Michelle Obama pide esfuerzo a hispanos

xhortó el miércoles a los delegados latinos a trabajar más que nunca para lograr la reelección de su esposo Barack

CHARLOTTE, Carolina del Norte, EE.UU. (AP)

La primera dama Michelle Obama exhortó el miércoles a los delegados latinos a trabajar más que nunca para lograr la reelección de su esposo Barack.

"No tenemos un minuto que perder. Todos tenemos que trabajar como nunca. Necesitamos que todos ustedes salgan cada día", dijo durante una reunión del comité de delegados hispanos asistentes a la convención de tres días que celebran los demócratas.

La primera dama recordó que Obama ganó la elección en 2008 por un estrecho margen, y que en el estado sede de la convención —Carolina del Norte— la ventaja sobre el republicano John McCain fue de apenas 14.000 votos.

"Eso es apenas cinco votos por cada distrito. Así que cuando se paren de sus sillas, necesitamos que vayan a conseguir esos cinco votos, y luego otros cinco y que sigan consiguiendo más", dijo Obama al día siguiente de cerrar la jornada inaugural de la convención con un discurso en el que defendió los atributos de su esposo para permanecer en la Casa Blanca hasta 2016. "No se detengan hasta que las mesas de votación cierren" el 6 de noviembre, pidió.

La primera dama agradeció a los asistentes por "seguir luchando por conseguir el Dream Act, para que ellos (los hijos de inmigrantes que llegaron al país en forma irregular) puedan perseguir sus sueños", en alusión al proyecto de ley que allanaría un camino a la ciudadanía a los hijos de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin permiso legal en caso de que terminen sus estudios universitarios.

El proyecto recibió la sanción de la cámara baja en diciembre de 2010, pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado, por lo que el presidente Obama anunció en junio pasado una serie de medidas para suspender temporalmente las deportaciones de algunos jóvenes que fueron traídos por sus padres de manera irregular cuando eran niños. Quienes cumplen con los requisitos establecidos por el gobierno en la llamada "acción diferida" pueden también recibir un permiso de trabajo de dos años, que puede ser renovado.

La reforma migratoria fue una de las promesas que formuló Obama a la comunidad latina en su campaña del 2008 para llegar a la presidencia y es uno de los puntos que ésta le reclama como promesa incumplida, pero los demócratas esperan que esta convención los ayude a reactivar la cantidad necesaria de votos hispanos, un electorado clave para las aspiraciones reeleccionistas de Obama.

La vicepresidenta del Comité Nacional Demócrata Linda Chávez Thompson, desafió a la audiencia a lograr un porcentaje del voto latino a favor de Obama de 80 o 90%, para rebasar el 61% que logró en 2008.

Desde hace semanas, las encuestas dan un empate técnico entre Obama y el republicano Mitt Romney, de ahí la importancia de sectores que habitualmente se inclinan por los demócratas como los hispanos, los afro-estadounidenses, las mujeres y los jóvenes.

El partido demócrata aprobó la víspera su plataforma programática, en la que renovó la necesidad "urgente" de una reforma migratoria integral que defina la situación de 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

Las 30 principales organizaciones latinas de Estados Unidos se declararon complacidas con la plataforma demócrata, pero advirtieron que esperan un compromiso real para darle máxima prioridad en caso que el presidente Barack Obama resulte reelecto.

La congresista por Nueva York Nydia Velásquez pidió a los delegados presentes ayuda para que el partido recupere en noviembre la mayoría en la cámara baja que perdió durante las elecciones de medio término de 2010, cuando los republicanos además lograron el control de casi 30 gobernaciones y legislaturas estatales.

"Hay 70 escaños competitivos en todo el país. Cincuenta de ellos resultaron electos por independientes que querían un cambio, pero ahora no les gusta lo que están viendo", dijo la legisladora de origen puertorriqueño. "Tenemos la oportunidad si ustedes nos ayudan a llegar allí".

En el acto también intervinieron la asesora presidencial Valerie Jarrett y la directora de la oficina para política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz.