Los demócratas progresistas valoran enjuiciar a Kavanaugh después de su confirmación

Este movimiento podría acelerarse si el partido demócrata conquista la mayoría en la Cámara en noviembre, pero algunos expertos en leyes advierten que es una mala idea.

incluso antes de que brett kavanaugh obtuviera el consentimiento del senado para entrar en la corte suprema, los liberales ya habían comenzado a buscar formas de destituirlo.

mientras una petición para destituir al juez ya ha reunido más de 125,000 firmas, los grupos progresistas han recaudado dinero para expulsarlo de la banca federal y un legislador demócrata clave ha prometido investigar al letrado si el partido retoma la mayoría en la cámara de representantes en noviembre próximo.

si bien es muy poco probable que kavanaugh se convierta en el primer juez de la corte suprema en la historia de estados unidos en ser expulsado (samuel chase fue acusado en 1804, pero fue absuelto por el senado y permaneció en su puesto), el llamado a su destitución expresa la furia que siente la base liberal del partido.

relacionado: brett kavanaugh jura el cargo como nuevo juez del tribunal supremo de ee.uu.

kavanaugh debería juramentar este sábado para que pueda comenzar a trabajar de inmediato en la corte, que comenzó su nuevo período de sesiones el lunes pasado.

"un acusado de depredador sexual que cometió perjurio al mentir repetidamente bajo juramento ante el comité judicial del senado no tiene por qué ser juez", declaró heidi hess, codirectora del grupo liberal credo action, que organizó la petición de acusación contra kavanaugh.

"nos enfocaremos particularmente en asegurarnos de que los demócratas de la cámara de representantes sepan que los progresistas esperan usar todo su poder para sacar a kavanaugh de su banca si estos obtienen el control de la cámara -agregó-. la mayoría de los estadounidenses se opuso a la confirmación de kavanaugh ante el tribunal supremo y creemos que la mayoría también apoyará su juicio político".

por su parte, el viernes donald trump jr., hijo del presidente, advirtió a los republicanos sobre la posibilidad.

"partidarios de trump - la lucha no ha terminado. será mejor que sepan que los demócratas harán todo lo posible para destituir a kavanuagh de la corte suprema si toman el control del congreso en noviembre. esto es una guerra. es hora de luchar. ¡voten el 6 de noviembre para proteger a la corte suprema!"

la tensión entre los que quieren eliminar a kavanaugh y aquellos en el partido que quieren centrarse en otras prioridades ya ha llevado a algunas decisiones difíciles para los grupos de inclinación demócrata en las elecciones de este año.

el exgobernador de tennessee, phil bredesen, quien se postula para el senado, ha ofrecido a los demócratas una de sus mejores oportunidades para obtener un asiento el próximo mes, mientras que el senador joe manchin, demócrata por virginia occidental, es uno de los demócratas más vulnerables para reelección.

relacionado: el senado confirma a kavanaugh como juez de la corte suprema de eeuu

luego de que ambos anunciaran este viernes que aprobaban la nominación de kavanaugh, algunos grupos progresistas reaccionaron rápidamente para cortarles su apoyo.

"saque su billetera (phil bredesen) porque acaba de perder a todos sus voluntarios", escribió en twitter el colectivo indivisible, del grupo de "resistencia" anti-trump del este de tennessee.

moveon también anunció que estaba cancelando una campaña publicitaria de seis cifras para bredesen “debido a su posición en favor de kavanaugh” y excluyó cualquier posible esfuerzo adicional para ayudar a manchin.

priorities usa, el súper pac más grande de los demócratas, no está gastando dinero en ninguna carrera y no lo hará, dijo el portavoz josh schwerin.

el representante jerrold nadler, demócrata por nueva york, quien se convertiría en presidente del comité judicial de la cámara de representantes si los demócratas vuelven a hacerse mayoría en la cámara, y que probablemente sea la persona clave en cuestiones de juicio político, ha señalado que reabrirá una investigación sobre kavanaugh, quien ya sería miembro del tribunal supremo cuando el nuevo congreso asuma en enero.

