Miles de venezolanos cruzaron frontera con Colombia cerrada hace meses

El presidente interino, Juan Guaidó, dijo que la reapertura es fruto de la presión del pueblo venezolano, no porque la haya ordenado Nicolás Maduro

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Miles de personas empezaron a cruzar a Colombia para comprar medicinas y alimentos después que el presidente venezolano Nicolás Maduro reabrió un cruce fronterizo cerrado desde hace casi cuatro meses.

Largas colas de venezolanos se formaron en dos puentes internacionales cerca de Cúcuta para mostrar sus documentos de identidad a las autoridades colombianas. Guardias fronterizos venezolanos de uniformes verdes ayudaban a mantener el orden.

Al respecto, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, dijo este sábado que el Gobierno de Nicolás Maduro ordenó la reapertura de pasos fronterizos con Colombia debido a la presión de los ciudadanos.

Por la "presión de los ciudadanos (porque) hay una necesidad latente en todo el país", dijo Guaidó ante periodistas al ser consultado sobre la medida que el chavismo dio a conocer ayer y que entró en vigencia hoy, cuando se reactivó el paso peatonal entre el estado venezolano de Táchira y el colombiano Norte de Santander.

Guaidó recordó que conforme se acentuaba la crisis económica en el país más venezolanos comenzaron a atravesar esa frontera diariamente para buscar alimentos y medicinas que escasean en Venezuela o para emigrar.

A "esa frontera que pueden trasladarse a buscar alimentos, buscar medicinas (...) a diferencia de aquí en Caracas y de toda Venezuela donde no hay nada por la corrupción", subrayó.

El líder del Parlamento recorrió este sábado barriadas pobres del estado Miranda, cercano a Caracas, junto al excandidato presidencial Henrique Capriles.

Al término de esas caminatas ofreció un discurso frente a decenas de simpatizantes en el que acusó a Maduro, al que considera un dictador, de los "siete millones de venezolanos que están hoy al borde de la muerte", en alusión a esa cantidad de personas que según Naciones Unidas necesita asistencia humanitaria.

Por otra parte, al ser consultado sobre la posibilidad de un nuevo encuentro en Noruega con representantes de la llamada revolución bolivariana para avanzar en la construcción de un diálogo político reiteró que estas conversaciones se reanudarán en la medida en que sea posible la salida de Maduro del poder.

"Cuando haya un nuevo encuentro en Oslo, es porque estaremos más cerca del cese de la usurpación, del gobierno de transición y elecciones libres. Cuando estemos listos para dar un paso en esa dirección y que el régimen lo esté, bueno, habrá un nuevo encuentro", comentó.

Venezuela atraviesa una escalada de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años tras ganar unas elecciones que fueron tachadas de fraudulentas por la oposición y que no son reconocidas por buena parte de la comunidad internacional.

En respuesta, Guaidó se proclamó presidente interino arguyendo la Constitución venezolana y ha sido reconocido por más de 50 países, con Estados Unidos a la cabeza.

El gobierno venezolano cerró las fronteras con Aruba, Bonaire, Curaçao, Brasil y Colombia a fines de febrero cuando la oposición política intentó introducir toneladas de ayuda humanitaria al país.

La mayor parte de la ayuda provino de Estados Unidos, un aliado crucial del dirigente opositor Juan Guaidó, quien se declaró presidente legítimo en enero. Pero Maduro la denunció como una violación de la soberanía y prohibió su ingreso.

En mayo, el gobierno reabrió las fronteras con Aruba y Brasil, pero los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander con Colombia permanecieron cerrados hasta el presente.

Una marea de gente aprovechó la reapertura para entrar a Colombia y comprar bienes casi imposibles de encontrar en Venezuela.

La otrora rica nación petrolera sufre una grave escasez de productos básicos y una hiperinflación estimada en más de 10 millones por ciento para este año por el FMI. Las sanciones estadounidenses sobre las exportaciones de petróleo han agravado el caos. Unas 5.000 personas abandonan el país diariamente, según la agencia de la ONU para los refugiados.

El sábado, la enviada especial de la ACNUR, Angelina Jolie, se encontraba en otro sector de la frontera colombo-venezolana para conocer la situación de los migrantes y generar conciencia sobre sus necesidades. 

La ACNUR dijo el viernes que 4 millones de venezolanos, casi el 15% de la población, han abandonado el país.

También dijo que el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en 1 millón a partir de noviembre, reflejo del rápido deterioro de las condiciones de vida y la intensificación del conflicto entre el gobierno de Maduro y la oposición.

RELACIONADO:

Uno de cada 3 niños venezolanos urgen ayuda en nutrición, salud y educación, dice UNICEF

Guaidó pide al Comando Sur de EEUU cooperación "para generar un cambio rápido en Venezuela"

Los ladrones no tienen con qué robar en Venezuela