IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

A 'Kiki' Camarena le preguntaron "qué sabía sobre la relación de la CIA y los narcos": habla el agente que investigó su muerte

Así recuerda el caso el hombre de la DEA que investigó el secuestro, tortura y homicidio de Enrique ‘Kiki’ Camarena, uno de los momentos más oscuros en la lucha contra el narcotráfico en Estados Unidos y México.
/ Source: Telemundo

Cuando el expresidente Ronald Reagan lanzó su guerra contra las drogas en los años 80, Estados Unidos ya estaba inundado de cocaína. Al menos cinco millones de personas la consumían regularmente, según el Gobierno. Era la droga de moda entre los yuppies de Wall Street y las celebridades que bailaban en la pista de Studio 54. 

A principios de la década, la Administración de Control Antidrogas (DEA, en inglés) había reclutado a un grupo de agentes de origen mexicano, hispanohablantes, para combatir en su terreno a los grupos que hacían llegar la cocaína y la marihuana a Estados Unidos.

Uno de ellos, Enrique 'Kiki' Camarena llegó a Guadalajara, México, en 1980, cuando el Cártel de Guadalajara comenzaba a prosperar transportando la cocaína que llegaba de Colombia. 

Camarena les pisó los talones durante cinco años hasta que en 1985, los narcotraficantes se cansaron de ser perseguidos y lo secuestraron cuando salía de su puesto de trabajo en el consulado estadounidense. Ese fue el punto de partida de la Operación Leyenda, la investigación que la agencia encargó al agente Héctor Berrellez para aclarar la muerte de su compañero.

Héctor Berrellez fue el jefe de la Operación Leyenda de la DEA que investigó la muerte de Enrique 'Kiki' Camarena.Noticias Telemundo Investiga

La investigación de Berrellez tiene aún preguntas sin respuesta y arroja algunas respuestas que no han sido corroboradas por las autoridades de Estados Unidos.   

El 6 de febrero, un día antes del secuestro, se celebró un encuentro en una casa del narco Rafael Caro Quintero en la calle Hidalgo de Guadalajara, para planearlo todo:

“En esa junta estuvieron Ernesto Fonseca Carrillo, líder del Cártel de Guadalajara, sus compañeros Rafael Caro Quintero y Miguel Ángel Félix Gallardo, el entonces Secretario de la Defensa de México Juan Arévalo Gardoqui, el general Vinicio Santoyo Feria, y un agente de la CIA llamado Félix Ismael Rodríguez, entre otros políticos y militares mexicanos”, asegura Berrellez en una entrevista con Noticias Telemundo Investiga. 

Los nombres de Arévalo Gardoqui y Santoyo Feria, ya fallecidos, han aparecido en distintos expedientes judiciales de Estados Unidos sobre la muerte de Camarena.

Enrique 'Kiki' Camarena, fue trasladado con su familia a Guadalajara, México, en 1981 para unirse a la oficina de la DEA en esa ciudad. Administración para el Control de Drogas (DEA)

Al día siguiente, los narcos hicieron un cerco de sicarios unas cuadras alrededor del consulado de los Estados Unidos en Guadalajara, donde trabajaba Camarena.

Al mediodía, el agente salió para encontrarse con su esposa Geneva ‘Mika’ Camarena, y ahí lo levantaron los hombres del Cártel de Guadalajara, asegura Ramón Lira, un expolicía judicial de Jalisco que en esos años le servía de guardia personal al capo Ernesto Fonseca Carrillo, conocido como Don Neto.  

“Póngase alerta, porque cuando digan ‘el doctor ya vio al paciente’, es porque ya agarraron a Camarena”, fueron las instrucciones que Lira había recibido de Don Neto.

Una vez secuestraron a Camarena, lo llevaron a una casa en la calle Lope de Vega 881 de Guadalajara, propiedad del empresario mexicano Rubén Zuno Arce, fallecido en 2012 en una prisión de Florida mientras cumplía su condena como coacusado en el caso de Camarena.

Ramón Lira García, expolicía judicial de Jalisco, asegura haber sido guardia personal de Ernesto Fonseca Carrillo y haber estado presente en el interrogatorio a Kiki Camarena.Noticias Telemundo Investiga

La CIA, los narcos y un agente de la DEA torturado

Según la investigación de Berrellez, a 'Kiki' Camarena lo tuvieron amarrado en una habitación de la casa de Zuno Arce durante 36 horas, y lo interrogaron sicarios del Cártel de Guadalajara, policías y militares mexicanos, y el exagente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) de origen cubano Félix Ismael Rodríguez, “el mismo que mató a Ernesto ‘Che’ Guevara en Bolivia y le cortó los brazos para mandarlos a Washington”, agrega Berrellez.