"entre los republicanos, ha faltado rendición de cuentas -expresó nadler en el discurso semanal a los demócratas-. esto es algo que tenemos que abordar, en interés del pueblo estadounidense y por la salud y el futuro de nuestra democracia".

en una entrevista con the new york times, nadler ofreció más detalles y dijo que era probable que un congreso demócrata pasara rápidamente a exigir los registros de la casa blanca y el fbi relacionados con su investigación de los antecedentes de kavanaugh, y que consideraría entrevistar a docenas de testigos potenciales que el fbi desestimó.

mientras tanto, 40 miembros del caucus progresista del congreso, quienes hablan por el ala izquierda de los demócratas de la cámara de representantes, enviaron la semana pasada una carta a donald trump sugiriendo que un juicio político a kavanaugh podría ser el resultado de una investigación adicional.

“si un examen cuidadoso de todo el alcance de su historial legal, hasta ahora retenido del senado, demuestra que el sr. kavanaugh mintió bajo juramento, el remedio establecido por la constitución sería un proceso de juicio político", escribieron los legisladores.

incluso la líder de la minoría de la cámara de representantes, nancy pelosi, demócrata por california, quien ha criticado agresivamente dentro de su comité las declaraciones del presidente trump sobre la acusación, no ha cerrado la puerta a perseguir a kavanaugh, aunque dijo que "no sería mi plan".

muchos aliados de trump ahora dan por sentado que los demócratas intentarán derribar no solo a kavanaugh sino al presidente, si se materializa una “oleada” azul en noviembre.

"se trata absolutamente de un golpe hacia el juicio político -aseguró michael caputo, exasesor de la campaña de trump-. creo que tratarán de destituir a brett kavanaugh y creo que intentarán destituir al presidente trump".

pero muchos liberales piensan que acusar a kavanaugh, o incluso hablar de ello, no solo es una mala política, sino que también es peligroso para la democracia.

"eso no está sucediendo en un futuro cercano -opinó jim manley, exasesor de harry reid, el exlíder del senado demócrata-. realmente deseo que la gente detenga esta charla sobre la acusación de kavanaugh y se concentre en que lo que le corresponde” que son las elecciones de medio término.

en 1804, samuel chase, quien había sido designado por el presidente george washington, fue absuelto por el senado de cargos que involucraban su conducta como juez de primera instancia en tribunales inferiores y permaneció en el tribunal supremo hasta su muerte, siete años después. este resultado probablemente sería similar a cualquier intento de destituir a kavanaugh.

si bien la mayoría de los miembros de la cámara de representantes puede destituir a un funcionario federal, expulsarlo de su cargo requiere de una mayoría de dos tercios en el senado, o 67 votos.

incluso si los demócratas superaran estas posibilidades y lograran hacerse del control del senado en noviembre, tendrían que valerse de un gran número de senadores republicanos que se les unan para promover la acción históricamente sin precedentes de eliminar a un juez de la corte suprema.

es por eso que incluso muchos líderes de opinión progresistas están instando a los votantes liberales a no invertir energía o esperanzas en lo que la revista mother jones llama una "fantasía liberal".

peor, mucho peor, como advirtió jonathan turley, un prominente erudito legal liberal, impugnar a kavanaugh sentaría un peligroso precedente que cualquiera de las partes podría usar para alterar el equilibrio de poder en la corte por simples razones políticas.

“esta es una idea terriblemente imprudente para los demócratas -sostuvo turley, profesor de la facultad de derecho de la universidad george washington-. si comenzamos a impugnar a los jueces en función de los cambios en las mayorías en el congreso, nos reduciremos al nivel de robespierre".

los juicios políticos son raros por una razón, señaló turley, y están diseñados para abordar la conducta indebida en el tribunal, no las acciones antes de que los jueces juren, como es el caso de los cargos contra kavanaugh.

sólo 15 jueces federales han sido acusados ​​y ocho fueron condenados por el senado, según el historiador de la cámara de representantes.

un puñado ha renunciado bajo amenaza de juicio político, incluido el ex juez de la corte suprema abe fortas, quien renunció en 1969 después de que se revelara que aceptó pagos de un amigo bajo investigación federal.

incluso el mega donante liberal tom steyer, que ha gastado unos 50 millones de dólares en un esfuerzo por presionar para que trump sea enjuiciado políticamente, no está destinando dinero en el esfuerzo de remoción de kavanaugh.

"no creo que nos dirijamos en esa dirección en este momento -dijo alberto lammers, portavoz del esfuerzo de steyer llamado need to impeach, contra trump-. estamos enfocados en las elecciones de medio término".