IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Puedes ser quien eres y tener a una familia cercana que te ame": el mensaje de Rosanny Zayas para los latinos LGBTQ

Con su personaje de Sophie Suarez, la actriz neoyorquina de origen dominicano Rosanny Zayas representa a una comunidad para la que no es común verse reflejada en pantalla. Conversamos con ella.
Premiere Of Showtime's "The L Word: Generation Q" - Red Carpet
Rosanny Zayas en el estreno de la serie de Showtime 'The L Word: Generation Q' en diciembre de 2019 en Los Ángeles.Amy Sussman / Getty Images

Sophie Suarez, el personaje encarnado por la actriz Rosanny Zayas en la serie de Showtime The L Word: Generation Q, es una afrolatina de cabello enrulado a punto de casarse con su novia de muchos años. Se viste con ropas anchas y lleva un peinado al rape, es expresiva, comunicativa, habla inglés y a veces suelta alguna frase en español, y sabe bien cómo moverse al ritmo de una bachata. Es una figura central en la trama, y lo que representa para quienes la vemos en pantalla no tiene precedentes.

Todavía hoy sigue siendo una rareza ver a latinas LGBTQ en pantalla, representadas como personajes exitosos en lo personal y lo profesional, cercanas a su familia y a sus raíces. “Se siente mucha responsabilidad”, dice Zayas en conversación con Noticias Telemundo. “Lo sé por mi experiencia mientras crecía: nunca me vi representada en televisión y fue muy difícil imaginar que había un lugar para mí allí”.

Zayas recuerda cuando le contó a su mamá que quería ser actriz: “No lo podía creer. ‘¿Pero no querías ser maestra?’, me preguntaba. ‘No, ya no’, le decía yo. ‘Quiero ser actriz’. Somos una familia inmigrante, somos dominicanos. Parecía algo muy difícil de hacer. Pero aquí estoy, sentada contigo, de Telemundo, el mismo canal en el que mi mamá veía las novelas. Todos nos sentábamos con ella a ver El Clon o La mujer en el espejo. Ahora le podré decir que Telemundo me entrevistó y seguro que se va a emocionar”.

Rosanny Zayas como Sophie Suarez, en la segunda temporada de la serie.Jill Greenberg / SHOWTIME

The L Word: Generation Q es la secuela de la serie de Showtime The L Word, que ahora incluye a un elenco más joven y diverso: un grupo que convive con algunas de las protagonistas de la serie original, que están de regreso.

“Es muy divertido trabajar con ellas. He podido compartir de cerca con la actriz Leisha Hailey, por ejemplo, quien encarna al personaje de Alice [en la serie, Sophie es la productora del show de Alice] y es la persona más divertida para trabajar. Tiene tanta alegría. Siento que aprendo algo distinto de todas ellas en el set. Siempre están allí para decirme: ‘Si sientes que algo no está bien, habla por ti misma, tienes una voz, tienes poder’. Es muy importante porque han estado en la industria por mucho tiempo y yo apenas estoy empezando. Me hacen sentir su apoyo”.

De izquierda a derecha: Stephanie Allynne, Arienne Mandi, Jacqueline Toboni, Katherine Moennig, Jennifer Beals, Leisha Hailey, Sepideh Moafi, Rosanny Zayas y Leo Sheng en el estreno de la primera temporada de la serie.Amy Sussman / Getty Images

La importancia de la visibilidad

La serie muestra en pantalla una dinámica que normaliza las relaciones entre mujeres lesbianas y personas que se identifican como gays, queer, bisexuales o trans. Todo siempre en plan positivo y constructivo, sin importar los problemas y retos que se les puedan presentar a los personajes, con sus defectos y virtudes. 

“Viniendo de la cultura hispana, conozco tantas historias que dan mucho miedo. ¿Sabes? Si sales del clóset con tu familia, o si ellos se enteran sin que tú se lo cuentes, existe la posibilidad de que ya no seas considerada parte de la familia”, dice Zayas. “Entonces se siente muy bien ser parte de un show en el que se puede ser quien uno es y tener una familia cercana que te ame, unos hermanos cercanos. Es fácil irse por ese camino y pensar que nadie nunca va a aceptarte. Pero está muy bien estar en un proyecto que demuestra que hay un lugar para todo el mundo”.

