Machu Picchu para un solo turista: las ruinas incas abrieron solo para este joven japonés varado por 7 meses en Perú

“Pensé que nunca llegaría (a Machu Picchu), pero todos le pidieron al Gobierno y al pueblo y me consiguieron un permiso súper especial", celebró Jesse Takayama, de 26 años. Por un día, tuvo la histórica ciudadela inca solo para él.

Una histórica ciudadela inca solo para él.

Luego de 210 días (siete meses) varado en Perú por la pandemia del coronavirus, este fin de semana el turista japonés de 26 años Jesse Takayama cumplió uno de sus mayores sueños: visitar las ruinas de Machu Picchu, en el sur del país, a donde había llegado en marzo en un viaje de descubrimiento.

Por lo general, los turistas que llegan a la ciudadela, uno de los atractivos más visitados de América Latina, tienen que compartir el paseo con cientos de otros visitantes.

El japonés, sin embargo, no solo cumplió un pendiente en su lista de ambiciones, sino que logró que un país le concediera un permiso especial para visitar Machu Picchu como único turista, luego de meses de cierre de las ruinas por las restricciones de la pandemia.

El ingreso de Katayama al complejo arqueológico se produjo gracias a una solicitud especial presentada a su nombre mientras estaba varado en la localidad de Aguas Calientes, en las faldas de las montañas cercanas al sitio, según el ministro de Cultura de Perú, Alejandro Neyra. La solicitud fue gestionada por el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Machu Picchu.

"El ciudadano japonés ha entrado junto a nuestro responsable del parque, José Bastanten, para que pueda hacer esto antes de regresar a su país", explicó en una rueda de prensa virtual.

[Redada en discoteca de Perú por coronavirus provoca una avalancha y deja múltiples muertos]

Katayama había comprado su boleto de entrada desde marzo, pero fue este sábado que pudo ingresar a las ruinas de la ciudadela construida hace más de 500 años. Él es el primer visitante en caminar por el sitio declarado en 1983 como Patrimonio Mundial por la UNESCO en estos últimos siete meses.

"Este tour es realmente asombroso, gracias", dijo el joven residente de Osaka en un video grabado en la cima de la montaña Machu Picchu.

“Los peruanos son taaaan amables. ¡Muchas gracias!”

El plan original de Katayama había sido pasar solo unos días en Perú para conocer las ruinas.

El joven, quien es instructor de boxeo, ha tenido que pasar tanto tiempo en la localidad de Aguas Calientes que se ha convertido en un local. Allí ha estado alquilando una pequeña habitación durante todo este tiempo.

Aunque los cierres de fronteras le han impedido visitar otros países de Suramérica, ha aprovechado al máximo su experiencia explorando atracciones locales como la montaña Putucusi y las cascadas en Aguas Calientes. Incluso impartió lecciones de boxeo a algunos de los niños locales.

Takayama dijo en una entrevista con CNN que su objetivo es abrir su propio gimnasio de boxeo cuando regrese a Osaka, por lo que usó el período de confinamiento para practicar sus movimientos.

“Salgo a correr todas las mañanas y podía ver a Machu Picchu a lo lejos”, dijo. “Pensé que nunca llegaría a Machu Picchu ya que esperaba que no abriera en este año. Pero no había problema, porque lo pasé muy bien aquí”.

El permiso para ingresar lo logró luego de que comenzó a quedarse sin dinero y su regreso a Japón se hizo inminente, sin haber usado su boleto de entrada a las ruinas.

Entonces ingresó a Andean Roots Perú, una compañía turística local, que fue la encargada de gestionar la petición con el Gobierno. Además del guía del sitio, lo acompañaron dos fotógrafos que documentaron la experiencia.

[Así rastrean en Perú casos sospechosos de contagio de COVID-19]

En una publicación de celebración en Instagram, Takayama escribió: “Pensé que nunca llegaría (a Machu Picchu), pero todos le pidieron al Gobierno y al pueblo y me consiguieron un permiso súper especial". Y añadió: “Los peruanos son taaaan amables. ¡Muchas gracias!”.

El ministro Neyra dijo que en noviembre las ruinas serán reabiertas para turistas nacionales y extranjeros, aunque no especificó la fecha. El sitio abrirá al 30% de su capacidad normal de 675 personas por día.

Takayama tiene planeado dejar Perú este 16 de octubre.