Mueren dos sospechosos de masacre en San Bernardino

Un hombre y una mujer armados con rifles de asalto murieron en el operativo de captura

Un hombre y una mujer, sospechosos de participar en un tiroteo en un centro de servicio social, fueron abatidos por la policía dentro de una camioneta negra en San Bernardino.

Una tercera persona terminó detenida cuando corría intentando alejarse de un segundo operativo realizado en una casa en la misma zona,  las autoridades todavía no confirman si está relacionada con la masacre que dejó al menos 14 muertos y 14 heridos.

El suceso —menos de tres semanas después de los ataques de París que dejaron 130 muertos— despertó sospechas de terrorismo, especialmente después de que la policía de San Bernardino declaró que al parecer había más de un atacante. El presidente Barack Obama fue informado sobre el hecho por su asesor de seguridad nacional.

Sin embargo, la policía no sabía aún el motivo de la agresión.

A medida que los agentes registraban la zona, comenzaban a cerrar tiendas, edificios de oficinas y al menos una escuela. San Bernardino, a unos 100 kilómetros (60 millas) al este de Los Ángeles, tiene unos 214.000 habitantes.

Equipos de primeros auxilios se establecieron en las afueras del Inland Regional Center, que ofrece servicios a personas con discapacidades, y varias personas fueron sacadas en camillas.

Otras corrían de un edificio con las manos en alto. Fueron revisadas por policías antes de correr a reencontrarse con sus allegados.

Terry Petit dijo que recibió un mensaje de texto de su hija diciendo que estaba escondiéndose porque alguien estaba disparando en el centro de servicios sociales donde trabaja.

Petit apenas contenía las lágrimas mientras leía los mensajes a reporteros frente al centro asistencial: "Hay gente baleada, estamos en la oficina esperando a la policía, reza por nosotros, estoy encerrada en la oficina".

Marcos Aguilera dijo que su esposa estaba en el edificio cuando estalló la balacera, y que el agresor entró cerca de donde está la oficina de su mujer y empezó a disparar.

"Se encerraron en la oficina y vieron cuerpos en el piso", dijo Aguilera a la KABC-TV, y añadió que su esposa logró salir ilesa.

La directora del centro asistencial, Maybeth Feild, dijo que los hechos ocurrieron en un edificio donde trabajan al menos 25 empleados y donde hay una biblioteca y un centro de conferencias.

El Centro Médico Loma Linda recibió cuatro pacientes en su sala de emergencias y está a la espera de otros tres, dijo la portavoz Briana Pastorino. No sabía su estado de salud.