[La experiencia latina de vivir entre dos culturas con humor y autenticidad] 

Para muchos latinos, la falta de aceptación por parte de las familias a algo tan íntimo como la orientación sexual o la identidad de género es una realidad frecuente y dolorosa. Que un programa de televisión les muestre que la convivencia y el respeto es posible, pese a las diferencias, tiene mucho mérito.

Sophie Suarez a punto de casarse con Dani Núñez (interpretada por Arienne Mandi, otra de las actrices de raíces latinas en el show: nació en Los Ángeles y es de origen chileno e iraní).Liz Morris / SHOWTIME

Con ello concuerda Monica Trasandes, directora de representación Latinx en medios en español de la organización GLAAD: “Sigue habiendo mucha discriminación y rechazo. Si no te quieren completamente como eres, no se siente bien: no poder expresar eso, tener que evitar hablar de ello, nos cierra un poco la personalidad. Así, ¿qué tipo de relación vas a tener con tu familia?”, dice en conversación con Noticias Telemundo. 

Pero eso sí, advierte Trasandes: “Pintar a los latinos como una comunidad que no acepta en su totalidad a la comunidad LGBTQ es un estereotipo. Se envía continuamente el mensaje de que la familia no acepta, pero la familia hispana sí acepta y mucho. No puedes ser quien nunca has visto. La invisibilidad duele y tiene mucho impacto. Si no hay muchos personajes como tú, si sientes que eres invisible, así te trata la sociedad. Sentirse visto, en cambio, te hace sentir muy bien. Te confirma que eres parte de algo. Todos queremos sentirnos parte de una comunidad. Es mucho más lindo cuando puedes abrir tu corazón y asumirlo con normalidad, que te pregunten cómo está tu pareja, por ejemplo”.

Y no solo se trata de estar, sino de figurar en los roles principales. Por eso el personaje de Sophie Suarez resulta tan llamativo: “Si sueles faltar en esa historia de la cultura, cuando al fin ves a alguien representado de tu grupo es para la risa o es un personaje que no es importante, que está como decoración. Eso te envía un mensaje de que no eres relevante”, concluye Trasandes.

El mensaje que envía con su look

Zayas recuerda que fue muy clara cuando entró al show: ella quería usar su cabello natural. “Creo que especialmente en la cultura hispana, en la cultura latina, en la comunidad negra, a uno le enseñan cuando crece que su cabello tiene que lucir de una forma determinada. Mis dos padres son dominicanos, afrolatinos, y hace no mucho tiempo era posible que no te dieran un empleo por el estilo de tu pelo. Para mí es simplemente otra forma de poder ejercer mi libertad. El mensaje es poderoso: si quieres estirarte el cabello es tu decisión, pero que nadie te obligue. Necesitas poder tener la elección. Eso no puede costarte un trabajo”.

Rosanny Zayas como Sophie en 'The L Word: Generation Q'.Liz Morris / SHOWTIME

“Yo todavía lidio con partes de mí que creo que no van a ser aceptadas, o con partes de mí que aún no veo representadas. Por ejemplo: hay latinos que no saben hablar español y eso está bien. Hay latinos que hablan más español que inglés o más inglés que español, pero no es un tema común. Así como no hay una sola forma de ser queer, no hay una sola forma de ser latino, latina o latinx. Todos venimos de distintas partes del mundo y tenemos perspectivas diferentes porque crecimos diferente. Pensar en eso me inspira porque significa que hay muchas más historias para contar”. 

“Me da mucho orgullo y alegría poder compartir este trabajo con nuestra generación, pero también con la de mi mamá, que está en los 60, que trabajó tanto para que yo pudiera estar aquí y representar a tantas más personas. Es un sentimiento poderoso y estoy muy agradecida con el hecho de que personas de distintos países de habla hispana, incluyendo a los afrolatinos, puedan verse en televisión y pensar que ellos pueden lograr lo que quieran también. Eso es lo que siempre he querido toda mi vida: hacer que la gente se sienta vista. Decirles: ‘Te veo’”. 

La segunda temporada ‘The L Word: Generation Q’ finaliza este fin de semana, pero puede verse on demand a través de Showtime, Hulu y otros servicios de streaming.