Madres de migrantes desaparecidos arrancan su propia caravana en México para exigir respuestas

Un grupo de 25 mujeres de países de Centroamérica reclamar investigaciones sobre sus familiares desaparecidos tratando de llegar a Estados Unidos
Migrantes centroamericanos, parte de la caravana que espera llegar a la frontera con Estados Unidos, viajan este domingo en un camión en Celaya, México.
Migrantes centroamericanos, parte de la caravana que espera llegar a la frontera con Estados Unidos, viajan este domingo en un camión en Celaya, México.AP / AP

Un grupo de 25 mujeres ha viajado en las últimas semanas desde países de Centroamérica hasta México para exigir respuestas sobre sus familiares desaparecidos tratando de llegar a Estados Unidos y concienciar sobre los peligros que supone cruzar la frontera de este país. Se llaman “Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos” y está integrada por madres, hermanas, hijas, novias, de migrantes de países como El Salvador y Honduras. Denuncian que hay decenas de miles de personas que han desaparecido en los últimos 10 años mientras trataban de llegar a EE.UU., según informa NBC News.

 

Una de ellas es Rosa Jiménez, de El Salvador. Dice que habló por última vez con su hijo Roberto la mañana del 28 de mayo de 2013, cuando este tenía 14 años. "Mami, voy a cruzar la frontera ahora", le dijo su hijo por teléfono. Cuenta que pidió a sus familiares en Estados Unidos gran parte de los 8,000 dólares que le pagó a un coyote para ayudar a su hijo a cruzar la frontera de México a Texas. Según informa este medio, una pandilla local trataba de reclutar a Roberto y su madre buscaba que estuviera más seguro y que tuviera más oportunidades en EE. UU. Pero desde esa llamada hace cinco años, no ha vuelto a tener noticias de él.

 

En las últimas tres semanas, esta pequeña caravana ha publicado fotos en parques y refugios incluidos en las rutas que suelen frecuentar las caravanas de migrantes. Se detuvieron en estaciones de policía locales para exigir investigaciones. También se han reunido con políticos y embajadores para exigir más protección para los migrantes.

 

La caravana es parte del Movimiento Migrante Mesoamericano, una organización sin fines de lucro con sede en la Ciudad de México fundada en 2004 por la activista Marta Sánchez Soler, después de conocer los casos de madres hondureñas que habían buscando a sus hijos durante años. Comenzaron a organizar estas caravanas integradas por familiares de desaparecidos en 2006, con 11 madres hondureñas, aunque Soler dice que mucho antes ellas han viajando juntas extraoficialmente en busca de sus hijos.

 

Los activistas de este grupo apuntan que en los últimos 10 años, decenas de miles de migrantes centroamericanos han desaparecido en México mientras intentaban llegar a Estados Unidos, potencialmente víctimas de tráfico y drogas y violencia de pandillas. La estimación se basa en el número de familias que los han contactado para pedir ayuda, así como en sus conversaciones con la policía local, los refugios y las iglesias.

 

Hasta la fecha, la organización ha reunido a 300 inmigrantes desaparecidos con sus familias, dijo Sánchez Soler en una rueda de prensa el pasado martes. El grupo paga a trabajadores de campo para que recorran la ruta tomada por los migrantes y recaben información sobre las personas desaparecidas en las estaciones de policía, refugios y centros de tránsito. La organización recibe fondos privados y universitarios, pero no recibe dinero del gobierno mexicano o de EE. UU.

 

El pasado lunes reportaron la supuesta desaparición de 100 miembros de la caravana que actualmente atraviesa México integrada por miles de migrante, en algún lugar entre los estados de Veracruz y Puebla.

 

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México dijo en un comunicado de prensa el jueves que la U.N. había recibido información sobre migrantes desaparecidos y estaba en contacto con las autoridades de Puebla para investigar más a fondo.