IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Mayoría de estadounidenses apoya aprobación de propuesta de ley de inmigración

MAYORÍA DE ESTADOUNIDENSES A FAVOR DE LEY MIGRATORIA

Por Carlos Rajo

A pocos días de que se inicie en el pleno del Senado el debate sobre la reforma migratoria, una mayoría de estadounidenses señalan estar de acuerdo en que se apruebe tal reforma, según la última encuesta de NBC y el Wall Street Journal.

El 52% de los encuestados dicen estar a favor de la propuesta de la ley inmigración, la cual incluye un eventual camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados.

Un porcentaje aún más alto de los encuestados, el 65%, dice también estar de acuerdo con la reforma migratoria si ese camino hacia la ciudadanía significa que el potencial beneficiario pagará una multa, los impuestos de años anteriores y será sujeto a una revisión de sus antecedentes penales. Con estos condicionantes, los republicanos apoyan la propuesta en un 58 por ciento.

Los datos de la encuesta surgen en momentos en que se intensifica el debate sobre el proyecto de ley de reforma migratoria, el cual ya fue aprobado por el Comité Judicial del Senado y el que también casi con seguridad será comenzado a debatirse en el pleno del senado el próximo martes. Para que sea aprobado por el Senado el proyecto necesitará del voto de al menos 60 de los 100 senadores que conforman la Cámara Alta.

El que la mayoría del público encuestado diga estar a favor de la reforma no es necesariamente una sorpresa. Al contrario, esta ha sido la tendencia en las encuestas que se han hecho este año. Quizá lo que sorprende un tanto en esta última encuesta es que el porcentaje de quienes aprueban la reforma es menor de lo que fue en una encuesta similar de Telemundo y NBC hecha el pasado abril. En esa fecha los que estaban a favor de la reforma migratoria era del 64%.

Un detalle que pudiera explicar esta disminución en el porcentaje de gente que apoya la reforma es que en la última encuesta se cambió ligeramente la pregunta sobre si la persona apoyaba o no. En la encuesta de abril se preguntaba si se apoyaba la propuesta que permitiría que extranjeros “que tienen trabajo” se quedaran legalmente en el país y eventualmente pudieran adquirir la ciudadanía. En la encuesta que hoy se reporta se omitió esa frase de “que tienen trabajo”.

La diferencia entre un porcentaje de apoyo y otro no es tan grande -52% ahora y 64% en abril- y se explicaría en parte por ese cambio en la pregunta. Esto significaría que hay un porcentaje de gente, en este caso un 12%, que está de acuerdo con la reforma siempre y cuando los indocumentados que se beneficiarán tengan trabajo.

Otro dato de la encuesta se refiere a “lo molesto” que estaría el encuestado si la reforma migratoria no se aprueba. Este dato es importante ya que de alguna manera refleja la pasión o intensidad con que el público ve o siente el tema de inmigración y en consecuencia, la presión -llamadas telefónicas, cartas, mensajes de e-mail, etc.-que el votante podrá ejercer sobre su congresista y/o senador. 

Según la encuesta, sólo el 47% dice que estaría molesto si la reforma no es aprobada. Y de estos, únicamente el 21% señala que estaría “muy molesto” si no hay reforma. Un porcentaje igual -el 47%- señala que no le molestaría si la reforma fracasa. 

Esta relativa baja intensidad que muestra mucho del público en el tema de la reforma migratoria contrasta un tanto con ese mismo “índice de intensidad” que los encuestados muestran en otro tema que también ha estado en la discusión pública en los últimos meses: el del control de armas. Según la encuesta, un 53% dice que estaría molesto si el Congreso no pasa ninguna ley para expandir la revisión de los antecedentes criminales de los que quieren adquirir un arma.

En términos de divisiones partidarias, las diferencias son relativamente menores y tampoco sorprenden. Los demócratas por ejemplo, dicen que estarían más molestos -un 54%- si la ley de reforma no pasa. Los republicanos por su lado, dicen también en su mayoría -un 53%- que no les molestará si la reforma no es aprobada 

Todas estas cifras que deja la encuesta, aunque importantes y significativas para ayudar a evaluar qué piensa el público sobre la reforma migratoria y a partir de ahí tener una idea de las posibilidades de que sea aprobada o rechazada, no son la palabra final. En particular porque a la hora de votar tanto en el Senado como en la Cámara baja, cada legislador lo hace pensando menos en lo que piensa el gran público a nivel nacional y más en lo que opinan sus votantes, bien sea en el estado respectivo en el caso de los senadores o en su distrito en el caso de los congresistas.

Las encuestas, además, son una radiografía de lo que sucede en el momento en que se hicieron las preguntas. Es posible que una vez que se inicie el debate en el pleno del Senado y se incremente la atención de la prensa y la opinión pública sobre el tema y el procedimiento legislativo, no sólo más gente le pondrá atención al asunto, sino de igual manera, podrá cambiar la opinión de muchos sobre la reforma. Por el momento hay que quedarse con ese dato central: una mayoría de estadounidenses apoya la reforma migratoria.