Muere Kathleen Blanco, gobernadora de Luisiana durante el paso del huracán Katrina

Fallece la exgobernadora Kathleen Babineaux Blanco, quien estuvo al frente de Luisiana durante el paso del huracán Katrina en el 2005
La exgobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, durante un evento en la Universidad de Arkansas.
La exgobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, durante un evento en la Universidad de Arkansas. AP / AP

Kathleen Babineaux Blanco, la primera mujer electa y quien fungió como gobernadora de Luisiana durante el paso del huracán Katrina, ha fallecido a los 76 años, confirmó la oficina John Bel Edwards, actual dirigente del estado.

"Ella era una mujer de gracia, fe y esperanza. Ha dejado una marca eterna en todos los que la conocieron, porque era generosa e incondicional en su amor, cálida en su abrazo y genuinamente interesada en el bienestar de los demás", señaló la oficina en nombre de la familia.

Blanco había luchado con éxito contra un raro cáncer ocular en 2011, pero luego regresó y se extendió a su hígado.

Su muerte se produce poco más de un año después de que anunciara que estaba en un “lucha por mi propia vida, una que será difícil de ganar".

Blanco, quien fue gobernadora desde el 2004 hasta 2008, fue criticada durante el paso de Katrina por no estar preparada y mostrarse abrumada e indecisa después de que se transmitieran imágenes de miles de personas atrapadas en los tejados. 

Sin embargo, las opiniones sobre su desempeño se han moderaron desde el paso de la tormenta en el 2005 que mató a más de 1,400 personas, desplazó a cientos de miles e inundó el 80% de Nueva Orleans.

Más de una década después, Blanco ha recibido elogios por haber dirigido un gobierno libre de corrupción, defender la educación, aumentar el salario de los maestros de escuelas públicas y destinar cientos de millones de dólares a las universidades.

El Consejo no partidista por una Luisiana mejor recientemente elogió el exitoso impulso de Blanco para una toma de control estatal de escuelas públicas en Nueva Orleans después de Katrina, diciendo que había mejorado la educación de miles de estudiantes.
"Es difícil exagerar lo políticamente arriesgado que fue", escribió la organización.