Madre migrante exige al Gobierno $ 60 millones por la muerte de su hija tras salir de un centro de detención en Texas

La hija de Yazmin Juárez, Mariee, de un año. murió el pasado mayo. Según sus abogado, la pequeña contrajo una enfermedad respiratoria en el centro para familias de South Texas en Dilley. Desde hace tiempo ha recibido quejas por una atención médica deficiente
Foto de archivo del 9 de agosto de 2018 donde inmigrantes ingresan a un edificio en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley, Texas.
Foto de archivo del 9 de agosto de 2018 donde inmigrantes ingresan a un edificio en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley, Texas.Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos / Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos

La madre de una bebé que murió semanas después de que ambas salieran de un centro de detención para migrantes en Texas ha presentado este martes una reclamación al Gobierno de Estados Unidos y ha pedido una compensación de 60 millones de dólares.

La hija de un año de Yazmin Juárez, Mariee, murió el pasado mayo. La pequeña contrajo una enfermedad respiratoria mientras estaba en el Centro Residencial Familiar de South Texas en Dilley, Texas, el más grande del país de este tipo, donde estuvo detenida junto con su madre. Falleció seis semanas después de ser liberadas en Filadelfia.

La madre argumenta que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) dio una atención médica deficiente a la menor y que las dejó en libertad pese a que Mariee estaba enferma.

El bufete de abogados Arnold & Porter, con sede en Washington, dijo que demandará al gobierno federal si no llegan a un acuerdo sobre la reclamación. R. Stanton Jones, uno de los abogado, dijo que el Gobierno tiene seis meses para responder antes de que puedan presentar una demanda. El ICE y otras agencias señaladas en la denuncia han dicho que no realizará comentarios sobre un caso abierto.

"Habiendo tomado la decisión de encarcelar a niños pequeños, el gobierno de los Estados Unidos es responsable de proporcionar condiciones de vida seguras, sanitarias y apropiadas", ha dicho Jones.

Relacionado: Un "verdadero infierno": así describen indocumentados centro de detención

Defensores de derechos de los migrantes se quejan desde hace tiempo de que la atención médica en Dilley es deficiente y que la salud mental de las familias se ve dañada tras su detención. El servicio migratorio defendió la atención que presta en el centro, alegando que los detenidos tienen acceso a profesionales médicos. "ICE se toma muy seriamente la salud, seguridad y bienestar de aquellos bajo su cuidado”, dijo la vocera Jennifer Elzea en un comunicado.

Jones también presentó una reclamación de 40 millones de dólares contra la ciudad de Eloy, en Arizona, que oficialmente opera el centro de detención de Dilley en virtud de un acuerdo de transferencia con el ICE y la empresa privada de prisiones CoreCivic. ICE y CoreCivic reemplazaron su acuerdo en Eloy el pasado septiembre por uno con la ciudad de Dilley.

Ahora, Dilley se utiliza para detener a madres migrantes con hijos, en algunos casos se trata de familias que han sido reunidas en centros de detención tras ser separadas este año por la política migratoria del presidente, Donald Trump.