Los fuertes vientos entorpecen las labores de los bomberos en California

Los potentes vientos que alcanzan hasta 50 millas por hora son un factor fundamental en el avance del trabajo de los rescatistas
Un bombero busca restos humanos en un parque de casas móviles en Paradise, California.
Un bombero busca restos humanos en un parque de casas móviles en Paradise, California. AP / AP

Los bomberos en California se enfrentan este domingo a un clima que podría arrebatarles los pocos avances que han obtenido en la lucha contra los feroces incendios forestales que ya han destruido cerca de 10.000 casas en un radio de 233 millas.

Los vientos, que alcanzan las 50 millas por hora, agravan considerablemente la situación del "Camp Fire", el incendio más mortífero en la historia del país, dijeron las autoridades.

Además, el Servicio Nacional Meteorológico pronosticó lluvias para mediados de la semana, lo que podría ayudar a los bomberos pero también complicaría la búsqueda de los desaparecidos.

Mientras que cientos de rescatistas trabajan entre los escombros en el poblado de Paradise en busca de muertos, casi 1.300 personas aún siguen desaparecidas a más de una semana  del inicio del fuego, dijo el comandante policial Kory Honea.

Honea exhortó a todos los residentes evacuados a que revisen bien si sus familiares han sido localizados y contacten a las autoridades sobre cualquier novedad.

Aunque la policía ha hallado a cientos de personas, la lista de desaparecidos sigue en aumento al reportarse más gente que no ha sido localizada, especialmente los que huyeron en las caóticas primeras horas del siniestro, dijo Honea.

Hasta el momento, la cifra de víctimas se ha mantenido en 76, pero se espera que aumente durante los próximos días.

Este sábado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó la zona afectada en compañía de los gobernadores entrantes y salientes de California. De igual manera visitó el sur del estado, en donde los bomberos trabajaban en medio de los escombros que dejó el "Camp Fire".

"Nunca hemos visto nada como esto en California, nunca hemos visto algo así. Es una devastación total", dijo Trump mientras se encontraba entre las ruinas de Paradise.

Entre tanto, en el Vaticano, el papa Francisco oró por las víctimas. En su discurso ante los fieles en la Plaza San Pedro, el pontífice elevó plegarias para "que el Señor reciba en su paz a los fallecidos, que dé consuelo a los familiares y dé fuerzas a los dedicados a las labores de rescate".

Francisco ofreció “una plegaria especial a todas las víctimas de los incendios en California, y a las víctimas de la ola de frío que afecta a la costa oriental de Estados Unidos”.