Rodríguez aparece junto a Guevara en las últimas fotografías que le tomaron con vida y ha dicho públicamente en repetidas ocasiones que fue él quien informó al ‘Che’ de la decisión del gobierno boliviano de ejecutarlo, a pesar de que la CIA lo quería vivo, pero no estuvo presente durante el fusilamiento.

Félix Ismael Rodríguez también ha negado haber interrogado a Camarena o haber viajado a México en esa época. El exagente de la CIA asegura que la versión de su papel en el interrogatorio de Camarena fue fabricada por el régimen de Fidel Castro como una campaña de desinformación.

Consultamos a la CIA sobre estos señalamientos de Berrellez, pero hasta el momento no hemos obtenido respuesta. La DEA tampoco respondió acerca de su postura sobre estos supuestos hallazgos de la Operación Leyenda.

El exagente de la CIA de origen cubano Félix Ismael Rodríguez (izq) que participó en el arresto y muerte de Ernesto 'Che' Guevara en Bolivia en 1967, niega haber interrogado a Kiki Camarena.Noticias Telemundo

“A Kiki le preguntaron qué sabía sobre la relación entre la CIA y los narcos, qué sabía sobre los Contras de Nicaragua, y qué información tenía sobre la relación entre el gobierno mexicano y el Cártel de Guadalajara”, cuenta Berrellez.

Ramón Lira dice haber estado en la casa de Lope de Vega, 881 durante el interrogatorio a Camarena acompañando a su jefe Fonseca Carrillo, y haber visto a varias personalidades en el lugar. 

“Estaba Camarena muy golpeado, y ahí estaban Fonseca Carrillo con el entonces Secretario del Interior Manuel Bartlett Díaz, el Secretario de la Defensa Juan Arévalo Gardoqui, Félix Gallardo, Caro Quintero, todos tomando coñac”, asegura Lira.

El nombre de Bartlett Díaz, actual secretario de la Comisión Federal de Electricidad de México, aparece en varios documentos judiciales sobre la investigación de la muerte de Camarena, pero él siempre ha negado haber tenido alguna relación con narcotraficantes. 

Ernesto Fonseca Carrillo, alias 'Don Neto', fue arrestado en Puerto Vallarta, Jalisco, el 7 de abril de 1985 acusado de la muerte de Kiki Camarena.Noticias Telemundo

Camarena murió desahuciado por la fuerte golpiza que recibió durante el interrogatorio, según Berrellez, quien asegura haber tenido acceso a los audios y las transcripciones que se grabaron durante la tortura del exagente de la DEA.

“¿Por qué vendaron los ojos a Camarena? ¿Por qué lo grabaron? Eso no es un trabajo de narcos, así operan los gobiernos”, asegura Berrellez.

Ramón Lira sostiene que cuando Camarena estaba muy golpeado, Ernesto Fonseca Carrillo ordenó que lo trasladaran a un hospital pero Rafael Caro Quintero se lo impidió.

“Fonseca le pegó una cachetada a Caro Quintero y le dijo que si Camarena moría era culpa de él”, cuenta Lira. Recuerda la escena como un momento tenso donde los pistoleros de ambos narcos sacaron las armas y se apuntaron. Al final de la discusión, Fonseca Carrillo y sus hombres se fueron.

“Indudablemente fue Caro Quintero quien, si no lo mató físicamente, dio la orden, porque él y su gente eran los últimos que estaban ahí”, señala Lira.

El FBI ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por información que lleve a la captura de Rafael Caro Quintero, acusado de ser el autor intelectual de la muerte de Kiki Camarena.AP / AP

“Había una foto de Camarena en el rancho de Félix Gallardo”

El 6 de marzo de 1985, las autoridades mexicanas encontraron el cuerpo de Kiki Camarena en una zona rural de Zamora, Michoacán, y un mes después Rafael Caro Quintero fue arrestado en Costa Rica y Ernesto Fonseca Carrillo en Puerto Vallarta, Jalisco. Al mando del cartel quedó Miguel Ángel Félix Gallardo, detenido el 8 de abril de 1989 por el asesinato de Camarena.

En una entrevista exclusiva con la periodista Issa Osorio de Noticias Telemundo, Miguel Ángel Félix Gallardo, de 75 años, negó haber conocido a 'Kiki' Camarena y mucho menos haber hecho parte de un cartel del narcotráfico.

“No veo por qué se me relaciona porque, a ese señor, no lo conocí. Le vuelvo a repetir: yo no soy una persona de armas; lo lamento mucho porque sé que era un buen hombre”, aseguró Félix Gallardo desde la prisión de Puente Grande en Jalisco, donde cumple una pena de 40 años por el crimen que se le imputa.

