El general Salvador Cienfuegos llega a México luego de que una jueza le retirara los cargos por narcotráfico en Estados Unidos

El exsecretario de Defensa Nacional fue notificado a su llegada al aeropuerto de Toluca sobre “la existencia de una investigación en la que él se encuentra involucrado”, luego se marchó de allí en libertad.

El general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional, llegó a México de Estados Unidos este miércoles por la noche, luego de que en una decisión inusual una jueza retirara la acusación formal en su contra por narcotráfico y lavado de dinero.

Cienfuegos fue recibido en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, por personal de la Fiscalía General de la Republica (FGR). Luego, un fiscal federal mexicano le notificó de la existencia de una investigación en la que se encuentra involucrado.

“El general Cienfuegos se dio por notificado y proporcionó toda su información personal y de contacto, incluyendo domicilio y teléfono celular… manifestando su total disposición de atender los requerimientos propios de la investigación”, señaló la FGR en un comunicado de prensa.

[“Es un hecho inédito”: lo que le espera al general Cienfuegos en México tras evitar cargos de narcotráfico en EE.UU.]

Después de presentarse a la oficina de la FGR en el aeropuerto de Toluca, Cienfuegos se retiró de allí en libertad. Las autoridades mexicanas no presentaron una orden de aprehensión en su contra. Y los tres cargos por narcotráfico y uno por lavado de dinero en Estados Unidos quedaron desechados.

En este boceto de la corte, el exsecretario de la Defensa de México, general Salvador Cienfuegos Zepeda, aparece en la corte federal el viernes 16 de octubre de 2020 en Los Ángeles. AP

En tan solo un mes, Salvador Cienfuegos pasó de ser arrestado sin posibilidad de fianza, pendiente de juicio en Nueva York acusado de haber aceptado sobornos de narcos para ayudarlos a traficar drogas, a quedar libre hoy cuando las autoridades estadounidenses pidieron eliminar esa acusación formal, a partir de una presión sin precedentes del Gobierno mexicano.

Según reportes, la presión se ejerció con amenazas de expulsar a la Administración de Control de Drogas (DEA, en inglés), un recurso que no se había usado para ningún otro mexicano siendo enjuiciado en territorio estadounidense.

“Es un hecho inédito”, celebró el miércoles el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, apodado AMLO, refiriéndose a que el Gobierno estadounidense acordara retirar los cargos tras la muy inusual presión de parte del Gobierno de México.

[Por qué importa que Salvador Cienfuegos, el presunto "padrino" de narcos mexicanos, no hubiera sido investigado más que por Estados Unidos]

El martes, en una decisión inédita, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que pediría que se retiraran los cargos contra el general. El Gobierno mexicano lo elogió y dijo que el arresto de Cienfuegos el mes pasado lo había tomado por sorpresa y que Washington no había compartido información sobre la acusación contra él.

Carteles de protesta afuera del tribunal de Nueva York donde una jueza permitió que se eliminaran los cargos contra Salvador Cienfuegos. Los manifestantes denuncian que las Fuerzas Armadas dirigidas por Cienfuegos cometieron violaciones a los derechos humanos.María Vargas-Pion/Telemundo

La jueza federal Carol Amon, de la corte del distrito este de Nueva York, accedió el miércoles a que se retiraran los cargos de narcotráfico y lavado de dinero que pesaban sobre Cienfuegos.

Durante la audiencia del miércoles, la jueza le preguntó al fiscal Seth DuCharme si el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, era quien quería el retiro de los cargos, a lo que DuCharme respondió que sí. DuCharme dijo que la decisión responde a un “equilibrio de intereses” y que el Gobierno estadounidense cree que la medida es beneficiosa para la relación bilateral de ambos países.

[Los secretos de los sobornos del Cártel de Sinaloa, según su exteniente Vicente Zambada]

Amon admitió que la petición de la fiscalía no era muy común, pero afirmó que la ley dice que debería aprobarse a menos que sea contraria al beneficio del interés público. La jueza agregó que son “cargos muy serios contra alguien muy importante”, pero señaló que no tiene “motivos para dudar de la sinceridad de la posición del Gobierno”.

El secretario de Relaciones Exteriores mexicano Marcelo Ebrard dijo el miércoles que él le había dicho a Barr que Estados Unidos tenía que escoger entre juzgar a Cienfuegos o continuar la cooperación con México.

Ebrard explicó que no amenazó con “ninguna acción específica”, pero dijo que imaginaba que a Barr eso “le preocupó”. El canciller también dijo que llamó al embajador estadounidense en México, Christopher Landau, para expresarle el enfado de México.

Con información de The Associated Press.