IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Luis Suárez: una historia de goles y mordidas

Luis Suárez: una historia de goles y mordidas

Por Carlos Rajo/Columna de Opinión

El goleador uruguayo Luis Suárez es sin duda uno de los mejores jugadores del mundo, estrella con su selección y con el equipo Liverpool donde juega en la Premier League de Inglaterra.

Pero Suárez es también un tipo complicado, marrullero y tramposo para algunos, y ciertamente mordelón. La mordida de que se le acusa hoy dio a un defensa italiano no es la primera en su carrera.

Durante su paso por el fútbol holandés -su primer puerto en Europa a donde llegó en 2006- Suárez fue castigado una vez con siete partidos de suspensión por haber mordido en noviembre del 2010 al jugador Otman Bakkal del PSV Eindhoven.

Como ha sucedido siempre con Suárez, las críticas por sus actuaciones anti deportivas no han sido suficientes para opacar sus logros deportivos. En Holanda metió cualquier cantidad de goles -159 con el Ajax- y enero del 2011 fue vendido al Liverpool por casi 40 millones de dólares.

En Inglaterra Suárez ha estado casi siempre metido en el ojo del huracán. Bien sea por su goles, por su actitud que muchos consideraban no solo tramposa -lo acusan de dejarse caer intentando engañar a los árbitros- sino también por su arrogancia. Si de algo no se puede acusar al delantero uruguayo es de timidez o de temor ante lo que dirá el publico o la prensa inglesa que cubre el fútbol de manera obsesiva muchas veces con cierto tinte de burla o discriminatorio contra los jugadores latinoamericanos.

El debut de Suárez con la camiseta uruguaya se da en febrero del 2007 en un partido contra Colombia y para variar, el delantero es expulsado en los últimos minutos del encuentro. En noviembre de ese mismo año, Suárez se ve envuelto en un altercado en el descanso del partido de su equipo Ajax contra el rival Feyernoord. El Ajax sanciona a Suárez con una multa.

Ese mismo Ajax sin embargo, declara a Suárez por dos años consecutivos el Jugador del Año. Con su selección igualmente, Suárez gana en julio del 2011 la Copa América y es declarado el mejor jugador del torneo. Pareciera que adonde juegue el delantero charrúa es siempre el villano y el héroe de la película: goleador y ganador de trofeos pero al mismo tiempo también sancionado y metido en alguna controversia por su conducta.

El primer gran incidente de Suárez en Inglaterra, o al menos el que genera enorme atención de la prensa -incluso más que las mordidas-, fue en octubre del 2011 cuando fue acusado de dirigir un epíteto racial al defensa francés del Manchester United Patrice Evra. En tono mitad broma mitad ofensa Suarez se refirió a Evra como “negrito”. Suarez insistió que nunca lo dijo como ofensa y que era un término que en su natal Uruguay se dice sin mala intención.

El escándalo por el incidente con Evra fue mayor. De nuevo, bien sea porque la prensa inglesa -particularmente los tabloides- no lo quieren o porque los escándalos a su alrededor venden periódicos o porque Suárez mismo con su actitud distante se ha puesto como blanco fácil de esta prensa que vive de la controversia, el punto es que la ofensa -al menos así lo consideraron oficialmente las autoridades del fútbol ingles- puso desde ese momento a Suárez en el centro de la atención de la prensa . Todo lo bueno o malo que hiciera estaría siempre cubierto con gran intensidad por la prensa. Por lo de Evra, Suárez fue sancionado con ocho partidos de suspensión y una multa de casi 70 mil dólares.

En febrero del año siguiente, cuando Suárez había regresado de su sanción y al Liverpool le tocó enfrentar al Manchester United, el delantero se negó a estrechar la mano de Evra antes del partido. Su reputación de arrogante, de falta de caballerosidad y de no seguir las reglas del “fair game” o “juego limpio” se acrecentaron. Por su buen desempeño en el campo de juego aumentó la imagen de un Suarez goleador sí, pero también la de un Suarez tramposo -al menos en el imaginario de los fanáticos ingleses.

En marzo del 2013 se da el otro gran incidente de mordida, en este caso contra el defensa de origen serbio del Chelsea, Branislav Ivanovic. Suárez mordió a Ivanovic en el brazo -visto sin discusián por las cámaras de televisión- y fue castigado tanto por su propio club como las autoridades del fútbol inglés (diez partidos de suspensión).

En ese mismo mes, durante un partido eliminatorio para el mundial de Brasil, Suárez le da un puñetazo al defensa chileno Gonzalo Jara. Como ha sucedido a menudo -este fue el caso del incidente en Brasil con el defensa italiano- el árbitro no vio la jugada.

Al final de la temporada 2013, Suárez declara que quiere abandonar el LIverpool e Inglaterra debido a lo mal que lo trata la prensa inglesa. Después de semanas de rumores y demás, el delantero se queda en Liverpool donde tiene la mejor temporada en Inglaterra, tanto en goles como en conducta deportiva. Su temporada pasa sin mayores incidentes y es declarado el jugador del año ademas de que fue el campeón goleador.

No queda claro si la FIFA suspenderá hoy a Suárez. O aun peor, si lo hará para que la sanción se haga efectiva en este mismo mundial. Si eso sucediera sería un golpe tremendo a la celeste uruguaya. Lo cierto es que Suárez, aun no del todo recuperado de la reciente operación en una de sus rodillas, es indispensable en la delantera uruguaya. Un goleador letal en el área metido siempre en problemas de mordidas y demás.