Más de 300 policías buscan al autor del tiroteo que causó al menos dos muertos y 14 heridos en Estrasburgo

La Fiscalía confirma que se trata de un atentado terrorista. El supuesto atacante gritó "Alá es el más grande"
Agentes buscan este miércoles al sospechoso del tiroteo tras el ataque de ayer en un mercadillo de Navidad en Estrasburgo (Francia).
Agentes buscan este miércoles al sospechoso del tiroteo tras el ataque de ayer en un mercadillo de Navidad en Estrasburgo (Francia).EFE / EFE

La autoridades francesas han rectificado este miércoles la cifra de víctimas mortales en el tiroteo de Estrasburgo que baja a dos fallecidos, frente a los tres anunciados previamente ya que una se encuentra en estado de muerte cerebral, mientras que hay nueve heridos graves y cinco leves. Al menos 350 gendarmes y policías siguen buscando al autor de los disparos, de 29 años, identificado como Chérif Chekatt, fichado por los agentes como persona radicalizada.

 

El fiscal de la República de París, Rémy Heitz, ha confirmado este miércoles que se trata de un atentado terrorista: "El terrorismo ha golpeado nuevamente nuestro territorio. La amenaza era real”. Añade que según los testimonios recogidos, el supuesto atacante gritó "Allahu akbar" ("Alá es el más grande"). "Se trata sin ninguna duda de un atentado", ha corroborado este miércoles por la mañana el alcalde Estrasburgo.

 

El secretario de Estado francés de Interior, Laurent Núñez, sugiere que cabe la posibilidad de que el atacante haya salido del país en su huida. La policía alemana también ha intensificado los controles en varios puntos fronterizos con Francia.

 

Estrasburgo está a orillas del río Rin, que sirve de frontera entre Francia y Alemania. En los puentes que atraviesan el río se han reforzado los controles por parte de las fuerzas del orden de los dos países. Francia elevó la pasada madrugada el nivel de alerta terrorista a "urgencia de atentado".

 

El secretario de Estado ha explicado que el sospechoso tenía antecedentes por delitos comunes, por los que había estado varias veces en la cárcel, pero no por delitos terroristas. Fue en una de sus estancias en prisión cuando se detectó "una radicalización en la práctica religiosa, pero sin signos de un paso a la acción".

 

El sospechoso estaba fichado por los servicios secretos por radicalización religiosa y estaba siendo objeto de "un seguimiento activo" desde su salida de la cárcel a finales de 2015.

 

El ataque se suscitó a las 8:00 P.M., horal local, en una zona turística de la ciudad, a tres minutos de la emblemática catedral de Estrasburgo y muy cerca de un concurrido mercado navideño en la plaza Kebler.