México, controlando la región de Sonora fronteriza con Estados Unidos.

Pero Alfredo y Carlos, hermanos de Héctor, fueron arrestados, y otro hermano, Arturo, fue abatido por infantes de Marina, no por el Ejército, en 2009. Después de las muertes y arrestos, el grupo delictivo de los Beltrán Leyva se dividió en varias organizaciones.

[Enrique Peña Nieto en la mira de la justicia mexicana por supuestos actos de corrupción]

Según la Fiscalía, el cártel H-2 era una organización "que habitualmente se dedicaba a la violencia a gran escala, incluida la tortura y el asesinato y que operara con impunidad en México".

El estilo H-2

Aunque algunos cárteles, como los Zetas o el de Jalisco, prefieren enfrentarse a balazos a las fuerzas federales, el de los Beltrán Leyva optaba a menudo por sobornarlas, aunque en ocasiones sus miembros se batían a tiros si se veían acorralados.

Héctor Beltrán Leyva, de hecho, fue capturado sin incidentes cuando cenaba aparentemente despreocupado en un restaurante en la ciudad turística de San Miguel de Allende. Falleció en 2018 de un ataque cardíaco mientras estaba en prisión.

Patrón Sánchez también vivía cómodamente y al parecer sin temor en febrero de 2017 en una lujosa casa en la ciudad occidental mexicana de Tepic, cerca de la costa del Pacífico. 

Muerte del H-2

En 2017, el presidente, Donald Trump, acababa de llegar a la Casa Blanca y, luego de cuestionar la capacidad de México para imponerse a los narcotraficantes, ofreció al Gobierno mexicano enviar fuerzas contra el narcotráfico y la inseguridad en el país vecino. 

Aparentemente la respuesta de México fue un operativo en el que infantes de Marina —que dependen de la Marina y no del Ejército de Cienfuegos—, atacaron la vivienda en la que se ocultaba Patrón Sánchez con múltiples balazos de una ametralladora multicañón controlada electrónicamente e instalada en un helicóptero.

Imágenes de video mostraron cómo este arma, que sólo suele usarse en zonas de guerra y es capaz de disparar miles de balas por minuto, iluminaba el cielo nocturno sobre la ciudad.

Patrón Sánchez y siete cómplices abrieron fuego contra los infantes de Marina y se atrincheraron en la parte superior de la casa. La Marina indicó que en el lugar se hallaron un lanzagranadas y varios fusiles y pistolas.

Las autoridades señalaron que el helicóptero de combate fue convocado para que proporcionara fuego disuasivo a fin de suprimir los disparos procedentes de la casa.

Así fue la Operación Padrino

La Operación Padrino, como bautizó la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) a la investigación contra Salvador Cienfuegos, logró tumbar una presunta red del general retirado en Estados Unidos.

Para el especialista en seguridad nacional Javier Oliva, lo que hay preguntarse es "cómo la DEA interceptó miles de mensajes y si esas intercepciones fueron en territorio mexicano".

Este viernes, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, consideró como "un hecho muy lamentable que un exsecretario de la Defensa fuera detenido acusado por vínculos con el narcotráfico".

Para López Obrador, quien asumió el poder en 2018 con la promesa de limpiar la corrupción de los Gobiernos anteriores, la detención de Cienfuegos "es una muestra inequívoca de la descomposición del régimen" que imperaba antes de su mandato.

Además, anunció que todos los miembros del Ejército que estén "involucrados" en los hechos de los que se acuse a Cienfuegos "van a ser suspendidos, retirados y, si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes".

El mandatario avanzó que la investigación es un asunto "del mismo juzgado de Nueva York" que lleva el juicio de Genaro García Luna, quien fue ministro de Seguridad del Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y fue arrestado por nexos con el narcotráfico.

También es la corte que condenó a cadena perpetua a Joaquín El Chapo Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa.

Con información de AP y Efe.