México limita el salario de los funcionarios y elimina la pensión presidencial

Los funcionarios no podrán cobrar más de 5.400 dólares, pero habrá excepciones. Y dos de los cinco presidentes vivos se quedarán sin pensión. Le contamos por qué.

El Congreso mexicano, controlado por el partido Morena, ha limitado el salario de los funcionarios públicos, que no podrán embolsarse un sueldo superior al del presidente (con algunas excepciones). Además, ha eliminado la pensión vitalicia para los ex presidentes, según un decreto publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación.

El salario de Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena y que tomará posesión como presidente el 1 de diciembre, será de 108.000 pesos al mes (5.400 dólares). Esa cantidad será así el límite salarial para los funcionarios públicos, exceptuando aquellos con mayor cualificación, cuyo tope será 162.000 pesos al mes (8.100 dólares), es decir, un 50% más que el presidente.

El decreto publicado hoy estipula además que ningún funcionario electo (presidentes, alcaldes, congresistas, etcétera) tendrá derecho a cobrar dinero público una vez concluido su mandato, lo que de hecho elimina las pensiones que ahora reciben los ex presidentes.

México tiene ahora cinco ex presidentes vivos: Luis Echeverría (que gobernó entre 1970 y 1976), Carlos Salinas (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012); a partir de diciembre, se sumará Enrique Peña Nieto (2012-2018).

La pensión asciende a 205.000 pesos al mes (10.300 dólares). Salinas y Zedillo han renunciado a cobrarla, según el diario El Universal, y Calderón la dona a una asociación de niños con cáncer. Además, los ex presidentes tienen derecho desde 1976 a tener a su disposición a 35 empleados y 78 militares.