Miguel Ángel Félix Gallardo, aseguró en una entrevista exclusiva con Noticias Telemundo que nunca conoció a Kiki Camarena.Noticias Telemundo

Berrellez asegura que Félix Gallardo miente, y que él y sus hombres sí participaron en la planeación y secuestro de Camarena, así como en el interrogatorio y la posterior logística para trasladar el cadáver del exagente hasta Michoacán.

“Miguel Ángel Félix Gallardo es un sanguinario matón y tuvo mucho que ver en la muerte de Camarena. Inclusive días después de que Camarena fue secuestrado, cateamos un rancho suyo y hallamos la foto de Camarena. De que él no sabe nada, es mentira, él sabe muchísimo”, sostiene Berrellez.

Armas y drogas escondidas en un rancho

Desde su traslado a Guadalajara en 1981, Camarena comenzó a seguir los pasos de los miembros del cártel, descubrió algunas plantaciones de marihuana y gracias a sus pesquisas, una de ellas en Fresnillo, Zacatecas, perteneciente a Caro Quintero y a Fonseca Carrillo, acabó ardiendo por orden de las autoridades estadounidenses. 

Según Berrellez, en sus labores de inteligencia Camarena se estaba acercando cada vez más a descubrir la supuesta relación entre la CIA, el Cártel de Guadalajara y el gobierno mexicano.

Héctor Berrellez (der), recibió la Medalla de Honor de las agencias federales de EE.UU. por su lucha contra el narcotráfico en México. Noticias Telemundo Investiga

Berrellez sostiene que, después del triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua en 1979, el gobierno de los Estados Unidos estaba buscando distintas maneras para armar y entrenar a los Contras, el ejército insurgente que quería recuperar al país de las manos comunistas.

Como hacía pocos años Estados Unidos había salido debilitado de una controversial guerra en Vietnam, el país no podía entrar directamente a un nuevo conflicto, y el Congreso había aprobado en 1982 la enmienda Boland, que prohibía el apoyo a los Contras en Nicaragua.

Por esta razón, cuenta Berrellez, la CIA comenzó a ejecutar estrategias por debajo de la mesa para derrotar a los Sandinistas. Por eso, dice también, acudió al Gobierno mexicano para pedirle que sirviera de puente para financiar y transportar armas para los Contras en Nicaragua, algo que el gobierno estadounidense no ha corroborado.

Berrellez sostiene que en su investigación descubrió que políticos mexicanos de alto nivel, como Manuel Bartlett Díaz, contactaron a la CIA con Ernesto Fonseca Carrillo, Miguel Ángel Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero, porque ellos tenían muchos territorios que podrían ser utilizados para los propósitos de la CIA. El gobierno mexicano no ha confirmado esta afirmación.

“Ellos tenían los ranchos donde podrían aterrizar los aviones americanos grandes y tenían rutas secretas para mover las armas. Por eso se realizó una junta entre Barlett Díaz, elementos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) con los narcos del Cartel de Guadalajara y la CIA”, señala Berrellez.

Héctor Berrellez asegura que uno de los campos de entrenamiento de los Contras nigaragüenses organizados por la CIA fue en Rancho Veracruz, propiedad de Rafael Caro Quintero.  (Photo by © Bill Gentile/CORBIS/Corbis via Getty Images) / (Photo by © Bill Gentile/CORBIS/Corbis via Getty Images)

Según el relato de Berrellez, los aviones subían desde Colombia, descargaban la cocaína en México, y se regresaban hacia el sur parando en Nicaragua para llevarles armas a los Contras. Berrellez lo describe como un negocio redondo. Los narcos traían la droga sin ningún riesgo hasta México, la CIA lograba hacerle llegar armamento a los Contras en Centroamérica, y todos se ganaban un porcentaje por la venta de las drogas en Estados Unidos, incluidos los políticos y militares mexicanos.

Berrellez asegura que uno de los centros de operaciones de esta alianza fue el Rancho Veracruz, propiedad de Caro Quintero, donde además de servir como lugar de almacenamiento de armas y drogas y pista de aterrizaje, también contaba con un campo de entrenamiento militar donde los estadounidenses instruían a los Contras.

Kiki Camarena dijo que iba a comenzar una investigación sobre el Rancho Veracruz. Él sabía que algo estaba pasando allá”, dice Berrellez. A las pocas semanas, lo secuestraron, torturaron y asesinaron. 

La Operación Leyenda concluyó en 1996 y Berrellez fue trasladado a un cargo administrativo en Washington, D.C. A los pocos meses, se retiró como uno de los agentes más condecorados en la historia de la DEA y en la actualidad se dedica a la cría de caballos en su rancho de Arizona.

Los resultados de la investigación de Berrellez nunca fueron comentados, confirmados o negados por la DEA, la CIA o el gobierno mexicano, pero él asegura haber recogido decenas de testimonios y evidencias que indican que a 'Kiki' Camarena lo traicionó su propio Gobierno. El caso aún sigue abierto.