Los abuelos son atacados cada vez más por estafadores que conocen detalles íntimos de sus vidas

Con trucos comoponer a sus familiares al teléfono y decir que están en peligro, los estafadores logran obtener miles de dólares
Un hombre sostiene en sus manos varios billetes de 100 dólares americanos.
Un hombre sostiene en sus manos varios billetes de 100 dólares americanos. AP / AP

Un informe publicado por el gobierno indica que cada vez es mayor el número de personas de la tercera edad que son estafadas por criminales que conocen detalles personales de sus vidas.

Según señala el texto, las víctimas han desembolsado cerca de 9.000 dólares para supuestamente ayudar a familiares que se encuentran en situaciones de peligro.

Los estafadores realizan llamadas telefónicas en las que les dicen a sus víctimas que deben enviar una determinada suma de dinero a través del correo mientras que se hacen pasar por familiares.

"Soy la última persona, pensé, que podía caer en este engaño", dijo Franc Stratton a la cadena CBS.

Stratton, un retirado que vive en Tennessee y que pasó su vida trabajando en la ciberseguridad, relató cómo una llamada de este tipo casi le cuesta sus ahorros.

"Recibí una llamada de un abogado en Texas. Él me decía que mi nieto había sido detenido por la policía y tenía cargos por manejar borracho".

El hombre al teléfono le pedía una suma de 8.500 dólares que debía ser enviada por FedEx, y aunque para Stratton sonaba fuera de lugar, el supuesto abogado había puesto rápidamente a su nieto al habla.

Fue entonces cuando Stratton se dirigió al banco y extrajo la suma que le pedían.

"Escribí un cheque y tomé el dinero en billetes de 100 dólares", agregó.

"Los abuelos realmente se preocupan por sus nietos. Los nietos suenan como si estuvieran en una situación grave. Ellos están llorando y diciendo que han sido lastimados", dijo Mónica Vaca, de la Federal Trade Comission (TFC).

Esa misma Stratton noche fue a la oficina postal a dejar el sobre, pero de regreso a casa tuvo un presentimiento sobre lo que había hecho. Por su mente pasó la posibilidad de que fuera parte de una estafa.

"Mi esposa y yo nos miramos y dijimos, esto es una estafa". Llamó a FedEx y pidió que el paquete fuera devuelto.

Según datos de la TFC, durante el 2018 los estadounidenses han perdido hasta 41 millones de dólares por estafas como esta, el doble de lo que se reportó al año pasado.

La agencia señala que los estafadores se inclinan por las personas mayores de 70 años y que la mayoría del tiempo hacen una investigación profunda que incluye revisiones en las redes sociales.